Translate,translator,traducteur,Übersetzer, traduttore,tradutor,переводчик

Monday, March 24, 2014

Comunicado de UP sobre las marchas de la dignidad

Union Proletaria
¡Vivan las Marchas de la Dignidad!
El próximo día 22 de Marzo, las Marchas por la Dignidad pueden suponer un punto de inflexión en la lucha de clases. Después de las 3 últimas huelgas generales, del 15M, de las Marchas de la minería, de las Mareas sectoriales, de las huelgas particulares contra los EREs, etc., las clases populares pueden ahora arrebatar la iniciativa a la oligarquía financiera: la batalla decidida por restaurar los derechos sociales conculcados no podrá por menos que provocar cambios políticos. La fuerza de las Marchas viene del respaldo que les han brindado la gran mayoría de los movimientos sociales surgidos del rechazo a los recortes, así como casi todos los partidos políticos a la izquierda del PSOE. A medida que se acerca la fecha y las primeras columnas inician su periplo hacia Madrid, la agenda de todas estas organizaciones se concentra en la preparación de las Marchas.

Todavía falta el respaldo de las direcciones confederales de los grandes sindicatos, aunque se suceden los comunicados de adhesión por parte de federaciones, secciones sindicales y comités de empresa. La reacción primaria “izquierdista” contra CCOO y UGT, por su falta de compromiso oficial, va cediendo cada día más a favor de una acción más compatible con la comprensión de las razones por las que el movimiento obrero organizado, sobre todo en los países desarrollados de Occidente, se fue debilitando durante la segunda mitad del siglo XX. Después de la II Guerra Mundial, se abrió una etapa en que pudieron conciliarse buena parte de los intereses inmediatos de obreros y patronos, bajo el arbitraje del Estado. Sin entrar aquí a explicar las razones de este fenómeno coyuntural, una consecuencia del mismo fue que la mayoría del movimiento proletario creyó posible conciliar sus intereses estratégicos y finales con los de la burguesía porque estaba convencida de que el capitalismo se había vuelto capaz de asegurar una existencia próspera a la población trabajadora. En España, en aquellos años, el capitalismo no se ocultaba tras esta apariencia, pero, al compararse con otros países, el antagonismo entre los intereses de ambas clases no se achacaba generalmente a la esencia de este régimen social, sino a su forma fascista. Educada la clase obrera bajo esta ilusión, se hallaba desarmada frente a la ofensiva neoliberal que el imperialismo desplegaría a partir de los años 80. Ésta se ha intensificado primero tras la caída de la URSS y, todavía más ahora, al aprovechar la profunda crisis y depresión económica iniciada en 2007.
El desempleo masivo y las políticas de los gobiernos dirigidas a reducir los derechos sociales de los trabajadores en beneficio de los grandes capitalistas han dificultado sobremanera la resistencia obrera (sobre todo en países como España donde se echa en falta una dirección comunista continuada, firme y fuerte). Aun en estas condiciones desfavorables, aquellas políticas son tan agresivas que han provocado un crecimiento de las luchas de los sindicatos y de las masas contra la patronal y el gobierno, puntualmente coronadas por ejemplares victorias, como en Gamonal o en la sanidad pública madrileña, por ejemplo. Sin embargo, el balance general de fuerzas desplegadas es todavía muy favorable a la burguesía.

Falta ahora comprobar si somos capaces de movilizar el potencial de lucha que ha desarrollado en las masas el aumento de la explotación capitalista. Y se trata de movilizarlo hacia una misma dirección que revele, en primer lugar, la real correlación de las fuerzas en pugna y, en segundo lugar, los medios concretos para poder “darle la vuelta a la tortilla”. En su obra “Salario, precio y ganancia”, Marx explica que la determinación del nivel de vida de la población obrera “se dirime exclusivamente por la lucha incesante entre el capital y el trabajo; el capitalista pugna constantemente por reducir los salarios a su mínimo físico y prolongar la jornada de trabajo hasta su máximo físico, mientras que el obrero presiona constantemente en el sentido contrario. El problema se reduce, por tanto, al problema de las fuerzas respectivas de los contendientes”. Concretamente, si bien se comprende que la disminución de salarios y derechos sociales se debe al exceso de oferta de mano de obra sobre la demanda, se hace “necesario comprobar el verdadero estado de la demanda y la oferta, v. gr., por medio de una huelga o por otro procedimiento cualquiera”.La polémica sobre la huelga general

La elección del procedimiento debe partir del análisis concreto de las condiciones objetivas. Sin embargo, un sector minoritario del movimiento obrero elige el procedimiento de la huelga general porque se abstrae de aquellas condiciones y se basa dogmáticamente en las necesidades histórico-lógicas del proceso revolucionario. Desde el punto de vista de estas necesidades, no cabe duda que la huelga general es un medio formidable para que la clase obrera demuestre su fuerza social, la ejercite, conquiste la dirección política del resto del pueblo y se organice en torno a su vanguardia fabril (premisas imprescindibles para el triunfo de la revolución socialista). Claro que, al mismo tiempo, no hay que exagerar las posibilidades de este medio de lucha puesto que presupone el monopolio de la clase capitalista sobre los medios de producción y de coerción. Ya hace 150 años y para España, Engels advirtió que la huelga general no es la panacea y defendió la superioridad de las formas políticas de la lucha de clases:
“En el programa bakuninista, la huelga general es la palanca de que hay que valerse para desencadenar la revolución social. Una buena mañana, los obreros de todos los gremios de un país y hasta del mundo entero dejan el trabajo y, en cuatro semanas a lo sumo, obligan a las clases poseedoras a darse por vencidas o a lanzarse contra los obreros, con lo cual dan a éstos el derecho a defenderse y a derribar, aprovechando la ocasión, toda la vieja organización social. (…) De una parte, los gobiernos, sobre todo si se les deja envalentonarse con el abstencionismo político, jamás permitirán que la organización ni las cajas de los obreros lleguen tan lejos; y, por otra parte, los acontecimientos políticos y los abusos de las clases gobernantes facilitarán la emancipación de los obreros mucho antes de que el proletariado llegue a reunir esa organización ideal y ese gigantesco fondo de reserva. Pero, si dispusiese de ambas cosas, no necesitaría dar el rodeo de la huelga general para llegar a la meta.” (“Los bakuninistas en acción”)
Por lo tanto, para alcanzar la meta final, la huelga general será un medio más, pero no el principal. Pero, ahora, lo que sobre todo resulta indispensable valorar es si la huelga general es el medio más apropiado para acercarnos a la meta final, es decir, para movilizar a las más amplias masas obreras y populares, y si, por lo tanto, es el medio al que debemos recurrir prioritariamente.
En las tres huelgas generales realizadas desde el inicio de esta gran crisis, se comprobó que el número de participantes era muy inferior al de quienes las apoyaban en las manifestaciones de cierre de jornada. Este resultado no es de extrañar si tenemos en cuenta los millones de trabajadores en paro y la precariedad laboral absoluta de otros tantos. En tales condiciones, las huelgas generales mostraron la admirable participación en masa de los obreros de las grandes empresas, pero también la incapacidad de este medio de lucha para organizar activamente al resto de la clase proletaria más empobrecida y que tiene menos que perder con la lucha. Y un obstáculo así no se supera solo con críticas a las cúpulas sindicales o, lo que viene a ser lo mismo, añadiendo a la expresión “huelga general” los adjetivos “verdadera”, “laboral” y “social”[1].
Cuando la pobreza se extiende dejando a millones de trabajadores fuera de las relaciones de producción, la necesidad de luchar se hace mayor para éstos. Sin embargo, no pueden recurrir a la huelga general, pero sí a otras formas de movilización general e incluso continuada, como ha sido recientemente el 15M, como fue la asamblea nacional permanente de los representantes del tercer estado en la Gran Revolución francesa de 1789 o como son ahora las Marchas de la Dignidad. A partir de esta movilización directa de las capas inferiores de la población, es posible que la huelga general del resto de la clase obrera se convierta en el complemento necesario y que el proletariado fabril se constituya en la columna vertebral de la movilización popular, en su vanguardia organizadora y dirigente. Pero eso, en todo caso, será después de que las Marchas del 22 de Marzo hayan desplegado su potencial y proporcionado al movimiento obrero organizado una mayor base de masas y una mayor fuerza para imponer sus reivindicaciones. Entonces, se valdrán para ello de una nueva huelga general pero también de otros muchos medios (incluidos los medios políticos y electorales).

Las ventajas de las Marchas

Las Marchas de la Dignidad pueden saldarse con un éxito mayor que el de experiencias combativas recientes, porque se apoyan en la necesidad objetiva que tiene toda la masa más empobrecida de luchar contra las políticas neoliberales de la Troika y los gobiernos, porque son unificadoras de las luchas parciales en curso y porque, además, se dan en la coyuntura económica y política más favorable desde que se inició la actual crisis económica.

Guardan un cierto parecido con el 15M y una cierta distancia con las huelgas obreras, por la amplitud popular, democrática, de su programa, por no partir del ámbito productivo, etc. Pero ya no se trata de un movimiento de los jóvenes de “clase media” que se rebelan ante la pérdida de status social respecto del de sus padres o de sus propias expectativas. Es un movimiento de los estratos más pobres de la población y, sobre todo, de la clase obrera.
Además, en lugar de coincidir con el pico de la crisis, las Marchas se dan en un momento de ligera recuperación económica, de multiplicación de beneficios por parte de las grandes empresas, mientras a la masa del pueblo le aprietan más las tuercas. Ya no vale la excusa de la crisis y de la necesidad de sacrificios por parte de todos, cuando los pocos de arriba se están enriqueciendo mientras continúan empobreciendo a los muchos de abajo. Ahora no se necesitan complejas investigaciones que nos descubran quiénes son los culpables de la crisis, sino que basta una mirada superficial para distinguir a los beneficiarios y a las víctimas de la misma. Las diferencias sociales saltan a la vista y las Marchas pueden ser la expresión de este cambio en las relaciones de clase y el cauce inicial para el auge de la lucha de clase del proletariado.
A esto se suma una situación política de enorme desgaste social del gobierno del PP y de la monarquía (que puede acelerarse con su intransigencia reaccionaria), con un PSOE que no consigue recuperar los apoyos populares que el PP pierde y con un crecimiento del prestigio de las fuerzas a la izquierda del PSOE, sobre todo de las fuerzas activas en el movimiento obrero. Y todo esto, en un marco internacional en que los Estados occidentales que constituyen la columna vertebral del sistema imperialista internacional pierden posiciones y acrecientan su agresividad contra los países que los están desplazando y a los que necesitan subyugar.
Finalmente, a estas ventajas, hay que añadir el papel dinamizador de las Marchas que está desempeñando el Sindicato Andaluz de Trabajadores. Este sindicato tiene experiencia local en impulsar la movilización de los sectores más pobres y menos organizados de la clase obrera, tiene la voluntad de sumar a quien quiera apoyarlas sin interponer prejuicios sectarios y tiene la determinación de llegar hasta el final si las masas secundan el llamamiento. Las dificultades objetivas
Dicho esto, el optimismo y el entusiasmo que emanan de estas condiciones y que se respiran entre los activistas de este movimiento no deben impedirnos observar con rigor las dificultades que se presentan, precisamente para tratar de vencerlas. En primer lugar, están las de carácter objetivo, que son la base para los problemas subjetivos serios.

Las Marchas de la Dignidad no se dirigen a una clase social particular, sino a toda la masa del pueblo. Y, con razón, puesto que ésta ha empeorado con la crisis y la ofensiva neoliberal de la gran burguesía. Pero, por muy buena que sea esta intención, su programa no podrá atraer la simpatía de todos los sectores de la misma por igual. Es necesario distinguir en el pueblo dos estratos: 1º) en el superior, están la parte de la pequeña burguesía, las capas medias y la aristocracia obrera que ha evitado la ruina y conseguido mantener su status, así como también los asalariados de las grandes empresas con mejores condiciones laborales; y 2º) en el inferior, están quienes han perdido mucho con esta crisis y sólo pueden mejorar incorporándose a una lucha colectiva. Esto es, las capas más bajas del proletariado formadas por parados y precarios, pero también algunos pequeñoburgueses recién arruinados, intelectuales radicalizados y lumpenproletarios. Como se ve, esta línea divisoria no coincide con la división de la sociedad en clases, pues parte a la clase obrera en dos estratos con diferentes intereses inmediatos. Por tanto, no es todavía el alineamiento de fuerzas que resolverá las contradicciones sociales actuales de la única manera posible, es decir, mediante la revolución socialista. Y nuestros esfuerzos deben ir dirigidos a hacer todo lo subjetivamente posible por acelerar la construcción de ese necesario alineamiento, partiendo de la situación actual de división entre las masas obreras y de confusión entre sus intereses fundamentales y los de otras clases.

Aquel estrato superior de las masas populares, esa gran masa social intermedia que abarca entre un tercio y la mitad de la población, probablemente acoja con frialdad el llamamiento de las Marchas, por lo menos al principio. Por eso, el optimismo que genera este movimiento no debe descansar en la creencia de que van a desencadenar la revolución inmediata, sino en la convicción de que son un paso importante en esa dirección. Los motivos para esa actitud distante de la mayoría de la población hacia las Marchas radican en las circunstancias explicadas al inicio de este artículo: la confianza relativa de esas masas en que el capitalismo permite una prosperidad general como la que han experimentado en relación con sus padres y abuelos; el crédito que todavía dan a los grandes medios de comunicación y a otros aparatos hegemónicos de la burguesía; su esperanza de que recuperarán lo perdido en cuanto pase la crisis (su experiencia les muestra que las crisis económicas son pasajeras); la consiguiente actitud conservadora, nostálgica y, a veces, reaccionaria frente a las políticas gubernamentales; etc.

Sin embargo, la probabilidad de una evolución positiva en la actitud de esas masas hacia las Marchas será diferente según sea la clase social a la que pertenezcan. En contraste con la pequeña burguesía, la aristocracia obrera y otras capas intermedias, la mejor situación económica de las masas obreras organizadas en las grandes empresas y fábricas se debe a su resistencia colectiva. Por consiguiente, su tendencia natural en el proceso revolucionario no es la de sumarse al egoísmo de la pequeña burguesía, sino la de encabezar a los sectores más indefensos del proletariado en la lucha de clases, neutralizando las vacilaciones de las capas intermedias y atrayéndolas al lado de la clase obrera gracias a la fuerza y la autoridad que le dará su unidad combativa. Entretanto se abre camino esta tendencia, las masas más pobres no deben esperar que las convoque a luchar la mayoría del movimiento obrero organizado, hundiéndose mientras en la miseria, sino que les interesa sumarse a la iniciativa de las Marchas y, a partir de ahí, reclamar la solidaridad activa de los grandes sindicatos y de los obreros industriales. Debemos hacer todo lo posible por acercar ambos sectores de nuestra clase social. La sabia actitud de los promotores de las Marchas es de tender puentes hacia la mayoría del movimiento sindical.

De la pequeña burguesía situada en el estrato superior del pueblo, no sólo emana frialdad e indiferencia hacia las masas más pobres y hacia la movilización de las mismas. Al mismo tiempo, cierto sector de esa pequeña burguesía también tiene interés en participar en las Marchas de la Dignidad, pero no para contribuir a realizar las reivindicaciones de éstas. Al contrario, cuando lo hace, es para instrumentalizar la fuerza de las masas con el fin de obtener concesiones de la oligarquía que le permitan mantener su propia posición social privilegiada en el seno del pueblo, e incluso mejorarla, a costa de la clase obrera. Los actuales dirigentes de los grandes sindicatos, de Izquierda Unida, del PCE, etc., son el producto de las condiciones de existencia de las masas de la clase obrera en mejor situación. En la medida en que pretenden perpetuar esta situación privilegiada, se convierten a su vez en un impedimento activo para la unidad del proletariado y para la lucha revolucionaria de éste contra la burguesía. Algunos de ellos, incluso están más cerca de los intereses de la oligarquía financiera que de las necesidades del pueblo trabajador.
Su estrategia no va enfilada a desarrollar la lucha de masas hacia la revolución socialista, a pesar de que los problemas contra los que se dirigen las Marchas ya no tienen solución real bajo el capitalismo. Este régimen se ha desarrollado tanto que ha agotado su capacidad para contribuir al progreso social, siendo éste posible únicamente por medio de una revolución socialista. Por eso, las Marchas sólo podrán saldarse con un verdadero éxito si contribuyen a preparar dicha revolución, si se convierten en parte de ella. Para ello, debemos luchar por que los oportunistas pequeñoburgueses no las desvíen de este objetivo necesario, a la vez que realizamos los demás aspectos de esta preparación. En consecuencia, debemos criticar las falsas ilusiones sobre la posibilidad de conseguir una Unión Europea social y democrática, sobre la posibilidad de realizar una revolución democrática que no sea socialista y proletaria, sobre la posibilidad de liberarnos del yugo del capitalismo por una vía principalmente pacífica y parlamentaria, sobre sus promesas electorales de gestionar el Estado a favor de los trabajadores sin cambiar el carácter de clase del mismo, etc.

Hemos observado durante décadas cómo los reformistas pequeñoburgueses, en los momentos decisivos, han aprovechado el papel dirigente que las masas les habían confiado para desmovilizarlas y ceder a las pretensiones de la burguesía, a cambio de unas migajas sobre todo para ellos mismos, desmoralizando así a la clase obrera y corrompiendo su conciencia. Por este motivo, su presencia en los movimientos de masas significa que éstos llevan en su seno el germen de la traición.

En resumidas cuentas, desde un punto de vista estratégico, es imprescindible luchar contra el reformismo pequeñoburgués hasta vencerlo. Para ello, no podemos dejar de tener en cuenta tácticamente que este reformismo es todavía la ideología hegemónica en las masas combativas y que sólo a partir de esta falsa conciencia es posible ayudarlas a superarla a través de la combinación de la acción práctica y la propaganda socialista. Como explicara Marx, nuestra lucha no es por interpretar correctamente el mundo, sino por transformarlo. Por lo tanto, no sirve cualquier lucha contra el reformismo, sino sólo aquélla que se realice en refuerzo de la acción conjunta de las masas obreras y que, de ese modo, nos permita reducir efectivamente su influencia perniciosa sobre ellas. Como ha demostrado la experiencia histórica, el método más efectivo ha sido el del marxismo-leninismo: trabajar sin falta allí donde estén las masas, impulsando su lucha hacia delante, hacia la revolución.
Como explicaba Lenin, “la lucha contra la ‘aristocracia obrera’ la sostenemos en nombre de la masa obrera y para ponerla de nuestra parte… para conquistar a la clase obrera. (…) toda la tarea de los comunistas consiste en saber convencer a los elementos atrasados, en saber trabajar entre ellos y no en aislarse de ellos mediante fantásticas consignas infantilmente ‘izquierdistas’.” (“La enfermedad infantil del “izquierdismo” en el comunismo”) Las dificultades subjetivas: los peligros inmediatos
Ahí está el peligro opuesto que acecha a los movimientos de masas en general y a las Marchas de la Dignidad en particular. No sólo está el peligro de derecha que proviene de las capas más acomodadas del pueblo, sino también el peligro de “izquierda” que proviene de las capas no proletarias que también integran el estrato más oprimido del pueblo. El “izquierdismo” expresa la ideología individualista del pequeño propietario arruinado y del lumpen, los cuales desprecian profundamente a toda la masa social intermedia. En particular, manifiesta una actitud sectaria hacia las expresiones sindicales y políticas del movimiento obrero organizado: sobre todo y respectivamente, hacia CCOO y UGT y hacia IU y el PCE.

Sus adeptos incurren en el fatalismo con respecto a los movimientos y organizaciones de masas: no tienen paciencia para transformarlos, se dan por vencidos de antemano –a pesar de estar allí las masas a las que pretenden representar- y, a cambio, creen posible atraerlas a base de críticas desde fuera[2] para la construcción de otros movimientos y organizaciones más puros y encabezados por revolucionarios seguros. No comprenden por qué las masas siguen a los reformistas pequeñoburgueses. No comprenden esta contradicción, por lo que no pueden desarrollarla en provecho de la revolución No comprenden cabalmente que la ideología dominante no puede ser otra que la de la clase dominante. No comprenden que la clase dominada sólo podrá liberarse si los comunistas le damos la oportunidad de comprobar la veracidad de nuestras críticas a sus errores paso a paso, siempre que participemos con ellas y como los primeros en las acciones que hayan decidido emprender.

Cuando cuestionan las Marchas por limitarse a reivindicar reformas económicas y democráticas, los “izquierdistas” están contraponiendo metafísicamente esta lucha por reformas a la lucha por el socialismo. Es verdad que los revolucionarios consecuentes no deben adular el movimiento presente, “olvidando” realizar una propaganda socialista independiente. Pero tampoco deben reprocharle su falta de socialismo, porque, en las condiciones actuales, sólo así pueden ponerse las masas en movimiento y sólo en el curso de este movimiento las masas comprenderán la necesidad del socialismo. Lo que debemos hacer es apoyar sus actuales reivindicaciones como puntos de apoyo para avanzar hacia el socialismo y explicar el socialismo como la satisfacción completa de dichas reivindicaciones.
Los “izquierdistas” se equivocan cuando pretenden que las Marchas se convoquen sobre la base de rechazar cualquier gestión del capitalismo, porque esto equivale a rechazar toda acción común con las capas intermedias de la sociedad, todo frente obrero y popular que pueda abrir camino al socialismo. No han comprendido que no estamos en un capitalismo cualquiera, sino en un capitalismo monopolista, financiero. Por eso, el enemigo principal no es el capitalismo ni la burguesía EN SU CONJUNTO, sino la oligarquía, su fracción superior y dirigente. Ciertamente, se trata de la fase superior del capitalismo y es reaccionaria cualquier pretensión de regresar a la fase inferior porque exigiría una enorme destrucción de fuerzas productivas y un retroceso civilizatorio. Pero sí es perfectamente posible que el proletariado, al frente del pueblo, conquiste el poder, destruya a la oligarquía y tenga que “gestionar” una economía todavía capitalista en cuanto a la mayoría de los medios de producción (aunque los más grandes y decisivos estén en manos del pueblo).

Para alcanzar la unidad popular alrededor de la clase obrera, debemos situar la línea de demarcación en el rechazo, no a los partidarios de una “gestión diferente del capitalismo”, sino a los partidarios de continuar la gestión imperialista, monopolista, financiera del capitalismo. Y ésta no es otra, hoy por hoy que la gestión neoliberal promovida por la Troika, como bien apunta el Manifiesto de las Marchas. Al mismo tiempo, dentro del movimiento, debemos sostener una lucha contra posibles formas de gestión neokeynesiana del imperialismo. Sin embargo, al no constituir un peligro inmediato (tanto el PP como la dirección del PSOE son fundamentalmente neoliberales), la crítica contra ellas no debe impedir la acción conjunta de todos los que se opongan a las políticas de la Troika. Somos conscientes de que las medidas correspondientes que acuerde ese frente popular resultarán “insuficientes e insostenibles”[3], y es así como se pondrá al orden del día la necesidad de luchar por completar la revolución socialista expropiando a toda la burguesía capitalista. Pero, por ahora, no toca llevar esa lucha hasta el punto de obstaculizar la construcción de la unidad popular contra la oligarquía y su política.

Los “izquierdistas” aciertan en la necesidad de prepararse para verdaderos combates, pero se equivocan en relación con los medios de lucha y de organización necesarios ahora mismo. Entre una lucha incipiente y una insurrección media un complejo proceso en el que no basta con la determinación de un puñado de activistas: todavía no tenemos masas suficientes, todavía no hemos ganado los aliados indispensables y todavía carecemos de la organización, de la fuerza capaz de disputar el poder a la oligarquía.
Luchar sin cabeza, siguiendo la visceralidad de la pequeña burguesía radical y del lumpen, dando rienda suelta a la rabia y la violencia ciega, sin comprender que el movimiento obrero organizado y las grandes masas quieren agotar las posibilidades de acción pacífica, sólo puede conducir a entregar gran parte de esas masas en bandeja de plata a la reacción, a aislar al movimiento y, por consiguiente, a destruirlo. Únicamente la simpatía o, al menos, la neutralidad benévola de las amplias masas pueden evitar que el movimiento sea aplastado por un Estado mucho más fuerte. Y en las condiciones actuales, sólo podrán apoyar una violencia que sea defensiva y multitudinaria. Hay que evitar todo aventurerismo, toda expresión de violencia que debilite nuestra base de masas y que fortalezca la de la oligarquía. Únicamente así podremos ir desarrollando una fuerza antagónica suficiente para derrotarla. Tenemos que promover la paciencia revolucionaria, la línea de la lucha prolongada y crecientemente organizada, la línea de ampliar las masas participantes, la línea de buscar el apoyo de los sindicatos, la línea de promover alianzas con sectores intermedios (por supuesto, no desmovilizadoras), etc.
Por todas estas razones, en este momento, el peligro de “izquierda” para las Marchas de la Dignidad es aún mayor que el de derecha, al convertir el comunismo en un obstáculo inmediato contra el desarrollo de los movimientos de masas existentes y, por tanto, al dificultar el acercamiento de ambas condiciones indispensables para la revolución. ¡Por el éxito de las Marchas de la Dignidad!

¿Cómo evitar que las Marchas de la Dignidad sucumban ante el electoralismo ramplón y traicionero del reformismo pequeñoburgués, y ante el aventurerismo del “izquierdismo” pequeñoburgués? Orientándolas hacia el objetivo realista y ambicioso de constituirse en el punto de inflexión del movimiento obrero y popular, en el inicio de un largo proceso revolucionario que nos conduzca –por partes- hasta el derrocamiento de la oligarquía y la victoria de la revolución socialista.

En este proceso, debemos propiciar la sustitución en el gobierno, una tras otra, de fracciones burguesas y pequeñoburguesas cada vez más inclinadas a hacer concesiones a la clase obrera, sin hacerse ilusiones sobre ellas y mientras las masas aprenden a desarrollar las diversas formas de organización necesarias en cada momento para adquirir la capacidad de llevar la revolución socialista a la victoria. Entre éstas, es muy importante la incorporación de las masas obreras a los sindicatos y, sobre todo, la organización de lo más consciente, combativo y abnegado en un partido comunista unido y consecuente, porque la clase obrera sólo podrá liberarse si conquista el Poder político y, desde él, transforma la sociedad por completo.
Las Marchas pueden ensanchar la base de masas para la reconstitución del Partido Comunista, si sus mejores activistas asumen este objetivo y se suman a las filas de nuestra organización. Esto no es lo único necesario, pero sí lo principal en la acumulación de fuerzas que necesitamos para poder realizar los objetivos de nuestra clase, es decir, para poder realizar la revolución socialista.

Friday, March 21, 2014

Historia del Movimiento Obrero Sevillano-VIII

El dia 21, visperas del conflicto, los obreros panaderos explican su actitud, apareciendo en la prensa un articulo de fondo.

Panaderia ante la Torre Blanca. Foto:
Horacio Espadalader,1925
El 1 de Marzo, se anuncio en el Liberal de Sevilla la noticia de que la noche anterior los panaderos celebraron una reunión presidida por José Diaz. En ella se trató sobre la situación de los obreros de las panaderías en las que se había declarado la huelga, haciendose denuncias de que en ellas trabajaba personal esquirol procedente de Cádiz.

Se acordo enviar obreros asociados donde faltase personal,y, si los patronos no los admitían, que abandonase todos el trabajo. También se acordo satisfacer el jornal integro a los obreros de la panaderia de la calle Santas Patronas.

El dos de marzo, la huelga de los panaderos va creciendo en la ciudad, desplazándose los huelguistas de Santas Patronas y Bustos Tavera a otras panaderias. Las fuerzas de seguridad evitaron coacciones de los huelguistas pero no pudieron evitar el que los obreros abandonaron el trabajo. El editorial de el Liberal dice que a esta situación de huelga hay que añadir el alto precio de la harina especulación creada con el método de retener la harina y, al escasear, provocar la subida de su precio.

El día tres, el primer teniente de Alcalde del Ayuntamiento hace unas declaraciones en el sentido de que todas las panaderias de la ciudad trabajan con sus dueños, excepto las de las calles Pureza y Santas Patronas, y quita hierro al problema de que no va a haber pan. El día cuatro ya estás muy extendida la huelga, a pesar de que no se había solicitado oficialmente y de que estaba prevista para el día doce.

El cinco de marzo, en la calle Peral, presididos por José Diaz, se reunen los obreros panaderos. El compañero Oliveira, que formó parte de la Comisión de Huelga visitó al gobernador civil Arguelles, cuenta el resultado de la entrevista y expone su impresión de que los patronos no aumentarán los jornales si antes no se les concede a ellos autorización para aumentar el precio de hogazas de pan. Habla Jose Diaz y es la primera vez que en la prensa recogemos un testimonoio de su actitud directa,dura, revolucioanria, en su conflicto obrero. Se manifiesta afirmando que los obreros no acudiran más al requerimiento de las autoridades y que para lo sucesivo se entenderán única y exclusivamente con los patronos. Y aconseja a los obreros que estás trabajando que se sumen a la huelga. En esta misma reunión informó de que los panaderos de Alcala(sin cuyo pan la ciudad de Sevilla estaba desabastecida ya que todos los días bajaban a la ciudad a venderlo en la llamada "Plaza del Pan", hoy Jesús de la Pasión), se habían declarado en huelga general, sin previo aviso.
"Jose Diaz aconseja a los obreros que estás trabajando, dejen de hacerlo, no concurriendo a las tahonas desde el día de hoy. El acto termino dandose vivas a la huelga".(cita textual de "Vida Obrera", en el Liberal de Sevilla).

Así, el día de seis de marzo, los obreros no comparecen a la citación de las autoridades (el condé de urbina es el alcalde, y el capitan general, el sr.aizoon).

Son cogidos presos Oliveira y Antonio López, el día 9 de marzo, y acusados de llevar a cabo alteraciones en Triana, aunque fueron soltados por los jueces al no tener pruebas.

La huelga aumenta. El fraude y la especulación con la harina continuan. Se requisan sacos de harinas a almacenistas. La ciudad esta alarmada por la falta del alimento básico y, para muchas familia, único.

Este mismo día se reunen, de nuevo en la calle Peral, los panaderos, presididos por José Diaz, que da cuenta de que a los obreros panaderos de Alcalá le han clausurado el centro y que los panaderos de "masa blanca" de Sevilla tambien se han declarado en huelga, en solidaridad con sus compañeros. El acto termino dando vivas a los compañeros de Alcalá y a la huelga.

Los dias siguientes, once, doce y trece, en la ciudad se vive el gran  problema de la escasez de pan: colas enormes, asaltos a panaderías, incidentes continuos, subida de los precios etc... No es verdad lo que dicen las autoridades, que "muchas familias se quedaron sin pan".
Se vende racionados, cinco bollitos de 225 y un cuarto, es lo que más que se puede comprar. Se producen asaltos a las panaderias.

En la calle Peral se vuelve a reunir el sindicato de panaderos, presidido por el "Vicepresidente Jose Diaz".
Se pronuncia contra que se vende pan sin peso.

El otro día se dio la noticia en El Liberal de una protesta de la Comisión de huelga de los obreros panaderos porque no dejaban reunirse a los obreros y de  no haberse celebrado una reunión que ya tenían autorizada, por haber sido suspendida por orden gubernamental.

Solo bajo promesa de que van a volver al trabajo, el gobernador civil dejará reunirse a los panaderos de Alcala.
A partir de aqui la huelga dice.

Los obreros se reunen el dia 16 de marzo, de nuevo en la calle Peral, y de nuevo presididos por Jose Díaz, pero ya aquí se entabla la discusión sobre si deben acudir a la llamada de los patronos para que se entrevisten con las autoridades o no. En la ciudad no es ya noticia el abastecimiento de pan. Los obreros manifiestan al Delegado de la Alcaldia que van a acudir a la negociación para solucionar la huelga si se cumplen las siguientes condiciones:: si convocaba y presidia la reunion el Sr. Carriedo; si iba la dirección de la patronal plenamente autorizada para discutir con los representantes obreros las bases de la solución de la huelga; y en caso de avenencia, que se firmara por ambas representaciones el laudo que pusiera fin a la huelga, dandose a cada uno de ellos copia del acta original  que quedaría depositada en la Alcaldia, en donde constatan los acuerdos tomados.

El dia diecinueve de marzo, los patronos rechazan los puntos de los panaderos sindicados en un pliego que presentan en el Ayuntamiento.A traves de este pliego, podemos tener datos concretos de la situacion en que estaban los trabajadores en la Sevilla del 20.

De este documento los patronos rechazan las siguientes bases: la primera que trata del reconocimiento del Sindicato. La segunda que se ocupa de que los patronos no pueden admitir ni despedir a obreros sin el visto bueno del delegado del sindicato. Rechazan tambien la base tercera en la que piden que se admita un delegado obrero en los talleres. La quinta en la que se impone que se de a los obreros un dia de descanso retribuido a la semana; la septima en la que se estipula que quede prohibido el reparto de pan por los obreros que se ocupan de las faenas de elaboración del mismo; la novena que se refiere a las horas de trabajo; la doceava en que se pide que las panaderias no trabaje personal de tres meses, a partir de la aprobación de las bases, para que se establezcan depósitos de agua caliente, quedando anuladas las ollas.

Respecto a la cuarte base que se refiere a los jornales, dejan los patronos en libertad a las autoridades para que resuelven el litigio, pero haciendo saber que con relación al jornal será el precio de venta del pan.

De la sexta que se refiere a que no se elabore pan falto de peso y con harian de mala calidad, contestan que son las autoridades las llamadas a velar por lo pedido en esta base.

La base que se refiere a los accidentes de trabajo, en cuyo piden los obreros que se les abone el jornal integro, es contestada por los patronos remitiendo a la ley.

Unidad Comunista en España


Unión Proletaria ,Partido del Trabajo Democrático y los exCJC Castilla La Mancha anuncian que se unificarán en una sola organización.

Las direcciones de las tres organizaciones (PTD, ExCJC CLM, UP) llevan varios meses trabajando en la elaboración de un programa, unos estatutos y una táctica-plan común. El debate conjunto entre los destacamentos ha dado como resultado el acuerdo ratificado por las tres direcciones de abrir un proceso en el que los destacamentos se fundirán en una sola organización.

El proceso ha sido abierto a las bases en las tres organizaciones que confluirán en una conferencia que consumará la unidad el día 5 de abril. Los principios fundamentales acordados por las tres organizaciones se fundamentan en el objetivo estratégico consecuente de conquistar el poder para la clase obrera para construir el socialismo, fase inferior del comunismo. Para ello se dotarán de una estructura que sea “firme en los principios, pero flexible en la táctica”, que busque fundamentalmente articular la lucha por la construcción del socialismo en España sumado a las amplias masas trabajadoras y populares.

Las organizaciones indican que para lograr su objetivo no pueden renunciar al objetivo estratégico del Socialismo diluyéndolo en las simples luchas por las reformas. Sin embargo también indican que este hecho no puede degenerar en una tendencia maximalista de despreciar las luchas parciales de las masas. “El reto se encuentra en construir un partido comunista con la firmeza de luchar por el poder obrero y el socialismo pero con la capacidad de conectar con las grandes masas obreras y populares mediante unas formas de lucha y un lenguaje que estas pueden entender. ¡Ya basta de renunciar a nuestros objetivos por un puñado de representantes públicos! ¡Ya basta de hablar para que solamente otros comunistas nos entiendan!” aseguró David Comas, secretario general del PTD, al anunciar el proceso.

Por ello la columna vertebral de la nueva organización combinará el estudio y la práctica. Para ello centrarán un doble esfuerzo en estar junto a los movimientos de masas y estudiar la actualidad de los clásicos del marxismo para trabajar, de manera revolucionaria, las circunstancias concretas y construir un proyecto para la revolución en España. “Nosotros estamos convencidos de que no podemos actuar correctamente sin estudiar y nuestro estudio no podrá ser fructífero si no tenemos los pies en el suelo. Por eso queremos acompañar al pueblo en sus diferentes luchas. Queremos estar en los sindicatos, queremos estar en el asociacionismo estudiantil, queremos estar en las asociaciones de vecinos, queremos estar en las organizaciones que defiendan los derechos de la mujer, queremos estar en todas aquellas protestas que exijan más democracia. Estaremos allá donde haya que denunciar el atropello represivo del Estado burgués. Pero no nos basta con estar, también necesitamos estudiar a los clásicos del marxismo, entenderlos y así lograr que nuestra práctica, ahora consciente, nos acerque a nuestro objetivo de manera efectiva. Si queremos fusionar el socialismo científico con el movimiento obrero esto es una exigencia” explicó Darío J, portavoz de los ExCJC de Castilla La Mancha.

Además las organizaciones han indicado que comparten el apoyo y solidaridad con las luchas de liberación nacional, con las fuerzas que mundialmente buscan construir el socialismo y con las experiencias de los países socialistas. Indican que la existencia de críticas no debe ser motivo para retirar el apoyo de estas experiencias. “Debemos defender las conquistas de la clase obrera en el mundo entero. Esto supone defender los avances conseguidos en las luchas por preservar la soberanía nacional frente al imperialismo en procesos como el venezolano y el bielorruso o la resistencia frente a la agresión imperialista, sea esta abierta y descarada o en forma de apoyo a grupos armados, de los pueblos sirio o libio. Pero sobre todo supone defender todas aquellas experiencias que buscan construir el comunismo como nueva sociedad. Con esto nos referimos a las experiencias que acercan a las masas obreras de los diferentes países a la toma del poder. Sin duda debemos apoyar las experiencias en las que el proletariado, con sus aciertos y sus errores, construyen piedra a piedra la nueva sociedad. Por ejemplo en la República de Cuba o la República Popular Democrática de Corea.” Aseguró Salvador Ramírez, representante de Unión Proletaria.

Las tres organizaciones indicaron que este proceso sólo debe ser un paso más en la unidad comunista. Remarcaron que el partido comunista no se construiría por sumar militantes o por autoproclamación, sino que sería consecuencia de lograr que el socialismo científico se fusionara de manera efectiva con el movimiento obrero, dando herramientas a la clase obrera para empoderarse y construir la nueva sociedad. Este hecho requerirá de un debate más amplio y la sintetización de más experiencias de estudio teórico y trabajo práctico, por lo que remarcar su interés en que esta unidad sea sólo uno de los capítulos de un proceso de reconstitución del partido comunista con el que esperan encontrarse con más militantes y destacamentos interesados en desarrollar esta necesidad histórica para la clase obrera en España.

Unión Proletaria.
Partido del Trabajo Democrático
Ex-CJC Castilla-La Mancha

Manifiesto de las Marchas de la dignidad

En 2014 nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, una situación límite, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos.
Millones de trabajadores y trabajadoras se encuentran sin empleo. Tener unas manos para trabajar; tener una carrera terminada; disponer de tu capacidad tanto manual como intelectual y no encontrar un trabajo digno es humillante. Se está desperdiciando el talento colectivo de una sociedad, hipotecando indefinidamente su futuro. Los trabajadores y trabajadoras no se merecen este atropello a nuestra dignidad colectiva.

Cientos de miles de familias han perdido su casa. No hay nada más inhumano que desalojar a una familia de su hogar, solo para alimentar la voracidad insaciable de unos banqueros sin escrúpulos. Banqueros a los que los estados siervos de la Troika alimentan a costa de empobrecer aún más a la clase trabajadora y a las personas más indefensas.

Mientras, la patronal, aprovechando el drama del paro masivo, aprieta las tuercas a la baja de los salarios y de las condiciones de trabajo a las personas que aún tienen un empleo. Trabajadores y trabajadoras que, ante la difícil situación, no pueden ni siquiera cuestionar su papel de meros explotados/as por el capital. El sistema intenta obligarnos a mostrar agradecimiento a los empresarios, convertidos por el sistema en benefactores de la sociedad. Es hora de repartir el trabajo y la riqueza, y que las personas trabajadoras puedan sentirse dueñas de su futuro.

Nuestra juventud no tiene posibilidad de forjar un proyecto de vida digno con las actuales políticas y se ve abocada a buscarse la vida en el extranjero como antes hicieron nuestros padres y abuelos.

Decimos no a un sistema patriarcal que nos arrastra a épocas del pasado, quitándonos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, negándonos la capacidad para decidir sobre si queremos o no ser madres, provocando la vuelta a los hogares para dedicarnos a la crianza.

Estamos sufriendo las políticas ejecutadas por el gobierno del PP al dictado de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea), consistentes en el robo de derechos y el empobrecimiento generalizado de la mayoría social. Estas políticas que se fundamentan en el pago de una Deuda ilegítima que no han contraído los ciudadanos y ciudadanas, son producto de la especulación bancaria y los excesos de los distintos gobiernos.

Privatizan lo rentable mientras nos recortan el presupuesto en salud, educación, dependencia, transportes públicos, agua, energía, comunicaciones, servicios sociales, etc.., lo que redunda negativamente en nuestros derechos ciudadanos. Se ríen de nuestros mayores que sufren una enorme pérdida de su poder adquisitivo, mientras ven como sus ahorros de toda la vida están secuestrados por la estafa bancaria de las preferentes y otros productos financieros delictivos.

El gobierno del PSOE, con el apoyo del PP, modificó el artículo 135 de la Constitución para que se priorice el pago de la deuda frente a los derechos y necesidades de las personas. Lo justificaron diciendo que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades y que había que ser austeros y, por tanto, era imperativo recortar el déficit. Sin embargo, no ha habido ningún recorte a la hora de inyectar decenas de miles de millones de euros para salvar a los bancos y especuladores.

Están aprovechando la crisis para recortar derechos. Estas políticas de recortes están causando sufrimiento, pobreza, hambre e incluso muertes y todo para que la banca y los poderes económicos sigan teniendo grandes beneficios a costa de nuestras vidas.

Porque nos han robado la libertad. Al capitalismo le sobran las libertades y los derechos de la mayoría social. Es un sistema que busca exclusivamente el beneficio privado de unos pocos y que nos lleva inexorablemente a una catástrofe medioambiental y social de alcance incalculable.

Para la mayoría social esta crisis-estafa está significando un gigantesco drama humano. Sin embargo, para una insignificante minoría supone un gran negocio. Y cuando se protesta, siempre obtenemos la misma respuesta: la represión y criminalización del sindicalismo de clase y de los movimientos sociales. Es un sistema que necesita la represión para mantenerse y que debe ser superado con la lucha en la calle.

La descomposición del régimen surgido de la Constitución del 78 se hace evidente debido a los mismos elementos presentes en su nacimiento, el cual tuvo lugar en contra del pueblo, está corroído por la corrupción y no tiene ninguna legitimidad. Los derechos y libertades nos han sido robados para favorecer los intereses de una minoría y asegurar sus beneficios, los mismos que nos han llevado a este estado de excepción social, a base de desmantelar la educación y la sanidad públicas, de reducir drásticamente las pensiones de nuestros mayores, de apoderarse de nuestras viviendas y de cerrar empresas, y despedir a miles de trabajadoras y trabajadores.

Los distintos Gobiernos se sitúan fuera de la legalidad, convierten en negocio los derechos que tanto costaron conquistar y sustentan la corrupción, un hecho generalizado pero no independiente del sistema económico, que forma parte de la estructura misma de esta sociedad y es indispensable para su desarrollo. Tanto los corruptores como los que se dejan corromper forman parte de este sistema injusto de producción y distribución de la riqueza.

Llamamos a los pueblos a que ejerzan su soberanía, alzando su voz de abajo arriba, democráticamente, para construir un proceso constituyente que garantice realmente las libertades democráticas, el derecho a decidir y los derechos fundamentales de las personas.
Desde la MARCHA DE LA DIGNIDAD 22M, consideramos que es importante articular una movilización unitaria, masiva y contundente contra las políticas que atentan contra los derechos humanos y la justicia social.

Una movilización contra el pago de la deuda, por el empleo digno, por la renta básica, por los derechos sociales, por las libertades democráticas, contra los recortes, la represión y la corrupción, por una sociedad de hombres y mujeres libres, una movilización contra un sistema, un régimen y unos gobiernos que nos agreden y no nos representan.

Exigimos, por tanto, que se vayan. Que se vaya el Gobierno del PP y, también, todos los gobiernos que recortan derechos sociales básicos, todos los gobiernos que colaboran con las políticas de la Troika.

Por eso hacemos un llamamiento a llenar de dignidad y rebeldía la capital del Estado español, Madrid, el 22 de Marzo. Ese día llegaremos columnas de todas las latitudes de la Península a Madrid y convocamos a los madrileños y madrileñas a salir a la calle e incorporarse a esa gran movilización de la mayoría social.
NO AL PAGO DE LA DEUDA.
NI UN RECORTE MÁS.
FUERA LOS GOBIERNOS DE LA TROIKA.
PAN, TRABAJO Y TECHO PARA TODOS Y TODAS.

Solidaridad con Pablo Hasel

Tras 2 años y medio esperando juicio por la detención acusado de “apología al terrorismo” por escribir y hacer canciones, llegaba la hora de pasar por la Audiencia Nacional otra vez, ese tribunal herencia del Tribunal de Orden Público franquista cuyo fin es la represión contra el antifascismo.

A las 9 de la mañana algunxs solidarios ya estaban a las puertas de la Audiencia dispuestos a mostrar su rechazo ante tal atropello a la libertad de expresión y criminalización de las ideas comunistas. El juicio lo pusieron en la Audiencia más lejana de las que tienen, así se evitaban que la concentración fuera por el centro de Madrid y que los transeuntes se preguntaran qué pasaba o por qué quieren condenar a 2 años de cárcel a alguien por escribir. Impidieron que la gente de la calle escuchara lo que las solidarias gritaban: “¡Libertad de expresión, Pablo Hasél absolución!” o “¡Vosotros, fascistas, sois los terroristas!”. Tampoco era casualidad que el juicio fuera el día antes del aniversario del 11 M, pues querían dejarme como un monstruo que apoya masacres que acaban sirviendo a los intereses del Estado, cuando nada más lejos de la realidad.
Ya con alrededor de 50 solidarios fuera, alguna pegatina nazi que habían dejado días antes por los alrededores algunos descerebrados y casi más policías, entré al juicio con el malestar de que sólo dejaran entrar a 6 acompañantes porque pusieron una sala pequeña para evitarse más apoyos y más testigos del juicio-farsa. Rodeado de policías y de funcionarias nerviosas por el carácter del juez, empezó el juicio justo al llegar este, aunque no hubieran entrado aún los acompañantes a la sala. Mientras, en la sala de al lado, juzgaban a numerosos vascos por el tema de las “herriko tabernas”. La Audiencia Nazi-onal haciendo honor a su herencia franquista luciéndose con más juicios-farsa.

El juez me hizo levantar para responder a las preguntas de la fiscal mientras algún medio de manipulación echaba fotos. Preguntado por si las canciones eran mías, evidentemente respondí que sí. En resumidas cuentas, las preguntas de la fiscal giraron entorno a posicionarme o no a favor de la lucha armada. Me preguntó una y otra vez que si seguía pensando lo mismo que en aquellas viejas canciones, si seguía celebrando las acciones contra los capitalistas, que por qué decía que el camarada Arenas es un héroe, etc. Le respondí que no tienen que decirme a quien debo admirar o no y que puedo celebrar lo que quiera, que si mañana me matan a mi y ella lo quiere celebrar, no habría ningún problema ni le pedirían prisión por ello, que las emociones no se pueden imponer ni controlar. Le recordé que la violencia revolucionaria de la que hablo en mis letras también viene en los libros de Marx, Lenin, el Che, etc, y que no por ello los ilegalizan, que como comunista que soy hablo de esta. Declaré que las acusaciones de apoyo a Al Qaeda eran falsas y una manipulación total, que evidentemente no apoyo a una organización anticomunista que asesina a inocentes y que fue impulsada por la CIA porque servía a sus intereses imperialistas, que tengo una canción dedicada a sus víctimas y que, preguntado por mi abogado, la de “Obama Bin Laden” mezcla a Obama y a Bin Laden porque ambos han servido para los macabros planes imperialistas y sus guerras de rapiña.

Me negué a responder alguna pregunta de la fiscal sobre lucha armada por la provocación en toda regla que suponía. Quiso llevarme a la condena pero jamás condenaré una acción contra los culpables y no tenemos porque permitir que nos obliguen a que algo nos parezca mal o bien. Esta mentía sobre la edad que tenía cuando se hicieron esas canciones, pues aseguraba que se hicieron a los 23, cosa imposible si fui detenido a los 23 y estas ya tenían varios años. Tuve que recordarle, como declaré ante el juez tras ser detenido, que mis ideas no las pueden cambiar. La fiscal repetía las numerosas visitas que tenían mis canciones y la ofensa que eso supone para las “víctimas del terrorismo” y ahí desnudó el motivo de mi detención: no soportan que llegue a bastante gente mi denuncia contra su terrorismo de Estado.

Luego vino alguna pregunta del abogado y su defensa, que se basó en defender la libertad de expresión y en denunciar que habían cogido sólo las frases que les interesaban sin analizar el significado completo de la canción por su propia conveniencia. También dijo que carecía de sentido que dijeran que las “víctimas del terrorismo” se sentían ofendidas si en la sala no había una sola denunciando mis canciones. Cosa que vuelve a desenmascarar el verdadero motivo de la detención: crear conciencia y hablar de cosas que quieren ocultar, como los presos políticos antifascistas.

Escasos minutos después tomaron declaración los policías encargados de mi detención y de la investigación de las canciones, protegidos por un biombo, como si no me acordara de sus caras, como si fuera una peligrosa mafia que les pudiera hacer algo luego, ridículo. Contaron cómo habían escuchado todas mis canciones y que escogieron algunas que les parecieron constituyentes de delito. Lo que no contaron es se me llevaron camisetas, libros, etc.

Después vino mi último turno de palabra en el que dije que quedaba de sobras demostrado que la fiscal mentía con mi edad, con la acusación de apoyo a Al Qaeda, etc. El juez me gritó que no iba a tolerarme que insultara a la fiscal y es que ellos pueden llamarme terrorista pero yo no tengo derecho a llamarles mentirosos pese a quedar demostrado que lo son. Defendí que por su regla de tres, también quedaría detenido el director de la película sobre el Che por “apología a la lucha armada” y tantos más. ¿Cuántas expresiones artísticas serían apología a la lucha armada? Además ellos mismos practican la lucha armada cuando mandan a la policía que nos abra la cabeza por protestar por nuestros derechos, su hipocresía y doble moral no tiene límites. También apunté que de haberme detenido sólo por mis canciones no hubieran entrado en mi domicilio poniéndolo patas arriba porque hubiera bastado con descargarlas de la red, es decir, que había otros intereses como el de crear miedo, etc. Añadí que es curioso que siempre hablen de las mismas “víctimas” y que los que se alegran cuando se asesinan inmigrantes o llaman en sus escritos a asesinar más, jamás son juzgados. Que puestos a hablar de víctimas, yo fui una víctima de su represión y de sus falsas acusaciones para manipular, como el supuesto apoyo a Al Qaeda que tuvo el fin de intoxicar a la gente para que les pareciera bien mi detención.

Tras mi última palabra el juicio quedó visto para sentencia y en teoría, en dos semanas, han de decir qué condena me cae. Informaré en cuánto lo sepa. Muchas gracias a todas y a todos quienes habéis denunciado esta injusticia. No ha sido un juicio contra Pablo Hasel, ha sido un juicio contra la juventud combativa, contra la libertad de expresión.

SIGUE LA RESISTENCIA

Pablo Hasél

El Salvador:videos del triunfo del FMLN



Video del Maidan con Ucraniana rodado por Hollywood

Video sobre la "revolución ucraniana" creado por Productoras Norteamericanas.
Original de la noticia
Hace casi un mes, justo antes de la "Revolución de Febrero" en el Maidan, en Internet circulaba un video "I - Ucrania." Una bonita chica llamada Julia Marushevska hacia un llamado de forma apasionadamente por el apoyo a "un levantamiento popular contra la tiranía." "La libertad en nuestros corazones! La libertad en nuestras mentes! Y ahora os pido que ayuden a llevar la libertad a nuestro país. Somos gente civilizada, pero nuestros gobernante son bárbaro "- afirmaba la chica.

Este video circulo por las redes sociales teniendo más de 7 millones de visitas.
Y ahora que se supo que en la creación de este video estuvierondirectamente involucrados estadounidenses. para realizar la fotografia principal que circulo por el ciberespacio  fue realizado por  el fotógrafo profesional británico de revistas Graham Mitchell.contratado  por el director de Hollywood - Ben Moisés.
Reconocido autores reconocen que el inspirador del proyecto fue el profesor Larry Diamond, de la Universidad de Stanford, él está directamente vinculado a la Fundación Nacional para la Democracia. Por lo tanto, fueron quienes participaron en la "revolución naranja" de Ucrania en 2004.
Y otro detalle interesante. El mismo productor estuvo involucrado en la creación de otra película histórica, aunque destinado para la televisión. Se hizo en el otoño de 1990, cuando Internet estaba naciendo. en Cinta se veia sollozar a una niña Kuwaiti de 15 años de edad, afirmando que vio como al  hospital llegaron soldados iraquíes con armas. Los recién nacidos prematuros fueron sacados de las incubadoras y los dejaron morir en el frío suelo. este video fue emitido en todos los canales, dicho video se visiono  en el Consejo de Seguridad de la ONU presentado por el presidente George HW Bush, se repitio hasta 10 veces por parte de los medios. A los tres meses, los EE.UU. y sus aliados occidentales lanzaron la "Operación Tormenta del Desierto."
Y luego resultó que la historia está completamente fabricada a pedido del Departamento de Estado. Atrocidades iraquíes contra los prematuros fue de PR ficción, y la niña 15 años de edad, - hija del embajador de Kuwait en el Reino Unido.
Se conoce hace bastante tiempo l que algunas noticias  son fabricado y distribuido por el Departamento de Estado y las grandes empresas públicas, . Hace varios años, los expertos de la organización sin fines de lucro "Center for Media and Democracy" estuvieron monitoreando durante 10 meses la emisión de 77 canales, de los cuales los espectadores son la mitad de la población de los EE.UU.. Resultó que los programas fueron orientados para inducir a que el publico se interesara por el anuncio de una marca publicitaria o ser convencido de un determinado punto de vista.


Recopilación de casos de manipulación mediática contra el gobierno de Venezuela

Informacion por la verdad
Recopilación de casos de manipulación mediática contra el gobierno de Venezuela
Compartimos un artículo que nos comparten, del blog debate en mi cabeza con un excelente y extenso trabajo de recopilación de imágenes y virales de redes sociales que se están empleando los opsitores para legitimar su escalada
golpista y como propaganda contra el Gobierno de venezuela.Como todo en las redes sociales, aunque falto de contenido el
mensaje cala hondo y se extiende rápido.Un debate en mi cabeza | 17 de febrero de 2014

En Abril de 2002 la oposición venezolana trató de derrocar al presidente electo de Venezuela a través de un Golpe de
Estado. Hoy al igual que entonces, la derecha pretende desestabilizar el país bolivariano y para ello vuelve a retomarla estrategia de manipulación mediática que tan buenos Resultados les dio entonces. La manipulación es tan burda que es fácilmente detectable a través de los uniformes de la policía o de la publicación y amplia difusión de las fotos en cuestión hace varios meses.

A pesar de todo no deja de ser muy peligroso permitir la difusión de tales falsedades en un escenario como el de
Venezuela en el que las élites y el gobierno de EEUU buscan continuamente excusas para poder desmontar el proceso
revolucionario iniciado democráticamente por el fallecido Hugo Chávez.

Aquí una recopilación de ejemplos de esa manipulación:Uno de los casos más difundidos es el de esta fotografía de Egipto tomada durante las movilizaciones para derrotar a Mubarack, y que la oposición venezolana, así como diferentes medios de comunicación opositores han tratado de hacer pasar por Venezuela. Como veremos, en esta foto, al igual que en de la policía ni siquiera guardan parecido con los de los ABC e Intereconomía: MMCC de la extrema derecha español.

En la siguiente foto, han tratado de hacer pasar por una movilización de la oposición en Venezuela, la cadena humana que tuvo lugar en Septiembre de 2013 para pedir la independencia de Cataluña:

Noticia sobre las protestas en Venezuela aparecida en el diario digital DolarToday, ilustrada con una imagen de una protesta en Rusia. Los uniformes son claramente rusos y se puede apreciar incluso la bandera rusa en los brazos de los agentes:

A continuación, twiteros opositores utilizan fotografías de la guerra de Siria acompañadas por textos en los que intentan hacer creer que esas imágenes corresponden a la represión contra los estudiantes en Venezuela:

Twiteros opositores y medios de comunicación hacen pasar por venezolanas, imágenes de protestas estudiantiles ocurridas en Chile hace unos meses. Nuevamente los uniformes de los agentes, así como la fecha de las fotografías delatan la falsedad de la información:

Medios de comunicación opositores utilizan fotos antiguas de la policía venezolana y de otros sucesos ocurridos en Venezuela, como si se tratasen de casos de represión de las protestas de estos días. Nuevamente uno de estos medios es DolarToday:
Twiteros opositores hacen pasar por represión en Venezuela, fotografía de disturbios en Grecia en los que aparece el conocido como “perro antisistema de Atenas” Lukanikos.


Nuevamente la manipulación vuelve a caer por su propio peso. Foto de protestas en Rio de Janeiro en Junio de 2013, hecha pasar por las protestas de estos días en Venezuela. Los uniformes de la policía y la propia fecha de publicación de la foto delatan la falsedad:

Fotografía del jerezano Daniel Casares Román, sacada en un país asiático y hecha pasar por represión policial contra la prensa en Venezuela:

Otro caso flagrante de burda manipulación es el siguiente. La fotografía corresponde a Unai Romano, preso vasco torturado en 2001 por la Guardia Civil Española. La derecha venezolana ha intentado hacerla pasar por la foto de un estudiante torturado tras ser arrestado en las protestas:


Otro tweet difundido por la oposición fue el de una supuesta violación de una manifestante a manos de la policía. Para ilustrarlo adjuntaron una fotografía extraída de un vídeo pornográfico de una página web. De nuevo la manipulación cae por su propio peso:

En Tachira, los manifestantes opositores han destrozado un monumento que constaba de una vieja tanqueta y posteriormente la cruzan en la carretera y hacen pasar el acto como una victoria sobre la GNB al haber, supuestamente, capturado la tanqueta a la policía durante los enfrentamientos

Quizás una de los casos de manipulación más vergonzosos es el siguiente.
Algunos twiteros hacían pasar por Venezuela estas fotos de recién nacidos durmiendo en cajas en un hospital, cuando realmente la fotografía corresponde a un hospital hondureño



Caracas, febrero 23 – Uno de los anclas de CNN, Carlos Montero tuvo que retractarse por haber publicado una falsa foto haciendola pasar como venezolana cuando en realidad corresponde a Singapur.
El equipo web de la televisión ecuatoriana a través de su cuenta en Twitter @tvecuador, publicó el tuit del recule.
Algunos medios internacionales comienzan por fin a contrastar las imagenes falsas.
En el caso español, al llegar imágenes que ellos saben que son españolas y no venezolanas publican las dos versiones comenzando a tumbar el engaño mediático.
Así le pasó al ancla de CNN cuando le comenzaron a enviar imágenes que él daba como venezolanas.

APORREA.ORG
comments
IREMOS AMPLIANDO ESTA LISTA SEGÚN VAYAN APARECIENDO MÁS CASOS COMO ESTOS. SE AGRADECE COLABORACIÓN Y DIFUSIÓN.
FUENTE:Un debate en mi cabeza

)

Comunicado de los Partidos Comunistas y Obreros sobre Ucrania


Los recientes acontecimientos dramáticos en Ucrania no constituyen “una victoria de la democracia”, de los supuestos “revolucionarios” según describen los medios de comunicación de los EE.UU. y de la Unión Europea, sino un desarrollo peligroso sobre todo para el propio pueblo de Ucrania.
Cosacos en Simferopol-Crimea
En la “superficie” política surgieron, con la ayuda de la Unión Europea y de los EE.UU., fuerzas políticas reaccionarias, descendientes ideológicos de los nazis que además de destruir las oficinas de sus oponentes, están organizando persecuciones políticas y prohibiciones de partidos, sobre todo contra los comunistas, incluso con leyes racistas a expensas de la población rusohablante, como las que existen los últimos veinte años en los países del Báltico europeo, con el apoyo político abierto de la Unión Europea.
Los partidos comunistas y europeos que suscribimos este Comunicado Común:

Expresamos nuestro apoyo y solidaridad con los comunistas de Ucrania, en primer lugar con los que en muchos casos salieron a las calles para defender los monumentos de Lenin y los demás monumentos soviéticos y antifascistas, que estaban en el “punto de mira” de la “limpieza” ideológica de la historia que han intentado los grupos armados nacionalistas-fascistas

Condenamos los EE.UU. y la Unión Europea por involucrarse abiertamente en los asuntos internos de Ucrania, por el apoyo directo que ofrecieron y siguen ofreciendo a los grupos fascistas armados, apoyando un revanchismo histórico, a expensas del resultado de la II Guerra Mundial, convirtiendo el anticomunismo en su política oficial, así como embelleciendo los grupos fascistas, su ideología y actividad criminal, promoviendo la división del pueblo de Ucrania, con persecuciones planificadas a expensas de la población rusohablante de Ucrania.
Cabe señalar lo peligrosas que son las posiciones de fuerzas oportunistas, que difunden ilusiones de que puede haber otra “Unión Europea mejor”, “otro acuerdo mejor de asociación de la Unión Europea con Ucrania”. La Unión Europea, al igual que cada unión capitalista interestatal, es una alianza depredadora que tiene un carácter profundamente reaccionario, que no puede ser favorable al pueblo, que actúa y sigue actuando en contra de los derechos obreros y populares y los pueblos.

Destacamos que los acontecimientos en Ucrania están relacionados con la intervención de la Unión Europea y de los EE.UU., son el resultado del antagonismo duro de estas potencias con Rusia, sobre el control de los mercados, de las materias primas y la red de transporte del país. Pero el pueblo de Ucrania y todos los demás pueblos de Europa no sirven sus intereses si se ponen al lado de uno u otro imperialista, de una u otra alianza depredadora.
La clase obrera y los sectores populares de Ucrania tienen interés en impedir su “atrapamiento” en dilemas nacionalistas, de división, en base a particularidades étnicas, lingüísticas y religiosas y promover sus intereses clasistas comunes, trazar su propio camino de la lucha de clases, por sus derechos y por el socialismo. El socialismo sigue siendo más actual y necesario que nunca. Esta es la perspectiva contra cualquier unión capitalista interestatal para que abra el camino por una economía y una sociedad que no funcione en base a la rentabilidad, sino en base a las necesidades de los trabajadores.

PC de Albania
Partido Argelino por la Democracia y el Socialismo
Tribuna Democrática Progresista, Bahrein
Partido Obrero de Bangladesh
PC Brasileño
Nuevo PC Británico
PC de Canadá
PC en Dinamarca
PC de Dinamarca
PC Alemán
PC Unificado de Georgia
PC de Grecia
PC de Irlanda
PO de Irlanda


  • PC Jordano



  • PC de México



  • Nuevo PC de los Países Bajos



  • PC de Noruega



  • PC de Pakistán



  • PC Filipino (PKP-1930)



  • PC de Polonia



  • PC de la Federación Rusa



  • PC Obrero Ruso



  • PC de la Unión Soviética



  • Nuevo PC de Yugoslavia



  • PC de los Pueblos de España



  • PC Sudanés



  • PC de Suecia



  • PC Sirio

  • PC de Turquía
    Unión de Comunistas de Ucrania

    ..............
    Partidos que no forman parte de la Lista Solidnet
    Partido del Trabajo de Austria
    Unión de Comunistas de Bulgaria
    PC Danés
    Partido Comunista Obrero - Por la paz y el socialismo, Finlandia
    Polo de Renacimiento Comunista en Francia
    Unión de Revolucionarios Comunistas de Francia
    PC de Italia
    Resistencia Popular, Moldavia
    Partido Comunista, Suecia

    Recordemos a Hugo Chavez como se merece











    Sobre las cooperativas

    V. I. Lenin
    Me parece que en nuestro pais no se presta la  suficiente atencion a las cooperativas. Es poco  probable que todos comprendan que ahora, a partir  de la Revolucion de Octubre e independientemente  de la Nep (por el contrario, en este sentido habria que  decir: precisamente gracias a la Nep), las  cooperativas adquieren en nuestro pais una  importancia verdaderamente extraordinaria. En los  suenos de los viejos cooperativistas hay mucha  fantasia. A menudo resultan comicos por lo
    Cooperativa agricola en la Rep.Democratica de
    Afganistan construida por la URSS.
    fantasticos. Pero ¿en que consiste esa fantasia? En  que la gente no comprende la importancia  fundamental, la importancia cardinal de la lucha  politica de la clase obrera por derrocar la dominacion  de los explotadores. Hoy es ya un hecho ese
    derrocamiento en nuestro pais, y mucho de lo que  parecia fantastico, incluso romantico y hasta trivial  en los suenos de los viejos cooperativistas, se  convierte ahora en una realidad de lo mas natural.

    En efecto, dado que en nuestro pais el poder del  Estado se encuentra en manos de la clase obrera y  que a este poder estatal pertenecen todos los medios  de produccion, solo nos queda, en realidad, por cumplir la tarea de organizar a la poblacion en
    cooperativas. Con la maxima organizacion de los trabajadores en cooperativas, alcanza por si mismo su objetivo ese socialismo que antes suscitaba legitimas burlas, sonrisas y desden entre los que estaban convencidos, y con razon, de que era necesaria la lucha de clase, la lucha por el poder politico, etc.
    Ahora bien, no todos los camaradas se dan cuenta de la importancia gigantesca e inabarcable que adquiere ahora para nosotros la organizacion de cooperativas en Rusia. Con la Nep hicimos una concesion al campesino como comerciante, hicimos una concesion al principio del comercio privado; de ello precisamente dimana (al contrario de lo que algunos creen) la gigantesca importancia de las cooperativas.
    En el fondo, todo lo que necesitamos es organizar con las suficientes amplitud y profundidad en cooperativas a la poblacion rusa durante la dominacion de la Nep, pues ahora hemos encontrado el grado de conjugacion de los intereses privados, de
    los intereses comerciales privados, de su comprobacion y control por el Estado, el grado de su subordinacion a los intereses generales, lo que antes constituia la piedra de toque para muchisimos socialistas. En efecto, todos los grandes medios de produccion en poder del Estado, y el poder del Estado en manos del proletariado; la alianza de este proletariado con millones y millones de campesinos pequenos y muy pequenos; la garantia de la direccion de los campesinos por el proletariado, etc., ¿acaso no es eso todo lo que se necesita para edificar la sociedad socialista completa, partiendo de las cooperativas, y nada mas que de las cooperativas, a las que antes tratabamos de mercantilistas y que hoy, durante la Nep, merecen tambien, en cierto modo, el mismo trato? ¿Acaso no es eso todo lo imprescindible para edificar la sociedad socialista completa? Eso no es todavia la edificacion de la sociedad socialista, pero si todo lo imprescindible y lo suficiente para edificarla.

    Pues bien, esta circunstancia es desestimada por muchos de los dedicados al trabajo practico. Entre nosotros hay menosprecio por las cooperativas, sin comprenderse la excepcional importancia que tienen, primero, desde el punto de vista de los principios (la propiedad de los medios de produccion en manos del Estado); segundo, desde el punto de vista del paso a un nuevo orden de cosas por el camino mas sencillo, facil y accesible para el campesinado.

    Y eso es, repitamoslo, lo principal. Una cosa es fantasear sobre toda clase de asociaciones obreras para construir el socialismo, y otra aprender a construir en la practica de manera que cada pequeiio campesino pueda colaborar en esa construccion. A ese grado hemos llegado ahora. Y es indudable que, una vez alcanzado, lo aprovechamos muy poco.

    Al pasar a la Nep, nos hemos excedido no en el sentido de haber dedicado demasiado lugar al principio de la libertad de industria y comercio, sino en el sentido de que nos hemos olvidado de las cooperativas, las subestimamos y hemos comenzado ya a olvidar su gigantesca importancia en los dos ante citados aspectos de su significacion.

    Me propongo ahora conversar con el lector sobre lo que puede y debe hacerse en la practica, por el momento, partiendo de ese principio "cooperativista". <^Con que recursos se puede y debe comenzar a desarrollar hoy mismo ese principio
    "cooperativista", de manera que sea evidente para todos y cada uno su significado socialista?

    V. I. Lenin

    Es necesario organizar en el aspecto politico las cooperativas de suerte que no solo disfruten en todos los casos de ciertas ventajas, sino que estas ventajas sean de indole puramente material (el tipo de interes bancario, etc.)- Es necesario conceder a las cooperativas creditos del Estado que superen, aunque sea en poco, a los concedidos a las empresas privadas, hasta alcanzar incluso el nivel de los creditos para la industria pesada, etc.

    Todo regimen social surge exclusivamente con el apoyo fmanciero de una clase determinada. Huelga recordar los centenares y centenares de millones de rublos que costo el nacimiento del capitalismo "lib re". Ahora debemos comprender, para obrar en consecuencia, que el regimen social al que debemos prestar hoy dia un apoyo extraordinario es el cooperativista. Pero hay que apoyarlo en el verdadero sentido de la palabra, es decir, no basta con entender por tal apoyo el prestado a cualquier intercambio cooperativista, sino el prestado a un intercambio de este tipo en el que participen efectivamente verdaderas masas de la poblacion. Conceder una prima al campesino que participe en el intercambio de las cooperativas es, sin duda, una forma certera, pero, al mismo tiempo, hace falta comprobar esa participacion, el grado en que se hace a conciencia y de buena fe; ese es el quid de la cuestion. Cuando un cooperativista llega a una aldea y organiza alii una cooperativa de consumo, la poblacion, hablando en rigor, no participa en eso para nada, pero, al propio tiempo, y guiada por su ventaja personal, se apresurara a probar a participar en ella.

    Esta cuestion tiene tambien otro aspecto. Nos queda ya muy poco por hacer, desde el punto de vista del europeo "civilizado" (ante todo, del que sabe leer y escribir), para hacer participar, y no de una manera pasiva, sino activa, a toda la poblacion en las operaciones de las cooperativas. Hablando con propiedad, nos queda por hacer "solo" una cosa: elevar a nuestra poblacion a tal grado de "civilizacion" que comprenda todas las ventajas de la participacion de cada cual en las cooperativas y
    organice esta participacion. Eso "nada mas".

    Ninguna otra sabiduria se necesita ahora para, pasar al socialismo. Mas, para hacer realidad ese "nada mas", se precisa toda una revolucion, toda una etapa de desarrollo cultural de las masas del pueblo. Por eso nuestra norma debe ser: las menos lucubraciones y los menos artificios posibles. En este sentido, la Nep es ya un progreso, pues se adapta al nivel del campesino mas corriente y no le exige nada superior. Mas, para lograr, mediante la Nep, que tome parte en las cooperativas el conjunto de la poblacion, se necesita toda una epoca historica que, en el mejor de los casos, podemos recorrer en uno o dos decenios.

    Pero sera una epoca historica especial, y sin pasar por esa epoca historica, sin lograr que todos sepan leer y escribir, sin un grado suficiente de comprension, sin acostumbrar en grado suficiente a la poblacion a leer libros y sin una base material para ello, sin ciertas garantias, por ejemplo, contra las malas cosechas, contra el hambre, etc., no podremos alcanzar nuestro objetivo. Todo depende ahora de que sepamos combinar ese impetu revolucionario, ese entusiasmo revolucionario que ya hemos demostrado lo suficiente y coronado con exito completo, de que sepamos combinarlo con las dotes de (aqui estoy casi dispuesto a decirlo) mercader inteligente e instruido, lo que basta en absoluto para ser un buen cooperativista. Por dotes de mercader entiendo el saber ser un mercader culto. Que se lo aprendan bien los rusos o simplemente los campesinos, los cuales creen que, como trafican, ya saben comerciar. Se equivocan de medio a medio. Trafican, pero de eso a saber ser un comerciante culto va un gran trecho.
    Ahora trafican a lo asiatico, mientras que para saber comerciar hay que hacerlo a lo europeo. Y de eso los separa toda una epoca.

    Acabo: hay que conceder una serie de privilegios economicos, fmancieros y bancarios a las cooperativas; en eso debe consistir el apoyo prestado por nuestro Estado socialista al nuevo principio de organizacion de la poblacion. Pero, con ello, el problema se plantea solo a grandes rasgos, ya que sigue sin concretar ni describir con pormenores todo el fondo practico del problema, es decir, hay que saber encontrar la forma de las "primas" (y las condiciones de su entrega) que concedemos por la organizacion de la poblacion en cooperativas, la forma de las primas que nos permita prestar una ayuda suficiente a las cooperativas y preparar a cooperativistas cultos. Ahora bien, cuando los medios de produccion pertenecen a la sociedad, cuando es un hecho el triunfo de clase del proletariado sobre la burguesia, el regimen de los cooperativistas cultos es el socialismo.

    4 de enero de 1923.

    II

    Siempre que he escrito algo de la nueva politica economica he citado mi articulo de 1918 sobre el capitalismo de Estado . Eso hizo dudar en mas de una ocasion a algunos camaradas jovenes. Pero sus dudas giraban sobre todo en torno a cuestiones politicas abstractas.

    Creian que no se debia calificar de capitalismo de Estado a un regimen en el que los medios de produccion pertenecen a la clase obrera y en el que esta es duena del poder estatal. Sin embargo, no se daban cuenta de que yo utilizaba el calificativo de "capitalismo de Estado", primero, para establecer el nexo historico de nuestra posicion actual con la posicion que ocupe yo en mi polemica contra los llamados comunistas de izquierda; entonces yo

    Vease la presente edicion, t. 8. (N. de la Edit.)

    Sobre las cooperativas demostraba ya tambien que el capitalismo de Estado seria superior a nuestra economia contemporanea; lo que me importaba entonces era dejar sentado el nexo de continuidad entre el habitual capitalismo de Estado y el extraordinario, incluso excesivamente extraordinario capitalismo de Estado, al que me referi al iniciar al lector en la nueva politica economica.
    Segundo, para mi fue siempre de gran importancia el objetivo practico. Y el objetivo practico de nuestra nueva politica economica consistia en arrendar empresas para que las explotasen en regimen de concesion; empresas que, sin duda alguna, harian en nuestras circunstancias un tipo de capitalismo de Estado ya puro. En ese aspecto trataba yo el capitalismo de Estado.

    Pero existe otro aspecto mas de la cuestion, por el cual podriamos necesitar el capitalismo de Estado o, al menos, trazar un paralelo con el. Se trata de las cooperativas.

    Es indudable que las cooperativas en un Estado capitalista son instituciones capitalistas colectivas.
    Tampoco hay duda de que, en nuestra actual realidad economica, cuando al lado de empresas capitalistas privadas -habiendose socializado sin falta la tierra y teniendolas bajo el control obligatorio del poder del Estado, que pertenece a la clase obrera- hay empresas de tipo socialista consecuente (cuando tanto los medios de produccion como el suelo en que se halla enclavada la empresa y toda ella en su conjunto pertenecen al Estado), se plantea el problema de un tercer tipo de empresas que antes no eran independientes desde el punto de vista de su importancia de principios, a saber: las empresas cooperativas. En el capitalismo privado, la diferencia existente entre empresas cooperativas y empresas capitalistas es la misma que hay entre empresas colectivas y empresas privadas. En el capitalismo de Estado, las empresas cooperativas se diferencian de las empresas capitalistas de Estado, primero, en que son empresas privadas y, segundo, en que son empresas colectivas. En nuestro regimen actual, las empresas cooperativas se diferencian de las empresas capitalistas privadas en que son colectivas, pero no se distinguen de las empresas socialistas siempre y cuando se hayan establecido en un terreno del Estado
    y empleen medios de produccion pertenecientes al Estado, es decir, a la clase obrera.

    Esta circunstancia es la que no tomamos lo suficiente en cuenta cuando discutimos de las cooperativas. Se relega al olvido que las cooperativas adquieren en nuestro pais, gracias a la peculiaridad de nuestro regimen politico, una importancia excepcional por completo. Si dejamos a un lado las empresas en regimen de concesion, que, por cierto, no han alcanzado en nuestro pais un desarrollo importante, las cooperativas coinciden totalmente a cada paso, en nuestras circunstancias, con el socialismo.

    Explicare mi idea: ¿En que consiste la fantasia de los planes de los viejos cooperativistas, empezando por Roberto Owen? En que sonaban con la transformacion pacifica de la sociedad moderna mediante el socialismo, sin tener en cuenta cuestiones tan fundamentales como la lucha de las clases, la conquista del poder politico por la clase obrera y el derrocamiento de la dominacion de la clase de los explotadores. Por eso tenemos razon para ver en ese socialismo "cooperativista" una pura fantasia, algo romantico y hasta trivial por sus suenos de transformar, mediante el simple agrupamiento de la poblacion en cooperativas, a los enemigos de clase en colaboradores de clase, y a la guerra de las clases en paz entre las clases (la llamada paz civil).

    No cabe duda de que, desde el punto de vista de la tarea fundamental de nuestros dias, nosotros teniamos razon, ya que sin la lucha de la clase obrera por el poder politico del Estado no se puede poner en practica el socialismo.

    Pero fijaos como ha cambiado la cosa ahora, una vez que el poder del Estado se halla en manos de la clase obrera, una vez que el poder politico de los explotadores ha sido derrocado, y todos los medios de produccion (excepto los que el Estado obrero, voluntariamente y con ciertas condiciones, otorga por algun tiempo en regimen de concesion a los explotadores) estan en manos de la clase obrera.

    Ahora tenemos derecho a afirmar que, para nosotros, el simple desarrollo de las cooperativas es identico (salvo la "pequena" excepcion precitada) para nosotros al desarrollo del socialismo, y, a la vez, nos vemos obligados a reconocer el cambio radical que se ha operado en todo nuestro punto de vista sobre el socialismo. Ese cambio radical consiste en que antes poniamos y debiamos poner el centro de gravedad en la lucha politica, en la revolucion, en la conquista del poder, etc. Ahora el centro de gravedad se desplaza hacia la labor pacifica de organizacion "cultural". Estoy dispuesto a afirmar que el centro de gravedad se trasladaria en nuestro pais hacia la obra de la cultura, de no ser por las relaciones internacionales, de no ser porque hemos de pugnar por nuestras posiciones a escala internacional. Pero si dejamos eso a un lado y nos limitamos a nuestras relaciones economicas interiores, el centro de gravedad del trabajo se reduce hoy en realidad a la obra cultural.

    Se nos plantean dos tareas principales, que hacen epoca. Una es la de rehacer nuestra administracion publica, que ahora no sirve para nada en absoluto y que tomamos integramente de la epoca anterior; no hemos conseguido rehacerla seriamente en cinco años de lucha, y no podiamos conseguirlo. La otra estriba en nuestra labor cultural entre los campesinos.
    Y el objetivo economico de esta labor cultural entre los campesinos es precisamente organizarlos en cooperativas. Si pudieramos organizar en cooperativas a toda la poblacion, pisariamos ya con ambos pies terreno socialista. Pero esta condicion, la de organizar a toda la poblacion en cooperativas, implica tal grado de cultura de los campesinos (precisamente de los campesinos, pues son una masa inmensa), que es imposible sin hacer toda una revolucion cultural.

    V. I. Lenin



    Nuestros adversarios nos han dicho muchas veces que emprendemos una obra descabellada, al implantar el socialismo en un pais de insuficiente cultura. Pero se equivocaron al decir que nosotros no comenzamos en el orden que indicaba la teoria (de todo genero de pedantes), y la revolucion politica y social en nuestro pais precedio a la revolucion cultural, a esa revolucion cultural ante la que nos encontramos ahora, pese a todo.

    Hoy nos basta con esta revolucion cultural para llegar a convertirnos en un pais completamente socialista, pero esa revolucion cultural presenta increibles dificultades para nosotros, tanto en el aspecto puramente cultural (pues somos analfabetos) ,como en el aspecto material (pues para ser cultos es necesario cierto desarrollo de los medios materiales de produccion, se precisa cierta base material).

    6 de enero de 1923.

    Publicado por primer a vez el 26 y el 27 de mayo
    de 1923 en los nums. 115 y 116 de "Pravda".
    T. 45,pags. 369-377.