Translate,translator,traducteur,Übersetzer, traduttore,tradutor,переводчик

Wednesday, March 17, 2010

El conflicto de TUSSAM-II

El Blog de Jack Daniel´s


Reinstauremos el derecho de pernada en Sevilla

En 1937 se declaró una importante huelga del sector del acero en Johnstown, al oeste de Pensilvania, en Estados Unidos. Los obreros defendían su derecho a la sindicación y protestaban porque, tras la implantación del New Deal de Roosevelt, las catastróficas consecuencias que había acarreado para el país el Crack del 29 no habían sido superadas y la población más pobre sufría más que nadie las consecuencias.

Los empresarios y la élite financiera pusieron entonces en marcha una táctica para destruir a las organizaciones obreras que a la postre resultó ser de lo más eficaz, a pesar de su simpleza. Desde entonces, los sindicatos americanos ya no han vuelto a levantar cabeza.

Se trataba de enfrentar a la gente contra los huelguistas y, para conseguirlo, se les presentó como destructivos y perjudiciales para el conjunto de la sociedad y contrarios a los intereses comunes de todos. El vehículo que utilizaron para lograrlo no podía ser más adecuado: los medios de comunicación.

La táctica era tan simplista que asombra, pero pone de manifiesto el inmenso poder que otorga contar con una herramienta tan útil como unos medios de comunicación serviles y sometidos para conseguir que se impongan determinados intereses, que siempre suelen coincidir casualmente con los de los más poderosos.

Su esencia radica en movilizar a la opinión pública en favor de conceptos vacíos de contenido, contra los que nadie pueda oponerse. En aquella ocasión se utilizó el concepto “orgullo de ser americano”, pero el abanico puede ser amplio y siempre a gusto del consumidor.

Noam Chomsky utilizó este ilustrativo ejemplo en su análisis “El control de los medios de comunicación” para explicar la forma en que son utilizados para “fabricar consenso” e influir en la opinión pública en favor siempre de los intereses de la clase dominante.

Algo similar se vive en Sevilla cada vez que los trabajadores de Tussam intentan defender sus derechos y utilizan para ello las herramientas legales que el Estado de Derecho y la Constitución les proporcionan, entre ellas el derecho fundamental de huelga.

A partir de que esto ocurre, se desata una campaña en los medios de la ciudad, en los afines al partido en el gobierno municipal y en los contrarios, que busca el desprestigio de la movilización y contraponer sistemáticamente la defensa de los intereses de los trabajadores a los de la ciudad en su conjunto. Para conseguirlo no dudan un ápice en tergiversar y manipular la información con el objetivo de poner en contra de la plantilla al resto de la ciudadanía.

Aquello que Walter Lippmann denominó con acierto “el rebaño desconcertado” se traga una y otra vez la rueda de molino sin rechistar y sin plantearse siquiera si no resulta una píldora demasiado indigesta para tan escaso mal.

En el caso de Tussam el concepto huero al que suelen recurrir es el de que somos unos “trabajadores privilegiados”, como si no nos ganásemos con nuestro trabajo y esfuerzo el sueldo que nos pagan y como si éste fuera comparable al de un controlador aéreo.

Resulta cuanto menos curioso que nosotros seamos privilegiados y un gerente que cobra más que el presidente del gobierno y cuyas directrices no ofrecen resultado tangible alguno sea poco menos que un pobre desgraciado. Pero así funciona la manipulación de la información a manos de quienes detentan el poder.

Como decía el mismo Chomsky, “la propaganda es a la democracia lo que la cachiporra al estado totalitario” y el control que ejerce sobre la opinión pública es el único capaz de conseguir que el rebaño consiga estar aún más desconcertado, si cabe.
De esta guisa, ayer nos desayunamos con titulares y artículos que hablan de que “la tensión sube en Tussam”, “la plantilla fuerza una huelga” (como si nos dejasen otra alternativa) o que “otro año más, habrá movilizaciones de Tussam en el prólogo de las Fiestas de Primavera”. Y se instaura como hecho judicial que cada año, cuando llegan las fiestas grandes de Sevilla, los ciudadanos tendrán que soportar, una vez más, la consabida huelga del transporte urbano.

Esta patraña informativa, en un ciudadano debidamente informado no alteraría en absoluto su percepción de la realidad. Porque dicho ciudadano sabría que, desde el año 1980 en que entré a trabajar en Tussam, nunca se ha hecho huelga en Feria.
Desde dicha fecha hasta aquí, aparte de las dos huelgas generales que ha sufrido el país en su conjunto –la de 1988 a Felipe González y la de 1996 a José María Aznar (aquella que Urdaci fue incapaz de percibir)– sólo se han efectuado unos paros parciales en 2001 en defensa de la reducción de veinte servicios, los tres días de huelga por el ingreso en la empresa de los trabajadores de Los Amarillos contraviniendo claramente el convenio colectivo en vigor y otra de un día cuando se le abrieron a los compañeros detenidos los expedientes de sanción, con las nefastas consecuencias que todos conocemos.

Ninguna de esas huelgas ha sido como consecuencia de una negociación colectiva y todas han sido en defensa del empleo. Pero eso no fue óbice para que se hayan publicado nefastos titulares en tipografía destacada como el ya famoso “Sevilla secuestrada” y otros de la misma índole.

Un ciudadano bien informado reconocería a primera vista que una convocatoria de huelga no significa inexcusablemente que habrá huelga. Eso forma parte legítima del juego de la negociación y es un derecho fundamental de todo ciudadano. Ellos presionan con la intransigencia y las imposiciones y los trabajadores con las movilizaciones y la convocatoria de huelga. Y mientras tanto, la negociación continúa siendo lo que es; un juego legítimo y necesario de presiones y amagos.
Pero los medios suelen acudir raudos a efectuar su trabajo de dinamitero a la primera llamada de su amo, y además con total eficacia. Por eso cada vez es más frecuente encontrar en las ediciones digitales y en las cartas al director comentarios como los que os dejo a continuación. Porque “el rebaño desconcertado” tiene mono de la rueda de molino y ha de proporcionársele la dosis cuanto antes. Ya se sabe, hay que alimentar el mono adecuadamente para continuar manteniendo el mismo nivel de dependencia y garantizar la distracción.

El conflicto de TUSSAM-I

A TODOS LOS SEVILLANOS

Sevilla, 04 de febrero de 2010
Sres. Conciudadanos, soy un sevillano enamorado de nuestra ciudad y a la vez triste y lleno de impotencia al contemplar como nuestros dirigentes políticos haciéndose llamar de izquierdas, se están cargando la ciudad poco a poco.
CRISIS:
• 90.000.000€ en un trenecito de paseo. ¿Nos pregunto el ayuntamiento a los sevillanos si lo queríamos?

• La peatonalización de Asunción y la de Luis Montoto, ¿han tenido en cuenta quizás la opinión de los vecinos y comerciantes de dichas calles?

• La cantidad de millones que se está gastando en eso que se llamara si se termina algún día, metropol-parasol, que se está construyendo en la plaza de la Encarnación. ¿Acaso se le ha pedido opinión a los sevillanos?

• La eliminación de tantas plazas de aparcamientos, para hacer el carril bici, que no digo que este mal, sino que su construcción debe ser dentro de una racionalidad, sin poner en peligro la seguridad de los peatones, y respetando los aparcamientos que tan necesitados están los barrios de ellos. ¿Por qué no se gasta nuestro dinero (el de los contribuyentes) en hacer aparcamientos subterráneos en los barrios?, que eso si que es un problema que va a mas, pues no tenemos donde aparcar los vehículos.

• Ahora pretenden privatizar TUSSASM, después de grandes discursos y compromisos en defensa de lo público, pero eso sí, la Empresa va a la quiebra, se privatiza entera o parte de ella y se mantienen con grandes salarios abonados con erario público a los artífices de la ruina. Un gran descaro ante todos los sevillanos, “vendo tu patrimonio pero con tu dinero sigo manteniendo a mis amiguetes.” Pero ¿Por qué se vende? ¿Por incapacidad para gestionarla? Luego la solución debe ser el cese de sus Gestores como haría cualquier Empresa privada.




• ¿Quién pierde con la privatización de Tussam? Está claro que los primeros afectados son los trabajadores, pero según pase el tiempo baja la calidad del servicio, baja la frecuencia de paso por las paradas, comienza la perdida de los derechos de los usuarios, perdida de las bonificaciones de los pases (pensionistas, solidarios, estudiantes, etc.) que no nos quepa la menor duda que la Empresa privada no hace política social en el transporte, busca solo engrandecer su bolsa todo lo posible caiga quien caiga.

• Es hora de decir BASTA, ya nos han hecho suficiente daño. ¿es que aun no nos ha hecho el daño suficiente?, pues estoy convencido que si no lo paramos y le decimos BASTA YA a estos políticos que tenemos de mandatarios de la ciudad, seguirán campando a sus anchas. Vamos a hacer gala de la letra de nuestro himno (ANDALUCES LEVANTAOS) y vamos a decirles que con los sevillanos no se juega y hacerles ver que estamos hartos de sus maniobras políticas.

• Comité de empresa

El Pumarejo en lucha.

Asociación Casa del Pumarejo
plataformapumarejo@ yahoo.es

Entre otros muchos logros, la lucha vecinal consiguió, en 2003, que la Consejería de Cultura catalogara la Casa del Pumarejo como Monumento. Y ello en atención tanto a sus valores arquitectónicos e históricos como de carácter etnológico.

Probablemente, este edificio es ya de los muy pocos que aún quedan en toda Andalucía de palacio convertido en casa de vecinos que todavía hoy sigue teniendo ese uso. Lo seguro es que, por desgracia, es ya el único que tenemos en Sevilla. Y lo evidente es que la desidia de las administraciones "competentes" está menoscabando los valores que atesora el bien, tanto materiales como sociales, no obstante estar teóricamente "protegidos" .

Porque, en la práctica, el Ayuntamiento de Sevilla, que desde hace unos meses es el propietario de la casa y, por tanto, el primer responsable de salvaguardar dichos valores, sigue sin acometer la debida rehabilitació n integral. Y ello no obstante haber sido señalada como imprescindible por sus propios técnicos hace ya cinco
años; tener el proyecto de obra aprobado hace un tiempo; e, incluso, disponer de una partida presupuestaria reservada para tal fin desde hace dos años. (Aunque nos llegan informaciones de que ésta se habría "evaporado", con otras, para alimentar ese pozo sin fondo, y sin sentido, que son las "setas" de la Encarnación.. .). Y mientras, el edificio, su habitabilidad y la calidad de vida de sus residentes
deteriorándose día a día.

Y la Consejería de Cultura, por su parte, con la catalogación de la casa hizo el "reconocimiento oficial" de dichos valores. Pero a eso se ha limitado hasta la fecha: después no ha hecho nada para que los mismos se mantengan, se fortalezcan, se revitalicen. .. Y ello cuando es la responsable última de la salvaguarda de los bienes que constituyen el patrimonio cultural andaluz.

Por eso venimos presionando a ambas administraciones. Por que no se demore más la rehabilitació n del edificio. Por que, mientras ésta se realiza, las vecinas sean realojadas juntas y en el barrio, y los comercios allí asentados sufran el menor perjuicio posible. Por que durante las obras se disponga un espacio en la casa donde mantener los vínculos humanos y actividades de asociaciones y colectivos
sociales. Por que las viviendas resultantes acojan a quienes más las necesiten, llenando la casa nuevamente de vida. Por que se destinen nuevos locales a pequeños comercios y talleres artesanales que den servicio al barrio. Y por que el resto de locales acojan usos vecinales, con una gestión ciudadana y participativa.

Y queremos también que las administraciones se comprometan a todo ello por escrito.

Ni es mucho anhelar ni lo tenemos ya lejos. ¡Sólo hace falta que demos el último (gran) empujón!...