Translate,translator,traducteur,Übersetzer, traduttore,tradutor,переводчик

Monday, March 26, 2007

Manifiesto Comunista-II


El Manifiesto Comunista[1].

Un fantasma recorre Europa[2]: el fantasma del comunismo[3]. Contra este fantasma se han conjurado en una santa jauría[4], todas las potencias de la vieja Europa, el papa[5] y el zar[6], Metternich[7] y Guizot[8], los radicales franceses[9] y los polizontes alemanes[10] [11].
[1] Aunque en castellano se conoce como “El Manifiesto Comunista”, el título original era “Manifiesto del Partido Comunista”
[2] El Manifiesto Comunista, ha dado lugar a diversas obras literarias, como el poema de Rafael Alberti, “Un Fantasma Recorre Europa...” aparecido en “El Poeta en la Calle” (1931-1935), que empieza con estas palabras o el de Bertolt Brecht “El Manifiesto en Verso”.
[3] El comunismo no es una invención de Marx y Engels, pues las ideas comunistas existen desde el principio de los tiempos. Ya Platón creó el comunismo platónico, una sociedad perfecta, de carácter idealista y en muchos aspectos reaccionario. La palabra comunismo proviene de común, y los primeros cristianos eran comunistas, tal como nos los presentan Los Hechos de los Apóstoles, pues todo lo tenían en común, y la palabra “comunión”, tiene el mismo origen etimológico que comunismo. Engels en el prólogo a la edición alemana de El Manifiesto Comunista de 1890, indica acerca del término comunismo: “En 1847, el “socialismo” designaba un movimiento burgués, el “comunismo” un movimiento obrero. El socialismo era, a lo menos en el continente, una doctrina presentable en los salones; el comunismo, todo lo contrario. Y como en nosotros era ya firme entonces la convicción, de que “la emancipación de los trabajadores sólo podía ser obra de la propia clase obrera”, no podíamos dudar en la elección de nombre. Más tarde, no se nos pasó nunca por la cabeza, el modificarlo.”.
[4] Tras la derrota de Napoleón en 1815, todos los reyes de Europa formaron La Santa Alianza, para asegurarse que no se establecería ningún régimen liberal en la Europa continental, ayudándose militarmente unos a otros, para mantener sus monarquías absolutas. Marx y Engels utilizan la palabra “Hetzjagd”, para darle múltiples significados a la frase. Significa cacería, cruzada, campaña de difamación, azuzar a una jauría de perros, enviar a la policía contra alguien y también Santa Alianza. De la misma forma que existía una Santa Alianza contra los liberales, también existía una santa jauría contra los comunistas. Indirectamente, están llamando perros a quien conforman esta santa jauría anticomunista.
[5] El papa era el rey del Reino de Roma, que abarcaba toda la Italia central, en donde reinaba como monarca absoluto. Como tal, pertenecía a La Santa Alianza.
[6] De todos los monarcas que constituían La Santa Alianza, el zar Nicolás I era el más reaccionario de todos y el principal valedor de esta. Su enorme ejército aplastó varias sublevaciones liberales fuera del territorio de Rusia. Engels nos indica en su obra, El Papel de la Violencia en la Historia, que en 1855: “...cuando el resto del ejército ya no era capaz de expulsar al enemigo del suelo ruso, el cabeza de chorlito de Nicolás, perdió miserablemente el ánimo y se envenenó.”.
[7] Príncipe austrohúngaro y canciller de Austro-Hungría de 1821 a 1848. Fue el inspirador y organizador del Congreso de Viena (1815), en el que se decidió la creación de la Santa Alianza. Protagonizó en su país una política extremadamente reaccionaria. Engels nos indica en El Papel de la Violencia en la Historia: “Metternich levantó entre su estado y Alemania una verdadera muralla china. Las tarifas aduaneras impedían la entrada de productos materiales de Alemania, la censura, los espirituales; las más inverosímiles restricciones en materia de pasaportes limitaban al extremo mínimo las relaciones personales. En el interior, un absolutismo arbitrario, único incluso en Alemania, aseguraba al país contra todo movimiento político, hasta el más débil.” Un año después de escribirse El Manifiesto Comunista, fue derrocado por la fuerza. En su obra, Revolución y Contrarrevolución en Alemania, Engels indica: “. El 13 de marzo siguiente [de 1848], el pueblo de Viena dio al traste con el poder del príncipe Metternich, a quien puso en vergonzosa fuga del país.”.
[8] Historiador, enemigo declarado del proletariado y ministro de asuntos exteriores de Francia cuando se escribió El Manifiesto Comunista. En su biografía de Marx, Engels nos indica lo que sucedió cuando el primero se encontraba exiliado en París: “El estudio de la economía política y de la historia de la gran revolución francesa, todavía le dejaban a Marx tiempo para atacar de vez en cuando al gobierno prusiano. Este se vengó, consiguiendo del ministro Guizot, en la primavera de 1845, y parece ser que el mediador fue el señor Alejandro de Humboldt, que se le expulsase de Francia.”, teniendo que marcharse a Bélgica. En su obra, La Lucha de Clases en Francia de 1848 a 1850, Marx indica que pese a ser un político burgués, “Guizot se colocó activamente al lado de la Santa Alianza.”.


9 Conjunto de pensadores pertenecientes a la pequeña burguesía, que polemizaban contra la gran burguesía, pero también contra todas las incipientes fuerzas obreras. El lector de la época en que se escribió El Manifiesto Comunista, se veía sorprendido, pues el fantasma del comunismo no sólo se cernía sobre la nobleza absolutista, sino también sobre los burgueses más liberales. Posteriormente se explicará que además de la nobleza y la burguesía, existe una nueva clase social: el proletariado.
10 La Liga de los Justos había tenido diversos problemas con la policía alemana. En su obra Contribución a la Historia de la Liga de los Comunistas, Engels nos relata: “...a fines de 1846, la policía pudo descubrir rastros de la Liga en Berlín (Mentel) y en Magdeburgo (Beck), sin que le fuese posible seguirlos.”. Los espías que la policía intentaba infiltrar en la liga para poder desarticularla, son estos polizontes alemanes. Marx y Engels juegan con la palabra “polizistin”, que significa policías, y “polizisten”, que es la que utilizan y que se ha traducido como polizontes.



11 La intención de Marx y Engels con este primer párrafo, era dejar sorprendido al lector u oyente de la época, pues el fantasma del comunismo se cierne tanto sobre los burgueses liberales, como sobre los nobles absolutistas. Uno de los objetivos de El Manifiesto Comunista consiste en explicar, que del imparable ascenso de la burguesía, nace una nueva clase social, con intereses propios: la clase obrera. Esta nueva clase social, se opone tanto a la burguesía, como a la nobleza.


¿Hay un solo partido de la oposición, a quien el gobierno no califique de comunista? ¿Hay un solo partido de la oposición, que no lance al rostro de la oposición más progresista, lo mismo que a sus enemigos reaccionarios, la acusación estigmatizante de comunista?[12]
De este hecho se desprenden dos consecuencias:
La primera, que el comunismo ya se halla reconocido como un poder por todas las potencias europeas[13].
La segunda, que ya es hora de que los comunistas expresen a la luz del día y ante el mundo entero sus ideas, sus tendencias, sus aspiraciones, saliendo así al paso de esa leyenda del fantasma comunista, con un manifiesto[14] de su partido[15].
Con este fin se han reunido en Londres[16] los representantes comunistas de varios países, y han redactado el siguiente manifiesto, que aparecerá en lengua inglesa, francesa, alemana, italiana, flamenca y danesa.[17] [18]



[12] “La Gaceta Renana” había sido acusada de comunismo.
[13] Debido al ascenso de la burguesía y a la mejora de los medios de producción, se ha creado una nueva clase social: la clase obrera. Implícitamente, todas las naciones europeas admiten la fuerza que va adquiriendo esta nueva clase social con intereses propios.
[14] El comunismo es un fantasma, entre otras causas, porque la Liga de los Justos es secreta, por lo que nadie sabe exactamente lo que quieren los comunistas. Son un espectro sin definición clara, pero gracias a este manifiesto, todos podrán saber de forma clara y precisa qué es el comunismo; quitándose de encima ese aspecto espectral.
[15] La Liga de los Justos era una organización obrera secreta. Se intentaba que las autoridades no supieran ni siquiera de su existencia, aunque la policía de varios países ya la había detectado. Marx y Engels convencieron a sus afiliados, para que la transformaran en una asociación abierta de masas. Por eso ya no se ocultan y editan este Manifiesto exponiendo sus ideas.
[16] En el congreso de La Liga de los Justos, en el que se decide el cambio de nombre.





17 El Manifiesto Comunista se publicó en 1848, pero debido a la derrota de la revolución de ese mismo año, no fue posible su inmediata traducción a varios idiomas, tal como se pretendía. En los 20 años siguientes se hicieron varias ediciones, aunque la mayoría fueron clandestinas o semiclandestinas.





18 A partir de aquí, Marx y Engels intentan dejar al espectador con la intriga de cual es ese fantasma comunista que se cierne sobre Europa y se dedican a hacer un análisis histórico, que desembocará en la aparición primero de la burguesía y después del proletariado, como fruto lógico de esta

Burgueses y Proletarios[19] [20].
Hasta nuestros días, la historia[21] de la humanidad, ha sido una historia de luchas de clases[22].






[19] En una nota a la edición inglesa de 1888, Engels indica: “Por burguesía se entiende, la clase de los capitalistas modernos que son los propietarios de los medios sociales de producción y que explotan el trabajo asalariado. Por proletariado se entiende, la clase de los trabajadores asalariados modernos, que ya que no poseen medios de producción propios, dependen de la venta de su fuerza de trabajo para poder vivir.”.
[20] La palabra proletario “proletarier”, quizás es una invención de Marx y Engels, que deriva de prole. La crearon porque se dieron cuenta de que la explotación tiene una doble vertiente. Por una parte, el explotador se apodera de parte del trabajo realizado por el explotado. Por otra, el explotado debe proveer al explotador de una nueva generación de explotados, gracias a su prole o descendencia. Los explotadores fomentan la natalidad entre los explotados, pues cuantos más sean estos, mayor será el fruto de su explotación. De la misma forma que el esclavista obliga a sus esclavos a tener todos los hijos posibles, los burgueses de la época, habían creado una ideología y una legislación natalista, de “defensa de la vida”, que intentaba aumentar en todo lo posible el número de trabajadores. Estaban legalmente prohibidas la eutanasia, la homosexualidad, el suicidio, el aborto, los medios anticonceptivos, y en general todo lo que se pudiera oponer al aumento de la población. Además en alemán, “prolet” también significa plebeyo, vulgar.
[21] Se refieren a la historia, no a la prehistoria. Como ya hemos visto en la introducción, Marx y Engels pensaban que en periodos prehistóricos, había existido una sociedad sin clases, a la que llamaron comunismo primitivo o estado primitivo. Engels nos lo expone en su obra, Del Socialismo Utópico al Socialismo Científico: “Los nuevos hechos obligaron a someter toda la historia anterior a nuevas investigaciones, entonces se vio, que con excepción del estado primitivo, toda la historia anterior había sido la historia de las luchas de clases, y que estas clases sociales pugnantes entre sí, eran en todas las épocas, fruto de las relaciones de producción y de cambio, es decir, de las relaciones económicas de su época: que la estructura económica de la sociedad en cada época de la historia constituye, por tanto, la base real cuyas características explican en última instancia, toda la superestructura integrada por las instituciones jurídicas y políticas, así como por la ideología religiosa, filosófica, etc., de cada período histórico.”
[22] En la nota sobre Guizot, hemos visto que Marx, y también Engels, había estudiado la revolución francesa, intentando encontrar sus causas y en general el origen de todas las transformaciones históricas. En su biografía de Marx, Engels indica: “Sólo en la escuela moderna de los historiadores franceses, y en parte también de los ingleses, se había impuesto la convicción de que, por lo menos desde la Edad Media, la causa motriz de la historia europea era la lucha de la burguesía en desarrollo, contra la nobleza feudal, por el poder social y político. Pues bien, Marx demostró que toda la historia de la humanidad, hasta hoy, es una historia de luchas de clases, que todas las luchas políticas, tan variadas y complejas, sólo giran en torno al poder social y político de unas u otras clases sociales; por parte de las clases viejas, para conservar el poder, y por parte de las nuevas clases ascendentes, para conquistarlo.”. La historia de la humanidad, es un continuo forcejeo entre clases sociales, con intereses materiales contrapuestos. Frente a la historiografía mayoritaria en la época, que consideraba la historia como un transcurrir de reyes y guerras, la nueva concepción de la historia, aseguraba que la verdadera base de esta, es la transformación de la sociedad y de sus clases sociales. Este capítulo titulado “Burgueses y Proletarios”, es un resumen histórico de los diez siglos anteriores, aplicando el nuevo método historiográfico del materialismo histórico.



Libres y esclavos[23], patricios y plebeyos[24], señores feudales y siervos de la gleba[25], maestros y oficiales[26]; en una palabra, opresores y


23 En una sociedad esclavista, se producen una lucha de clase entre los esclavistas y los esclavos. Normalmente es una lucha sórdida y soterrada, pero a veces estalla en las rebeliones de los esclavizados.
24 En la antigua Roma, los hombres libres se dividían en patricios y plebeyos. Además de la lucha de clases entre libres y esclavos, existía una lucha de clases entre patricios y plebeyos, que dio lugar a muchos enfrentamientos e incidentes históricos, especialmente durante el periodo de la República Romana. Los patricios eran los nobles y heredaban su puesto en el senado o parlamento, mientas que la plebe, casi no tenía representación política.
25 En la edad media, los señores feudales eran los dueños de la tierra y en cierta medida de sus siervos. Los siervos eran explotados por estos, teniendo que cederles parte de su producción agrícola. Durante la edad media hubo todo tipo de enfrentamientos entre ambas clases sociales, con quema de graneros, asesinato de obispos y rebeliones campesinas. Marx y Engels indican en La Ideología Alemana: “Las grandes insurrecciones de la edad media partieron todas del campo, pero, igualmente resultaron fallidas, debido precisamente a su dispersión y a la tosquedad inherente a la población campesina.”.
26 Desde la edad media hasta el siglo XIX, se estableció la producción mediante gremios. En todas las ciudades había entre 50 y 100 gremios, que dominaban todas las profesiones urbanas. Sólo podía ejercer una profesión, quien fuese miembro del gremio de esa profesión y esta pertenencia pasaba de padres a hijos por herencia. Los miembros del gremio eran los maestros, y sus ayudantes, que no podían ejercer el oficio de forma independiente y por cuenta propia, eran los oficiales.


en una palabra, opresores y oprimidos, siempre frente a frente, enfrentados en una lucha ininterrumpida, unas veces encubierta, y otras franca y directa, en una lucha que conduce siempre, a la transformación revolucionaria de la sociedad o al exterminio de ambas clases beligerantes[27].Desde el principio de la historia, nos encontramos siempre la sociedad dividida en estamentos, dentro de cada uno de los cuales hay a su vez, una nueva jerarquía social con grados y posiciones[28]. En la Roma antigua eran los patricios[29], los équites[30], los plebeyos[31], los esclavos[32]. En la edad media eran los



[27] Cuando las fuerzas conservadoras y reaccionarias se imponen, impidiendo la transformación progresista de la sociedad, esta a largo plazo desaparece, destruyéndose todas sus clases sociales. Por ello a la sociedad actual sólo le quedan dos caminos, el triunfo del proletariado o una decadencia parecida a la del Imperio Romano. El socialismo o la barbarie.
[28] La sociedad se divide en clases sociales, y estas en nuevas clases y subclases.
[29] Los patricios romanos, constituían la nobleza romana, que heredaba su puesto en el senado o parlamento.
[30] Los équites eran los ciudadanos romanos que no eran patricios, pero que eran lo suficientemente ricos como para comprarse un caballo con el que ir a la guerra, por lo que no servían en la infantería de las legiones.
[31] Los plebeyos constituían la plebe, o pueblo bajo pero libre, pues no eran esclavos y tenían la ciudadanía romana.

[32] Los esclavos eran quienes realizaban todos los trabajos, especialmente durante el Imperio Romano. Los médicos, los funcionarios, los alfareros, los maestros, los panaderos, los bomberos; todas las profesiones en general, estaban cubiertas por esclavos.


señores feudales[33], los vasallos[34], los maestros[35], los oficiales de los gremios[36], los siervos de la gleba[37]. Y dentro de cada una de estas clases, nos encontramos también con matices internos[38].
La moderna sociedad burguesa, que ha surgido de las ruinas de la sociedad feudal[39], no ha abolido los antagonismos de clase. Lo que ha hecho, sólo ha sido crear nuevas clases, nuevas condiciones de opresión, nuevas modalidades de lucha; que han venido a sustituir a las antiguas[40].
Nuestra época, la época de la burguesía, se caracteriza por haber simplificado estos antagonismos de clase. Hoy y cada vez más abiertamente, toda la sociedad tiende a separarse, en dos grandes grupos enemigos, en dos grandes clases antagónicas: la burguesía y el proletariado.
De los siervos de la gleba de la edad media, surgieron los villanos[41] de las primeras ciudades, y estos villanos fueron el germen, de donde brotaron los primeros elementos de la burguesía.



[33] Los señores feudales eran la nobleza de la edad media. Gracias a sus armaduras tenían la fuerza militar y eran los propietarios de las tierras.
[34] Los vasallos dependían de un señor feudal mediante el vasallaje, por lo que no eran siervos de la gleba. Solían ser los siervos no agrícolas, o los caballeros feudales de menor rango, que estaban adscritos a un noble de título superior. Teóricamente, todos los nobles de un reino, eran vasallos de su rey.
[35] Los maestros eran los que podían ejercer una profesión en un burgo, pues pertenecían al gremio de esa profesión, en ese burgo. Este derecho se transmitía de forma hereditaria.
[36] Los oficiales de los gremios, eran quienes tenían que trabajar para un maestro artesano, pues no podían trabajar de forma independiente, por no ser miembros del gremio. Marx indica en El Capital: “...esta tendencia a convertir el trabajo parcial en profesión vitalicia de un hombre, responde a la tendencia de las sociedades antiguas a declarar hereditarias las profesiones, a petrificarlas en forma de castas o de gremios.”.
[37] Los siervos de la gleba eran los trabajadores agrícolas medievales, que no podían abandonar la tierra que trabajaban. Eran súbditos de su señor feudal y estaban sujetos a la tierra, estando obligados a cultivarla, no pudiendo abandonar su trabajo.
[38] Obsérvese que Marx y Engels consideran, que toda clase social, tiene subclases sociales.
[39] La burguesía, que apareció en los burgos medievales, ha transformado con su actividad productiva aquella sociedad feudal, hasta crear la moderna sociedad capitalista.
[40] El pensamiento burgués, aseguraba entonces y asegura hoy en día, que ya no existen clases sociales o explotación del hombre por el hombre, tal como sucedía en el esclavismo. Marx y Engels les responden, que la explotación sigue existiendo, al igual que en otros tiempos. Lo que ha hecho el capitalismo, ha sido crear una nueva forma de explotación. El burgués, gracias a la posesión del capital, se apropia de parte del trabajo realizado por el obrero, de la misma forma que el esclavista, se apoderaba de parte del trabajo realizado por el esclavo. En su biografía de Marx, Engels indica: “Para la idea socialista, esta nueva concepción de la historia tenía una importancia culminante. Demostraba que toda la historia, hasta hoy, se ha movido en antagonismos y luchas de clases, que ha habido siempre clases dominantes y dominadas, explotadoras y explotadas, y que la gran mayoría de los hombres ha estado siempre condenada a trabajar mucho y disfrutar poco”.


41 Los que vivían en las villas o burgos, que dieron lugar a la primera burguesía.


El descubrimiento de América[42] o la circunnavegación de África[43], abrieron nuevos horizontes e imprimieron nuevo impulso a la ascendente burguesía. El mercado de la China y de las indias orientales, la colonización de América, el intercambio comercial con las colonias, el incremento de los medios de cambio y de las mercaderías en general; dieron al comercio, a la navegación, a la industria; un empuje jamás conocido, atizando con ello el elemento revolucionario, que se escondía en el seno de la sociedad feudal ya en descomposición.[44]El régimen feudal o gremial de producción que seguía imperando, no bastaba ya para cubrir las necesidades que abrían los nuevos mercados. Vino a ocupar su puesto la manufactura


42 Por el español Cristóbal Colón en 1492.
43 Por el portugués Vasco de Gama en 1497.


44 La burguesía es una clase social revolucionaria, que mediante la producción y el comercio, ha transformado lenta pero totalmente la sociedad feudal. Engels en su biografía de Marx indica: “...con el descubrimiento de los territorios no europeos, desde mediados del siglo XV, la burguesía obtuvo una zona comercial mucho más extensa, y, por tanto, un nuevo acicate para su industria. La industria artesana fue desplazada en las ramas más importantes por la manufactura de tipo ya fabril, y ésta, a su vez, por la gran industria, que habían hecho posible los inventos del siglo pasado, principalmente la máquina de vapor, y que a su vez repercutió sobre el comercio, desalojando, en los países atrasados, al antiguo Trabajo manual y creando, en los más adelantados, los modernos medios de comunicación, los barcos de vapor, los ferrocarriles, el telégrafo eléctrico.”

Los maestros de los gremios se vieron desplazados por la clase media industrial, y la división del trabajo entre las diversas corporaciones profesionales, fue sustituida por la división del trabajo dentro de cada taller[45].


Pero los mercados seguían ampliándose, y la demanda de productos crecía sin cesar. La manufactura ya no era suficiente. La máquina de vapor, revolucionó los sistemas de producción. La manufactura cedió el puesto a la gran industria moderna, y la clase media industrial, tuvo que dejar su puesto a los grandes



[45] Durante la edad media, el artesano efectuaba todos los pasos de su trabajo. Por ejemplo, un alfarero extraía la arcilla, la amasaba con agua para hacer el barro, le daba forma en el torno, la cocía en el horno y vendía el fruto de su trabajo. Posteriormente, este sistema de producción fue sustituido por la manufactura. Dentro del mismo taller artesanal, unos extraían la arcilla, otros la amasaban, otros la torneaban, otros la cocían y otros la vendían. De esta forma, se produjo una mejora en la calidad y el precio de los productos manufacturados. Marx en El Capital, explica la manufactura diciendo: "...consiste en reunir en un solo taller, bajo el mando de un mismo capitalista a los obreros de diversos oficios independientes, por cuyas manos tiene que pasar el producto hasta su terminación. Así, por ejemplo, un coche [de caballos] es el producto colectivo del trabajo de toda una serie de artesanos independientes: carreros, talabarteros, costureros, cerrajeros, latoneros, torneros, tapiceros, vidrieros, pintores, barnizadores, doradores, etc. La manufactura de coches, reúne en un taller todos estos oficios y los entrelaza.”.







No comments :