Translate,translator,traducteur,Übersetzer, traduttore,tradutor,переводчик

Sunday, January 31, 2016

Pueblo boliviano respalda en las calles repostulación de Evo Morales

Domingo, 31 enero, 2016, 10:13

Multitudinaria marcha en la ciudad de La Paz a favor del "Si" para la reelección de Evo Morales, 30 de enero de 2015.
Con consignas como “Evo sí, derecha no”, obreros, estudiantes, campesinos y movimientos sociales expresaron su respaldo al mandatario boliviano.
Agrupaciones sociales y políticas de Bolivia marcharon este domingo por la capital del país en apoyo a la campaña por el Sí para el referendo constitucional, previsto para el próximo 21 de febrero, y con el cual se podría habilitar la repostulación del presidente Evo Morales en las elecciones generales de 2019.
Con banderas de Bolivia y consignas como “Evo sí, derecha no”, simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), estudiantes, campesinos, obreros, indígenas y profesionales, manifestaron su respaldo al dignatario boliviano y resaltaron la gestión impulsada por la llamada Revolución Democrática Cultural.
“Necesitamos continuar con este proceso de cambio, necesitamos que alguien se pare y diga ‘tengo que seguir haciendo obras'”, dijo Nicolás Quispe, uno de los marchantes, quienes recorrieron parte de la zona de Villa Armonía en La Paz.
Por otro lado, simpatizantes de la opositora Unidad Nacional también recorrieron las calles de La Paz con una caravana, que aunque en menos cantidad, promovió el rechazo a la reforma constitucional.
En la víspera, miles de jóvenes de la ‘Generación 2025′, realizaron una manifestación con un mosaico humano en apoyo al Sí en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).
Asimismo, el viernes un grupo de 11 alcaldes de La Paz se sumaron a la campaña por el referendo constitucional en apoyo al dignatario boliviano.
El próximo 21 de febrero se celebrará el referendo constitucional en Bolivia, en el que pueblo decidirá si Evo Morales podrá ser postulado para un próximo mandato.
El Ejecutivo ha retirado en varios oportunidades, que su interés en un nuevo periodo obedece a culminar proyectos gubernamentales en beneficio de la población más necesitada.
Según encuestas locales, la gestión de Evo tiene el 57 por ciento de aprobación.
LibreRed/ABI

Las Arenas 1941: un "campo de exterminio" a las puertas de Sevilla.

Maria Serrano – andaluces.es
DSC_1138Muchos de los octogenarios del pueblo recuerdan en La Algaba (Sevilla) aquel campo donde vivía Baltasar. En su memoria oral quedaría grabada para siempre una frase: “Eres más malo que Baltasar”. Aquel hombre foráneo, de gesto serio y agresivo, era el primer director del campo de concentración de las Arenas, ubicado en este municipio sevillano. “Un verdadero campo de exterminio”, relata María Victoria Fernández Luceño, investigadora de este lugar. Terminada la guerra, el régimen quiso matar de hambre a la población mendiga de la ciudad de Sevillacreando un verdadero campo de concentración para vagos y maleantes. Fernández recuerda que “más de la mitad de los prisioneros murió en aquel paraje, donde no les daban apenas alimento ni permiso de salida”. El ayuntamiento de la localidad ha iniciado la exhumación de los restos de las posibles 144 víctimas de esta barbarie en la zona del antiguo cementerio.
María Victoria escribiría en el año 2003 el libro ‘Miseria y represión en Sevilla’, permitiendo que saliera a la luz el primer campo de exterminio que había existido en Andalucía. Entre el año 41 y 42 este campo funcionó “por la necesidad de dar albergue y trabajo a los mendigos reincidentes para retirarlos de la calle y así evitar las enfermedades infecto-contagiosas que podían propagar”. Esta historiadora se quedó atónita con cada nueva ficha que abría en el archivo histórico militar de Sevilla. “Muchos de los que acabaron en este campo venían de otras zonas donde la guerra había durado mucho tiempo. Sin apenas nada para subsistir, eran detenidos en plena calle y trasladados al campo después de haber pasado un tiempo en el albergue de transeúntes”, relata.
Amalio Rubio, director del albergue, daba antes del traslado estos datos sobre el estado deplorable en el que llegaron “125 individuos (…) haciendo constar que entre ellos vienen 10 individuos con sarna ulcerada y uno de ellos en estado bastante grave de inanición. Quedando 45 menos. Si envían las 45 mantas y los 45 colchones pueden enviar también al mismo tiempo 45 individuos más”, escribía.
MUERTOS DE HAMBRE
La excusa en aquella primera etapa de la dictadura era que la capital no se convirtiera en una zona donde hacer de la mendicidad una profesión. Fueron los propios presos los que día a día se encargaron de “montar unas dependencias muy simples” que les permitieran resguardarse del frío. Sin embargo, las malas condiciones higiénicas, de alimentación y la falta de abrigo aumentaron de forma elevada la mortandad. La consulta de los expedientes de la época demuestra que en las Arenas moría una media de 14 personas al mes, con una estimación del 50% de los “reclusos del recinto en tan sólo once meses”.
Jose Manuel Velázquez, técnico de Historia del ayuntamiento recuerda que en La Algaba también era conocido el caballo blanco de Baltasar. “Muchos vecinos divisaban a lo lejos como iba a la rivera, ya fuera verano o invierno para bañar a los presos”. Esto provocaba que muchos de ellos murieran, a causa de las bajas temperaturas, de enfermedades como la bronconeumonía.
Distribución del campo de las Arenas.
El plano de este campo distribuido entre tres fanegas de tierra tenía los dormitorios en el centro con dos patios de recreo y muchas zanjas. En las esquinas se había excavado un pozo, gracias a la labor de aquellos presos que, raquíticos, acudían en pleno invierno con monos de tela azules a realizar todas las tareas, como en los mismísimos campos nazis.
A pesar de que no cumplían el perfil habitual de presos políticos, tenían las mismas medidas represivas y de falta de libertad. Es por ello que María Victoria apunta que para salir de aquel lugar era necesario tener un “certificado de buena conducta y recomendaciones de personas del régimen, como fue el caso del detenido Juan Cano Albacete, jornalero con 24 años de edad. El informe de conocidos falangistas de la zona hablaba de este joven como una “persona de inmejorables antecedentes, tanto en el aspecto moral como en el político, gozando de grandes simpatías en la localidad por su conducta honrada y buen proceder”. Sin embargo, en sus informes Baltasar lo calificaría de “enfermo de tuberculosis y degenerado”.
SALIENDO DE LA FOSA
A las puertas del antiguo cementerio de La Algaba crearon una fosa que permitió enterrar los restos de los desventurados presos. La estampa llegó a ser tan macabra que aún muchos vecinos mayores recuerdan cómo algunos llegaban vivos al cementerio. Velázquez relata que “allí los remataban o incluso por la noche salían si tras echarlos en la zanja y con las fuerzas que les quedaban conseguían salir de allí”. Los 144 cuerpos que podría albergar aquella fosa tendrán pronto una plaza de homenaje. De aquel sombrío lugar solamente en pie algunos muros devorados por la incuria del tiempo.

La apuesta por la confluencia de la izquierda una cuestión táctica…… y de principios

.

Imagen relacionadaEl comunismo no sectario, lleva años enfrentándose con la crítica al oportunismo de derechas, que hoy representan los seguidores de los viejos pactos de izquierdas del PSOE y de IU-PCE, y contra el dogmatismo sectario de izquierdas de la mayoría de destacamentos comunistas, ambos con posiciones comunes contra la confluencia. En consecuencia, el apoyo a las iniciativas que potencian la unidad entre Podemos, Izquierda Unida y otros actores, forman parte de los objetivos políticos inmediatos, pero en el ADN de todo marxista, tiene que conllevar su propia visión del compromiso político.
Con el resultado de las elecciones generales del 20D, por tercera vez, se rompe el bipartidismo por el impacto de la confluencia de la izquierda, intentaremos una vez más, definir las posiciones que consideramos más positivas para el movimiento obrero y popular por la confluencia. El método utilizado es de contraposición con las posiciones políticas de los teóricos del reformismo dominante, hoy organizados en el entorno de Podemos, EQUO, las confluencias populares, movimientos sociales, izquierda sindical y los que se mantiene en IU, en el entorno de Alberto Garzón.
El movimiento de confluencia y  unidad popular, se inicia con las movilizaciones obreras y populares del 2010, bajo el gobierno del PSOE de Zapatero, contra las políticas de austeridad y corrupción, que acaban con el estado de bienestar pactado en 1978, entre el PSOE y PCE como primer pacto de izquierdas, con la oligarquía dominante española de la transición, aliada con la oligarquía euroalemana y EEUU, en el diseño de una “nueva” Comunidad Europea del capital.Solo decir, que el cambio en la correlación de fuerza, no surge desde los pactos de izquierdas, nace con la presentación de la confluencia y Podemos en el actual marco político, que recibe el apoyo de las movilizaciones surgidas desde el 2010.
La amalgama de dirigentes, cuadros e intelectuales que nutren este nuevo reformismo, tiene una proveniencia fundamental de sectores del entorno de IU-PCE y del PSOE, aliñado con nuevos actores provenientes del 15M y entorno, que aportan realismo social, a unas reivindicaciones que sintonizan fácilmente con los sentimientos populares, ya que están planteadas sin las cortapisas y complejos de las que se mantienen desde la transición. Es decir, son visiones de la nueva realidad social, desde el pensar de la nueva mayoría social actual, que no ha conocido otra situación democrática y realidad política, que la del estado de bienestar pactado en el 1978 y aquello, que nacional e internacionalmente representaba hasta ahora, como miembro de la comunidad económica europea.
Esta es la virtud fundamental de este reformismo dominante a conocer, por el que no debe tardar en nacer como aliado fundamental en su seno: el movimiento comunista y revolucionario. Fundamental porque va a ser una necesidad social, el reformismo tiene esa virtud positiva, pero va acompañada de un defecto, no ha superado con la crítica, los errores del pacto de transición del 1978, clave para poder batirse con la oligarquía dominante euroalemana. No tiene alternativa de nueva sociedad para el pueblo y desprecia ideológicamente a la clase obrera, al histórico proletariado (sus padres y abuelos) al que dan por muerto o desaparecido. La falta histórica de la autocrítica por parte del PCE y del movimiento comunista español, validó la inexistencia de una transmisión cultural de padre a hijo, ante la falta de valores éticos del proceso de transición, en cambio, sí para la derecha política y la monarquía.
La metodología y concepción de pensamiento de este nuevo reformismo dominante, es el adquirido durante estos años, en el ambiente cultural del viejo reformismo del PSOE y PCE. Escuchándolos y leyéndolos, encontraremos también otras influencias del reformismo populista de la América Latina. Pablo Iglesias, Monedero, Monereo, junto a otros intelectuales de izquierdas, son básicos para su comprensión, junto a Julio Anguita, que es el exponente más cercano de la izquierda española, que les gustaría no solo emular, sino también superar, cosa que electoralmente ya han hecho.
Pero para poder continuar, desde el apoyo crítico al nuevo reformismo sin caer en debates absurdos, hay una premisa que debemos dejar previamente asentada, tanto para el oportunismo de derechas, como para el dogmatismo sectario de izquierdas. Los pactos de la transición española, lo realizaron el PSOE y el PCE en el tránsito de los años setenta con la oligarquía española, aliada de la euroalemana, desde la base de la aceptación del sistema capitalista y el mantenimiento de las estructuras de poder político, jurídico y militar, que surgió de la dictadura franquista, con la Ley de Amnistía para los exiliados y reprimidos del franquismo y el perdón a los genocidas, a cambio de un estado de bienestar, favorecido por los altos beneficios empresariales, garantizando unos mínimos de los derechos sociales esenciales.
Las ganancias empresariales existentes en esa época, permitieron este logro para la clase trabajadora, no solo españolas, en general, para las de toda la Europa conocida como Occidental, en confrontación con el Este Soviético. Pero ahora en la actualidad es clave entender, que lo que dejó claro la crisis de las hipotecas basura en el 2008 en EEUU, y que aquí en España, obligó a los recortes ejecutados por el gobierno del PSOE de Zapatero en el 2009, que continúan con los del Gobierno de Rajoy del PP en el 2015, es, que habíamos entrado en un nuevo ciclo económico y político-militar.
Es imposible, que con las actuales condiciones económicas y de guerra abierta, en medio de una crisis global espiral y de sobreproducción, cuando el interés empresarial y bancario reclama más recortes y austeridad para el pueblo, para aumentar la competitividad y el beneficio, que así puedan comprar al nuevo reformismo con otro estado de bienestar o similar. Esto no quita que puedan comprar a muchos dirigentes e intelectuales, pero al movimiento en sí, no se lo cree nadie con dos dedos de frente.
Aporto este cuadro publicado recientemente en Asturbulla, en un artículo mucho más amplio.http://www.asturbulla.org/index.php?option=com_content&view=article&id=29064:2016-01-11-20-37-11&catid=74:economia&Itemid=72
Michael Roberts, es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession…. Sobre la tendencia decreciente de la tasa de ganancias empresariales.
“Y la ley sobre la tendencia decreciente de la tasa de ganancias de Marx permite hacer una predicción aún más importante: que el modo de producción capitalista no será eterno, que es transitorio en la historia de la organización social humana. La ley de la tendencia predice que, con el tiempo, habrá una caída en la tasa de ganancia a nivel mundial, provocando más crisis de carácter devastador. Hay trabajos de análisis marxista moderno que confirman que la tasa mundial de ganancias ha caído en los últimos 150 años. Ver el gráfico siguiente cocinados por mí  (datos de Esteban Maito)
http://www.sinpermiso.info/sites/default/files/styles/large/public/world-rate-of-profit-maito.png?itok=u-pVKAxh

Los datos de Maito para el siglo XIX han sido cuestionados recientemente  (DUMENIL-LEVY sobre MAITO, pero en un reciente trabajo, utilizando diferentes fuentes y países, encuentro una tendencia similar para el período posterior a 1945 a nivel mundial (Revisiting a world rate of profit June 2015). Un trabajo pionero de  Minqi Li y colegas, así como otro de   Dave Zachariah, muestran una tendencia similar”
Como concluye Maito: "La tendencia decreciente de la tasa de ganancias y su confirmación empírica ponen de relieve el carácter históricamente limitado de la producción capitalista. Si la tasa de ganancias mide la vitalidad del sistema capitalista, la conclusión lógica es que se está acercando a su punto final. Hay muchas maneras como el capital puede intentar superar las crisis y regenerarse constantemente. Las crisis periódicas son específicas del modo de producción capitalista y permiten, en última instancia, una recuperación parcial de la rentabilidad. Este es un aspecto característico del capital y de la naturaleza cíclica de la economía capitalista. Pero la naturaleza periódica de estas crisis no ha detenido la tendencia decreciente de la tasa de ganancias a largo plazo. Así que los argumentos que afirman que existe una inagotable capacidad del capital para restaurar la tasa de ganancias y su propia vitalidad y que por lo tanto consideran el modo de producción capitalista como algo natural y un fenómeno ahistórico, son refutadas por la evidencia empírica".
Así que la ley prevé que, en la medida en que la composición orgánica del capital crece a nivel mundial, la tasa de ganancias caerá pesar de los factores contrarios y pese a las sucesivas crisis (que ayudan temporalmente a restaurar la rentabilidad). Esto demuestra que el capitalismo como un modo de producción y de relaciones sociales es transitorio. El capitalismo no siempre ha existido y tiene límites en última instancia, en concreto, el propio capital. Tiene “fecha de caducidad”. Esa es la esencia de la ley de la rentabilidad de Marx.
Un segundo tema a dejar claro, es la supuesta correlación de fuerzas que obligó a las fuerzas rupturista a capitular ante la oligarquía euroalemana, recordemos el radicalismo republicano del PSOE, entre otras cosas, sobre los años ochenta superando al PCE por la izquierda. Pero desde 1976, el PCE a través del movimiento de las comisiones obreras, desarrolla una política en el movimiento obrero y vecinal, de completa desmovilización, ante las legítimas movilizaciones obreras y vecinales, en defensa de las libertades políticas, sindicales y de los derechos concretos de la clase obrera, siendo fundamentales en esos momentos, el derecho a la negociación colectiva y el reconocimiento de las libertades sindicales, en los centros de trabajo y fábricas.
Recomiendo para su lectura, el análisis del historiador asturiano Rubén Vega plasmado en su libro “La Corriente Sindical de Izquierda un sindicalismo de movilización” editado en el 1991 por Ediciones de la Torre, donde da perfecta cuenta de ello, con un análisis de la situación nacional, y las claves de la división y derrota ideológica y política de la clase obrera española, provocando el nacimiento de la CSI, también en su prefacio, escrito por José Manuel Agüera Sirgo, Catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de León, da perfecta cuenta de ello con algún ejemplo concreto. Donde por cierto, Rubén Vega, expone con acierto, la calificación de casta, a la nueva clase político-sindical emergente.
Esta capitulación y consecuentemente desmovilización del potente movimiento obrero de los años 70, conllevó su completo desmantelamiento organizativo, de su rol como clase obrera y como actor clave del proceso de transición, por la división y confrontaciones creadas por las diferentes estrategias políticas en su seno de reforma o ruptura, que conllevaba el apoyo o rechazo a los Pactos de la Moncloa y la constitución monárquica, con la derrota final de los sectores minoritarios rupturistas. Pero esta capitulación política del PCE, partido hegemónico en aquellos momentos entre las clases trabajadoras, no fue fruto de la constatación (posiblemente cierta) de una correlación insuficiente de fuerzas, o por una visión falsa de ella,como trataron y tratan de justificar erróneamente, hasta en estos momentos.
El pacto de la transición fue fruto de la concepción (en plena coincidencia con la socialdemocracia europea) aprobada en la conferencia de Roma del 1975 del PCE, donde se hace un llamamiento a la reconciliación nacional y a la conquista pacífica del socialismo desde el sistema dictatorial democrático burgués. Concepciones que todos conocimos como eurocomunismo, que son las mismas teorías revisionistas que el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética aprobó en el 1963, donde la URSS había llegado al comunismo y que el desarrollo pacífico al socialismo era posible, en una sociedad democrática burguesa, que nunca podría dar vuelta atrás, hacia el autoritarismo.
Posición que conllevó aquí en España, al consabido pacto de la transición democrática española, cediendo conscientemente el PCE, la iniciativa a la oligarquía euroalemana y desmantelando el movimiento obrero organizado, una vez garantizada su legalización política y dando valor único y exclusivo, a la vía institucional como valor político. Es decir, estas concepciones son las que llevaron al pacto con la oligarquía euroalemana y a provocar la desmovilización y derrota del movimiento obrero, no la correlación de fuerzas, como falsamente se empeña en repetir el viejo reformismo.
Similar (no lo mismo) que ahora, por una parte importante del nuevo reformismo dominante, que no cuestiona el sistema dictatorial democrático burgués (siendo el elemento fundamental) solo cuestiona en principio, la degeneración política de los actores que ejecutaron la transición democrática, que con su enquistamiento social y político, llevó a la corrupción del sistema democrático convirtiéndose en una casta. Definición benévola, ya que si la política es la continuación de la guerra de forma más pacífica, su definición correcta sería: la de mercenarios de la política al servicio de la oligarquía.
Sobre la base de la importancia del conocimiento y reflexión para el mañana, de nuestra experiencia histórica más reciente de los años setenta, en la lucha por una democracia más avanzada y republicana, que relata la traición de la dirección política del proletariado, después de la gloriosa resistencia al fascismo por la clase obrera y el pueblo, donde fue fundamental su partido comunista. Estos dos elementos arriba analizados, se convierten en fundamentales, si queremos dar una correcta respuesta teórica, tanto al proceso táctico de la lucha por las reformas y democratización del sistema dictatorial democrático burgués, como en su fase posterior (siempre que lleguemos a ella) de construcción de un sistema democrático más avanzado, constructor de las bases económicas y políticas de una mayor y creciente igualdad y democracia, como instrumentos desarrolladores del socialismo.
En esto es, donde los principales teóricos del nuevo reformismo, no superan al viejo reformismo en sus concepciones teóricas. Las de aquí en el estado español, las del sur de Europa o las de América Latina. Definir claramente el carácter de la crisis económica y del sistema que lo provoca, junto con la asunción de las experiencias históricas de la lucha de la clase obrera y el pueblo, antiguas y más recientes, nos ayudarán a descubrir una realidad diferente a la que estamos analizando hasta ahora. Cuestiones como el tratado de Maastricht, nos hará ver el principio de ruptura por la oligarquía euroalemana, del pacto de la transición, como en Grecia o Portugal y no la tumba de la clase obrera, y las movilizaciones del 2010, el principio de una movilización del movimiento obrero y social espontanea, fuera del marco de convocatoria de los sujetos representantes de las clases trabajadoras desde la transición, casi otros cuarenta años en salir de la tumba, en la que nos enterraron los pactos de la transición.  
En el nuevo reformismo, tanto sus teóricos, como sus dirigentes políticos, en sus análisis siempre eluden profundizar en estos temas, incluso de hacer un análisis mínimo por arriba. Monereo en su libro entrevista “(des)unidos” los toca, pero pasa por encima de ellos en puntilla, como si los motivos ideológicos y políticos, de la degeneración y consiguiente destrucción de la Unión Soviética, no fueran fundamentales. Pero sí lo fue y no solo por la división y enfrentamientos que ya había provocado en el movimiento comunista internacional, o por el desarrollo diferenciado de construcción del socialismo en los países que lo conquistaron como China, Vietnam o ahora Cuba. Tuvo también una importancia decisiva, para el pensamiento teórico marxista, en los procesos revolucionarios internacionalmente.
Igual que ayer, las concepciones revisionistas del marxismo por los viejos reformistas, que entregaron el poder a la oligarquía euroalemana española en los años setenta, creando una casta de políticos y teóricos, con una base dogmática y revisionista del marxismo y del socialismo. Los nuevos teóricos y dirigentes políticos reformistas de hoy, asumen la máxima de que el estado soviético después de la muerte de Lenin y Stalin, habían llegado al comunismo, tanto por estar gobernados por un partido comunista, como fruto de los resultados supuestamente científicos y estadísticos, Lo trascendido socialmente por los teóricos revisionistas, tanto del viejo reformismo como del nuevo, es que aquello era comunismo. Utopía que se disolvió por sí mismo y que hoy pagamos como cierta.
Pero tiene razón Monereo, cuando explica que los nuevos movimientos políticos, ligados al populismo (no necesariamente negativo) surgen y funcionan sustituyendo al viejo reformismo. Pero esto tiene su explicación simple, surge cuando las viejas entidades obreras se disuelven, acelerándose a partir del derrumbe de la URSS, no son útiles ni para la explicación de lo que está pasando, ni para organizar la lucha de resistencia, ni la democrática del pueblo. Habían abandonado la plaza, por ocupar el hemiciclo.
Pero esto no solo ha surgido en España y Europa. Los nuevos reformismos que confluyen, han superado en pocos años a los viejos aparatos de los partidos comunistas y socialistas, también pasará en la Europa industrial a los viejos aparatos sindicales. Las referencias bolivarianas que se les atribuyen a estos nuevos reformistas (Pablo Iglesias, Monedero o Monereo desde su militancia comunista) no surgen del cielo; los movimientos bolivarianos o revolucionarios de América latina, surgen de la superación teórica del dogmatismo revisionista y metafísico, enquistado en el viejo movimiento comunista por la herencia del revisionismo que liquidó la Unión Soviética, donde el ejemplo de muchos partidos comunistas en estos países de América latina, en confrontación con los movimientos revolucionarios bolivarianos, poco se diferencian de la esencia de los viejos partidos comunistas europeos, en su revisionismo dogmático, sectario y metafísico  (y convertido en casta en muchos lugares) en su relación con el nuevo reformismo dominante de izquierdas por la confluencia en Europa.
Los problemas teóricos fundamentales del nuevo reformismo en España, están ligados a defectos en la valoración del proceso de transición y de las concepciones teóricas que lo impulsaron. Concepciones que se han ido agravando con el paso de los años, cayendo en muchos casos en evidentes proclamas populistas. La autoproclamación de los nuevos movimientos reformistas europeos y bolivarianos o revolucionarios en América, como representantes únicos de la unidad popular, como, objetivo final ya logrado de la unidad del pueblo, es tan dogmático sectario y metafísico, como el que proclaman los viejos partidos comunistas, donde ellos son los únicos representantes del proletariado.
Y en este error teórico, caen casi todos los dirigentes e intelectuales del nuevo reformismo, haciendo gala de un debate absurdo e irreal, en una situación de crisis global del sistema capitalista, donde una de las partes lo quiere representar todo en el movimiento popular. Las clases sociales y la lucha de clases desaparecen, en un enfrentamiento único con la oligarquía dominante; el lazo que une al campo popular, nace de la indefinición, el eclecticismo y la ambigüedad ante los problemas para sumar fuerzas. Es el campo donde coinciden y se construye el populismo, tanto en los teóricos provenientes del campo comunista, como los nuevos socialdemócratas del entorno del viejo partido socialista.
Esto, aparentemente de momento en España funciona, por el bajo nivel de desarrollo de la lucha de clases, pero en Grecia y Venezuela, por poner dos ejemplos, esta concepción dogmática, metafísica, está impidiendo que la unidad popular real se construya, tanto por responsabilidad del viejo comunismo dogmático y sectario, que no reconoce el principio del frente único de clase, en la construcción del frente común con el resto de clases, en una unidad popular contra el enemigo principal de todos: la oligarquía imperialista; como del movimiento por la confluencia de la izquierda, que no contempla la existencia, por lo tanto ni la alianza, ni el programa que la construya, con una clase obrera con intereses concretos, lo mismo que con la pequeña o mediana burguesía urbana, industrial o rural. Ni el análisis de búsqueda y encuentro con una burguesía patriótica, con intereses propios y nacionales, enfrentados a la burguesía parasitaria, dominante, abrazada en América latina al imperialismo de EEUU, y en Europa al imperialismo euroalemán dependiente del yanqui. Así nos lo enseñaron nuestros clásicos del marxismo.
Lo mismo que el falso debate creado por el nuevo reformismo, desde las viejas tesis revisionistas, sobre la existencia de la clase obrera, tanto en su versión más suave que reconoce su existencia, como el más acusado que la niega, pero que los dos aducen que el sujeto revolucionario hoy, son otros. Esto es negar que la mayoría absoluta de la población, vende su fuerza de trabajo por una miseria de salario, ocupando un lugar en las relaciones de producción que no determina un carajo. Especialmente ahora, cuando el proceso de proletarización de los sectores pequeños burgueses se aceleran con la crisis, la aristocracia obrera conoce el paro o la prejubilación en el mejor de los casos, disminuyendo su pensión y para una mayoría de la clase obrera, ganar mil euros al mes, es el sentimiento de tocarles la lotería, cuando al falso autónomo no le salen las cuentas, como al campesino pobre con los impuestos del reino.
La parte más propositiva del nuevo reformismo dominante es la propuesta programática, aporta elementos centrales que permiten seguir respirando a la clase obrera y a las partes más débiles del pueblo, combatiendo así, las políticas de austeridad y de pago de la deuda de la banca privada. Las propuestas de políticas asistenciales a los más marginados socialmente, de revertir servicios públicos privatizados (más caros y de peor calidad que los de gestión pública) son elementos centrales en el mantenimiento del poder político conquistado en el gobierno de los ayuntamientos. Pero tienen un límite político y económico, que solo es superable, si lo tratamos desde el marco de acción política europea, de forma  que posibilite la ruptura de la actual hegemonía euroalemana, en los mecanismos de gobierno de la Comunidad Económica Europea, instituciones y Banco Central Europeo.
Construir un marco teórico y programático, que sirva a las clases trabajadoras y al pueblo en la superación de la actual crisis del sistema, superando las limitaciones teóricas heredadas, concepciones dogmáticas, metafísicas o populistas, necesita del reconocimiento real de las clases sociales en esta sociedad capitalista y especialmente, de la incorporación de la clase obrera organizada, en la lucha política por la unidad popular y su emancipación, en un marco que dé respuesta a medio plazo, a las principales estrategias de la toma del poder político y económico en España y en el sur de Europa. Ésta creemos, que es la principal tarea de los intelectuales de la revolución, con la construcción de un nuevo partido socialdemócrata, revolucionario y honesto, donde podamos actuar en común.
Pero aquí, de nada sirve inventarse nada, por ejemplo las propuestas de estos intelectuales, incluso Monereo cae en el mismo error, cuando proponen como alternativa de construcción de la unidad popular, instrumentos que son coincidentes o similares a los que dicen el PCPE o Red Roja, comités en barrios, fábricas, creados por la propia gente y de la nada. Quitando a estos destacamentos de comunistas que se organizan entre ellos solos, el grueso de la parte más activa y politizada de la clase obrera y del pueblo está organizado en sindicatos y asociaciones de vecinos o populares.
Solo la intervención consciente en estas organizaciones sociales de las masas trabajadoras y el pueblo, en su potenciación y desarrollo autónomo e independiente de los partidos y las instituciones, podrán significar mañana, por donde avanzan los instrumentos reales del poder popular. Entendiendo que lo nuevo nace de lo viejo, no de la nada, independientemente que a veces no reconozcamos las formas.  
Para seguir avanzando se necesitan propuestas que integren el quehacer unitario en Europa, la propuesta de Voroufakis es interesante, pero necesita integrarse en las representaciones políticas nacionales, que no divida. Se necesitan propuestas públicas, de políticas unitarias de las distintas fuerzas políticas progresistas europeas, en el combate contra la hegemonía euroalemana en los organismos de gobierno europeo, incluida una política económica y monetaria contra la austeridad, que favorezca a los países más débiles del sur de Europa, incluida la exclusión de una de las partes, si fuera necesario.
El euro será, lo que la parte dominante en las instituciones europeas diga, pero la diferencia es que para el sur de Europa, salir del euro es un sacrificio y un coste tremendo para las clases populares (Grecia es el mejor exponente para todos, del cual tenemos que aprender y solidarizarnos) que solo en un proceso de exclusión, que provoque un proceso revolucionario de las masas sería asumible por estas, en cambio, en la Europa euroalemana, el marco alemán como moneda, seguiría teniendo en una exclusión, un cambio similar o superior teóricamente al euro.
También, una propuesta de política contra las guerras provocadas por el imperialismo que azota el planeta, que combata al imperialismo en decadencia, principal provocador de las guerras locales y del terrorismo mundial. Incluida una propuesta de alianza militar europea independiente del imperialismo de EEUU y libre del hegemonismo de la ideología fascista euroalemana, entendiendo que el problema de la OTAN, es su tremenda dependencia del imperialismo de la oligarquía yanqui, que con su práctica terrorista, es ajena a  la lucha por la paz, la coexistencia pacífica y de freno contra los que provocan las guerras, como base de los principios europeos de solidaridad internacional.
Este es un debate teórico, las aportaciones de todos estos dirigentes políticos e intelectuales del nuevo reformismo, mejoran la confluencia de la izquierda, pero bajo las premisas históricas que hemos vivido o conocemos, las creemos  insuficientes. Por eso, nuestras aportaciones las situamos en el debate.
Alonso gallardo, militante comunista por la confluencia popular                   Enero del 2016

Plataforma Unitaria y Popular contra la Guerra y la OTAN

Plataforma Unitaria y Popular contra la Guerra y la OTAN


Concentración: sábado 12 de diciembre a las 17h en Plaça Catalunya (Barcelona)
11031964_802756139836611_4488816280529073013_nEl Comité Antiimperialista, junto con otras organizaciones de carácter antiimperialista, han constituido en los últimos días la Plataforma Unitaria y Popular contra la Guerra y la OTAN con el fin de articular un movimiento que articule una respuesta en contra de las agresiones de la OTAN y el bloque imperialista europeo. En línea con este esfuerzo, os invitamos a todos a participar en la primera concentración que tendrá lugar en la Plaça Catalunya de Barcelona el próximo sábado 12 de diciembre a las 17h. A continuación os dejamos el manifiesto fundacional de la plataforma:
La Plataforma Unitaria y Popular contra la Guerra y la OTAN, nace con la voluntad de reabrir el espacio de la Paz, la recuperación del espíritu solidario y cooperador de los catalanes que levantamos junto con otros pueblos de España la bandera del “¡OTAN no, Bases fuera!” mostrado en 1986 en las masivas movilizaciones y en el referéndum donde expresamos inequívocamente este rechazo a la barbarie imperialista, a la muerte. Dijimos “no” como decimos hoy “no” a la guerra del saqueo y rapiña de los recursos naturales, la mano de obra y los intereses geoestratégicos hacia los pueblos soberanos del mundo.
Un espacio cerrado hasta hoy, donde es absolutamente necesario e imprescindible volver a levantarse, salir a la calle, manifestarse en los momentos en los cuales la OTAN ejecuta agresiones orquestadas por las oligarquías de EEUU y la Unión Europea con ayuda de sus aliados, de Israel y las teocracias dictatoriales del Golfo Pérsico.
La Plataforma quiere recuperar el espacio internacionalista y solidario con los pueblos del mundo en resistencia a las agresiones imperialistas de la OTAN y sus aliados, y en defensa de la Paz y la solidaridad, rechazamos todas las formas de agresión que hoy en día sufren y sufrimos la mayoría social trabajadora en primera instancia. Tanto en París como en Siria, tanto anteayer en Yugoslavia como ayer en Libia, los trabajadores en particular y el pueblo en general sufrimos los planes orquestados por el Imperialismo y el neocolonialismo de dominación y explotación. La guerra imperialista la practican los capitalistas y las consecuencias las pagamos los pueblos. Los planes de los agresores nos pueden llevar a la catástrofe más absoluta, incluso.
La Plataforma, compuesta por personas a título individual y diversas entidades de todo tipo, defendemos como mejor manera de solidarizarnos con los agredidos por el imperialismo:
  • La inmediata salida de España de la OTAN. Cierre de las Bases Militares. Fin inmediato de las maniobras militares, las más importantes de la Historia de la OTAN.
  • El retorno y desarticulación de todas las tropas que actualmente operan bajo el mandato de la OTAN y sus aliados. Tanto de las tropas regulares como las mercenarias, que incluyen subcontratas militares y las tropas fascistas (ELS, DAESH, ISIS, Al Qaeda, etc, etc).
  • El cierre de todas las vías de financiación de los agresores, no más robos, saqueos y expoliación del Patrimonio sirio, libio e iraquí (explotación): no más blanqueo de capitales; cierre de cuentas; no más tráfico de recursos naturales como el petróleo, el gas y su distribución; no más expoliación del patrimonio cultural; no más tráfico de armas y drogas; no más créditos en paraísos fiscales. Si los terroristas venden es porque los capitalistas compran.
  • El derecho de todos los pueblos del mundo el ejercicio teórico y práctico de plena soberanía en todos los ámbitos de la vida, que incluyen el rechazo de las ideologías relacionadas con el occidentalismo y el eurocentrismo, justificadoras de agresiones directas en indirectas, las cuales nos llevan al darwinismo social y en último extremo, al fascismo. Derecho efectivo, así mismo a la autodeterminación de los pueblos.
  • Internacionalismo militante con los trabajadores y pueblos en resistencia respecto al imperialismo. Solidaridad plena y denuncia consciente del origen del problema. Nunca más querremos que se equipare a agresor con agredido. Nunca más consentiremos que se pueda justificar directa o indirectamente una agresión contra un pueblo soberano en nombre de ningún concepto. Nunca más justificaciones de ningún tipo a ninguna intervención directa o indirecta. Mención especial merecen los pueblos de América Latina que resisten las agresiones de EEUU, en especial Venezuela y los países del ALBA.
  • Exigimos la ruptura de relaciones diplomáticas y comerciales de España con los países que formen parte de la OTAN y de sus aliados mientras dure la Guerra, en especial, EEUU, Francia, Gran Bretaña, Italia, Turquía y la Entidad Sionista de Israel.
Hacemos un llamamiento a la población catalana y española, europea, mediterránea y mundial a sumarse a esta Plataforma, a movilizarse por la convocatorias y actos que se promuevan desde la misma, y crear estructuras territoriales y sectoriales.
¡NO A LA GUERRA!
¡OTAN NO, BASES FUERA!
.
.

Contribución del Partido Comunista Portugués a la 17a. Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

30 de octubre y 31 y 01 de noviembre 2015
Estambul, Turquía
El Partido Comunista Portugués saluda los partidos presentes en la 17a. Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros y, sobre todo, el Partido Comunista (Turquía), que acoge la reunión, reafirmando nuestro compromiso de contribuir al fortalecimiento de nuestra cooperación y solidaridad internacional.

En esta ocasión, el PCP expresa su solidaridad con los comunistas, los trabajadores y el pueblo turco y su lucha contra la opresión y la explotación y para la libertad, la democracia, por sus derechos, por la justicia y el progreso social.

Y también expresa su solidaridad con los pueblos del Oriente Medio y, en particular, con el pueblo palestino y su lucha por el derecho a una patria, independiente, soberano y viable y con el pueblo sirio y su lucha por la paz, la soberanía y la independencia de su país.

Estamos participando en esta Reunión con la convicción de que va a traer un útil intercambio de opiniones y una contribución a la acción común o convergentes entre nuestros partidos.

En opinión del PCP, siguen siendo presente y marcará el desarrollo de la actual situación cuatro líneas internacionales fundamentales y tendencias que, por cierto, están afilando: la profundización de la crisis estructural del capitalismo; un inmenso proceso de realineamiento de fuerzas, donde la disminución relativa de los EE.UU. (y de las potencias del G-7) y el ascenso económico de China (y de la dinámica del grupo BRICS) son elementos que sobresalen; la continuación de la resistencia y la lucha de los trabajadores y los pueblos en defensa de sus derechos y la soberanía; y brutal ofensiva de explotación, opresión y agresiva del imperialismo, a través del cual se busca contrarrestar las tendencias antes mencionadas.

Una situación internacional que se caracteriza por una gran inestabilidad e incertidumbre, y donde los acontecimientos inesperados y rápidos son posibles.

En el contexto de la crisis estructural del capitalismo, hay que destacar que, además del hecho de que la gran y prolongada crisis cíclica que estalló en 2008 en los EE.UU. no ha sido superado - y cuyas ondas de choque seguir propagar y tener expresiones multifacéticas - , permanecer y profundizar los factores que, si continúan creciendo, eclosionan nuevos episodios de crisis que tendrán múltiples e importantes repercusiones.

La situación económica, sobre todo en las grandes potencias capitalistas, sigue estando caracterizado por un crecimiento débil, el estancamiento y la amenaza de recesión, en el contexto de una ofensiva violenta que se intensifica la explotación, ataca a los derechos laborales y sociales, promueve el desempleo y la precariedad, privatiza los servicios públicos y funciones sociales del Estado, aumenta las desigualdades sociales, empeora el saqueo de recursos y fomenta una creciente concentración y centralización del capital.

Una ofensiva que continúa ir acompañada de una limitación de las libertades y la democracia, ataque a la soberanía y la independencia nacional, una acción de blanqueo fascismo y del anticomunismo y que representa una regresión de la dimensión civilizacional.

Aunque, en el contexto de inter-imperialista, concertación clase concertación rivalidad sigue dominando, en contra de los trabajadores y en contra de las personas - que incluyen, por ejemplo, el llamado TPP y TTIP - con la profundización de la crisis, las contradicciones entre las grandes potencias imperialistas tenderá a agudizar.

Al mismo tiempo, los avances significativos han tenido lugar en el amplio proceso de reorganización de las fuerzas que se produce a escala mundial, cuyo sentido de la evolución tiene que ser supervisado. Un proceso que, aunque complejo y contradictorio, a juicio del PCP, sigue establecerse como un factor de poner freno a la creación del «nuevo orden mundial» hegemonizado por el imperialismo estadounidense y que puede abrir perspectivas positivas sobre la evolución de la correlación de fuerzas a nivel mundial .

Un proceso que se ha formado y consolidado alianzas y áreas de cooperación e integración multilateral, con las contradicciones inherentes a las distintas realidades económicas y políticas de los países que son parte de ella. En este contexto, el ALBA representa un salto cualitativo en la cooperación, anti-imperialista, soberano, base solidaria, orientación social y equitativo, con repercusiones en el continente americano y en el plano internacional.

Como una "salida" de la crisis profunda que enfrenta el capitalismo, para hacer frente al proceso de realineamiento de fuerzas y contienen la resistencia y la lucha de los trabajadores y los pueblos resultante, los círculos más reaccionarios y agresivos del imperialismo apuesta, de una manera cada vez más preocupante, sobre la amenaza del fascismo y la guerra.

Recurrir a las campañas de desinformación y excusas de manipulación extremas, desafiando a la Carta de la ONU y el derecho internacional, el imperialismo, bajo la dirección del imperialismo norteamericano, refuerza sus alianzas políticas y militares - con énfasis en la OTAN, que actualmente está llevando a cabo uno de sus mayores maniobras militares en Portugal, España e Italia - fomenta el militarismo, multiplica los brotes de tensión y desestabilización, aumenta la interferencia, promueve y explota grupos xenófobos y fascistas y su acción terrorista, que libran un estado permanente de guerra contra todos aquellos que se resisten o se consideran un obstáculo para el imposición de su supremacía mundial.

Representan expresiones de escalada belicita del imperialismo, la agresión contra Siria y la colonización de Palestina por parte de Israel; la deriva fascista en Ucrania y el militarismo de Estados Unidos, la OTAN y la UE, dirigido a la Federación de Rusia; las operaciones de desestabilización y recolonización de África; la militarización de Asia y el Pacífico por los EE.UU. y Japón, donde China es considerado el "adversario estratégico"; o el bloqueo contra Cuba y la desestabilización de Venezuela y otros países de América Latina.

70 años después de la victoria sobre el nazi-fascismo, escalada agresiva del imperialismo representa una seria amenaza para la paz, con la posibilidad de estallido de conflictos graves y el peligro de una nueva guerra de dimensiones catastróficas - aunque, eso no quiere decir que esa guerra es inevitable .

Consideramos que es particularmente importante para construir la convergencia de los comunistas y otras fuerzas del progreso social y la liberación nacional en torno a la lucha contra el fascismo, el militarismo y la guerra, la crianza de un amplio frente antiimperialista, reforzando el movimiento por la paz y la solidaridad con el pueblo, contra la OTAN, para el desarme, la libertad, la independencia y la soberanía nacional, la democracia.

En opinión del PCP, es mediante la ampliación y no la reducción de la base social y política del movimiento por la paz que fortalezcamos la lucha por los cambios sociales profundos y por el socialismo.

En un contexto que sigue siendo de la resistencia y la recolección de fuerzas a nivel mundial, la resistencia y la lucha de los trabajadores, los pueblos y los estados en defensa de sus derechos y la soberanía, es una realidad que debe ser valorizado y bienvenidos.

La resistencia y la lucha que - en condiciones muy diferentes, complejas y difíciles condiciones y el establecimiento de diferentes objetivos inmediatos - ha impuesto mayores contratiempos en el imperialismo y ha logrado avances que tienen que ser defendido y consolidado. Hacemos hincapié en la situación de América Latina y el Caribe, donde los procesos de afirmación soberana, progresista y revolucionario resisten la ofensiva del imperialismo y representan un estímulo importante para la lucha de los trabajadores y los pueblos.

Aunque grandes peligros se ciernen en la actual situación internacional, los hechos confirman también la existencia de un gran potencial para el desarrollo de la lucha hacia la emancipación social y nacional.

La lucha de los trabajadores y los pueblos puede contener sectores más reaccionarios y agresivos del imperialismo, imponer retrocesos en ellos, la derrota de la ofensiva de la explotación y la opresión nacional y alcanzar importantes logros y transformaciones progresistas y revolucionarias.

II

Todavía persiste una profunda crisis de la Unión Europea y, en particular, de la zona del euro, donde cada vez más el proceso de integración capitalista europea revela serias dificultades y contradicciones y la tendencia a tratar con una cada vez mayor centralización de lo económico y lo político poder, con el fortalecimiento de sus pilares neoliberales, federalistas y militaristas.

En el análisis de la PCP, la evolución de la Unión Europea - donde el proceso con respecto a Grecia es particularmente esclarecedor - muestran claramente que las directrices y límites impuestos por la Unión Europea y el euro son las limitaciones inaceptables para el desarrollo de políticas en favor de los intereses legítimos y aspiraciones de los pueblos, respetando su voluntad y soberanía.

Una situación que no sólo demuestra la opción  clara de la Unión Europea y de sus políticas sobre la base de la regresión económica y social y la imposición de las relaciones que tienen carácter neocolonial, con la limitación de la patente para hacer frente a estas políticas sin afirmar coherentemente el derecho de cada pueblo a una elección soberana de desarrollo.

Una situación que no demuestra la inevitabilidad de una postura de sumisión a las imposiciones y chantajes por parte de la Unión Europea, pero la necesidad de la resistencia, la confrontación y la ruptura con los instrumentos de dominación política y económica supranacional de la integración capitalista europea.

Una situación que pone de relieve la importancia de la cuestión nacional y su interconexión con la cuestión de clase, lo que confirma la importancia de la marca nacional como un campo decisivo de la lucha y del ejercicio y la afirmación de la soberanía nacional, como condición para la defensa y conquista de derechos y el avance de la transformación de los procesos.

Tener el euro como uno de sus instrumentos más importantes de la dominación política y económica, la Unión Europea no duda en pisotear los valores fundamentales  que proclama hipócritamente - como la democracia y la solidaridad - para hacer cumplir las políticas de explotación de los trabajadores y favorecer de las grandes empresas.

Cabe señalar que la confrontación brutal de las elecciones democráticas de los pueblos de la Unión Europea no ser el resultado de «la deriva lejos de los valores fundacionales» a la que habría que devolver o «imperfecciones» en el proceso de integración y los retrasos en la mejora federalista imperativo, sino más bien el resultado de la construcción de un sistema supranacional de la energía al servicio de las grandes empresas y las grandes potencias.

Un poder supranacional que los comunistas y otras fuerzas progresistas deben enfrentar - sin dejar espacio para el crecimiento del nacionalismo reaccionario y fuerzas xenófobas, racistas y fascistas - para garantizar el derecho de los pueblos a decidir su propio camino.

El PCP considera que la Unión Europea no es reformable, cada nuevo paso en el proceso de la integración capitalista europea representada y continuará representando un aumento de los ataques a los derechos de los trabajadores y de la soberanía de los pueblos.

En Portugal, el PCP sigue combatiendo con firmeza las políticas de la UE que amenazan los derechos sociales y laborales, el desarrollo del país, la democracia y la soberanía nacional y que contribuyen a la profundización de la regresión social y el declive económico.

El PCP considera que una política verdaderamente comprometida con los valores de la justicia y el progreso social, el desarrollo, la democracia y la soberanía y la independencia nacional, exige la liberación de Portugal de las restricciones y los instrumentos de dominación de la Unión Europea, el euro, el Tratado Presupuestario, la gobernanza económica, las políticas comunes.

La evolución de la situación en la Unión Europea demuestra la necesidad y la urgencia de la renegociación de la deuda portuguesa en cuanto a sus términos, montos y el interés y el estudio y la preparación para liberar al país de la presentación al euro - para resistir los procesos de chantajear y para asegurar su soberanía monetaria, fiscal y económica.

En Portugal, será a través de una política patriótica y de izquierda que sea posible para asegurar el desarrollo y el progreso económico y social, y romper con el camino de la decadencia y la abdicación nacional. Este es el camino de afirmación soberana, basada en la voluntad y la participación del pueblo portugués, que el PCP está decidido a seguir.

El PCP, confiando en el pueblo portugués y otros pueblos de Europa, tiene la profunda convicción de que será posible la construcción de una Europa de la cooperación entre Estados soberanos con igualdad de derechos, del progreso y de la paz, una Europa que responda a los intereses y aspiraciones de los trabajadores y los pueblos.

III

Como resultado de una política subordinada a los intereses del capital monopolista y la integración capitalista europea, la situación en Portugal se caracteriza por el deterioro económico, la regresión social, la dependencia externa y el empobrecimiento del régimen democrático - una política de derecha lleva a cabo sobre el décadas pasadas por PS, PSD y CDS gobiernos, en constante confrontación con la Constitución portuguesa.

En este contexto, el PCP lucha por una ruptura con la política de derechas y la construcción de una alternativa política patriótica y de izquierda, basado en el crecimiento económico y el empleo, la revalorización de los trabajadores y sus ingresos, la restauración al país de sus recursos y sectores estratégicos, en defensa de los servicios públicos y las funciones sociales del Estado y la afirmación del derecho de Portugal a un desarrollo soberano.

La evolución reciente de la situación política en Portugal están marcados por los resultados de las elecciones legislativas celebradas el 4 de octubre, lo que dio lugar a un nuevo marco político, todavía en desarrollo incierta y el resultado.

Destacamos dos hechos en estas elecciones, la continuación del avance electoral de la Convergencia Democratica Unitaria (CDU) - coalición electoral formada por el PCP y el Partido Ecologista "Los Verdes" (PEV) - y la derrota de los PSD / CDS coalición, que pierde su mayoría absoluta en el Parlamento.

Este resultado se ha creado una nueva situación que permite acortar la acción destructiva de PSD / CDS y una base para una solución de gobierno diferente para satisfacer las preocupaciones más urgentes y las necesidades de los trabajadores, el pueblo y el país.

Es por esto que admitimos, a pesar de las profundas diferencias, discutiendo con el PS las posibilidades que abren el camino a esta solución. Este es el momento en que nos encontramos.

Afirmando su independencia política e ideológica, persistiendo en la lucha por una alternativa patriótico y de izquierda, que rompe con la política de derechas, y por su programa de una democracia avanzada, el PCP contribuirá a todas las medidas que sean útiles para la trabajadores, el pueblo y el país y oponerse a todo lo que significa más explotación, empobrecimiento, la injusticia social y la decadencia nacional.

Es en este marco, lo que demuestra el papel fundamental de la PCP en la lucha por una alternativa a las políticas de derecha, que los ataques anticomunistas y anti-democráticas aumentan y blandían una catástrofe económica y financiera resultante de la sanción por la so- llamados «mercados» y lo que se llaman extranjera «instituciones».

Mientras que otros afirman que ver en la intervención coherente del PCP - para encontrar soluciones que impidan la continuación de la PSD / CDS gobierno y su política - el abandono de su programa electoral e incluso su naturaleza de clase e identidad revolucionaria.

Para aquellos que, tanto desde el punto de vista del derecho - con tics fascistas - o de la «izquierda» - retórico y pseudo-revolucionaria - acusando al PCP de todo tipo de tonterías, afirmamos que la historia, la coherencia revolucionaria del PCP, el respeto reconocido por los comunistas portugueses de honrar su palabra, hablan por sí mismos.

Cabe señalar que la derrota electoral de los PSD / CDS y las posibilidades abiertas por la nueva disposición del marco político de partido tienen un sello decisivo, no sólo de la gran campaña política de masas la CDU hizo, pero sobre todo la lucha persistente que los trabajadores y el pueblo portugués luchado en los últimos años y que tenía el papel decisivo del amplio movimiento sindical unido, de la CGTP-IN - la gran central sindical de los trabajadores portugueses.

El desarrollo de la lucha para el concreto y las demandas inmediatas de los trabajadores, la lucha de otros sectores y anti-monopolista estratos sociales por sus derechos, intereses y aspiraciones, constituyen la base para el desarrollo de la lucha de masas y de la convergencia en torno al objetivo para derrotar la política de derechas y la implementación de una política patriótica y de izquierda - una política que desafía los intereses y el poder de los grandes monopolios y el imperialismo.

Junto con una intervención diversa y una iniciativa política del sistema, el necesario desarrollo de la lucha de masas, así como los preparativos para las elecciones presidenciales - en los que participa con su propio candidato, que intervienen para defender el régimen democrático consagrado en la Constitución de Portugal y para Portugal de los valores de la Revolución de Abril - el PCP que tiene finalidad esencial su refuerzo orgánico.

Estas son tareas exigen que la situación actual plantea a los comunistas portugueses. Cumpliendo su papel internacionalista en la lucha de los trabajadores y los pueblos, el PCP reafirma su naturaleza e identidad comunista en la lucha por la materialización de una política patriótica y de izquierda, rompiendo con la política de la derecha, por una democracia avanzada, que promueve los valores de abril en el futuro de Portugal, una parte integral de la construcción de una nueva sociedad, libre de la explotación y la opresión - el socialismo y el comunismo.

IV

La experiencia histórica del movimiento comunista demuestra que la lucha por el socialismo es un proceso complejo, irregular y desigual, con etapas y fases intermedias y la celebración de cambios de dirección imprevistos e inesperados.

Los comunistas enfrentar tareas especialmente exigentes y complejas y no pueden contar con soluciones fáciles y tienes que estar preparado para todas las situaciones.

Vivimos en tiempos que requieren de mucha firmeza ideológica, tanto la disposición revolucionaria, muchas habilidades de organización y la existencia de los partidos comunistas fuertes, decididos y firmes.

El CPP considera que, en virtud de una amplia variedad de situaciones en cada país (las particularidades nacionales, las etapas de la revolución, las tareas inmediatas, etc.), la tarea central es el fortalecimiento de los partidos comunistas con su enraizamiento en la clase obrera y en el nacional realidad de sus países y el fortalecimiento de su cooperación internacionalista.

La gravedad de la situación internacional en el momento actual, los desafíos, las amenazas, el potencial que trae, requiere un gran esfuerzo por parte del movimiento comunista internacional a la altura de sus responsabilidades para atender los problemas, las necesidades y las aspiraciones de los trabajadores y los pueblos .

Sin embargo, en opinión del PCP, siguen siendo de las concepciones y prácticas se refieren a que no contribuyen al fortalecimiento y la unidad del movimiento comunista - incluyendo la unidad de acción de los comunistas y la de ellos con otras fuerzas progresistas y antiimperialistas contra el enemigo común - y traer dificultades para el examen franco y fraterno de los problemas comunes ya su cooperación recíproca y la solidaridad.

La diversidad de situaciones en cada país determina los objetivos y las tareas inmediatas también diversificados. También existen diversos análisis sobre temas importantes de la teoría, la historia y la estrategia del movimiento comunista internacional. Pero esto no debe ser un obstáculo para la cooperación. Por nuestra parte, sin dejar de lado la importancia de estas diferencias e incluso desacuerdos, creemos que debemos apreciar lo que nos une y promover acciones comunes o convergentes en temas de interés común

De conformidad con los principios del internacionalismo proletario y la relación mutua, el PCP reafirma su compromiso para encontrar soluciones que permitan superar las dificultades y contribuir al fortalecimiento de la internacional comunista y movimiento revolucionario y su cooperación internacionalista y de solidaridad.

En este contexto, el PCP valoriza el proceso de los Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y de los trabajadores, teniendo en cuenta, en su intervención las líneas de acción comunes o convergentes adoptadas en la 16a. IMCWP celebró en Guayaquil, Ecuador, cuyos ejemplos son: la celebración de la 70a. aniversario de la Victoria sobre el fascismo nazi; la condena de la OTAN y la denuncia de su naturaleza agresiva y, en concreto, sus maniobras militares en Portugal, España e Italia; solidaridad con los partidos comunistas víctimas de la represión anticomunista, como en Ucrania; solidaridad con la lucha del pueblo palestino, el PCP haber unió a la delegación de los partidos comunistas que, en el marco de IMCWP, fueron a Palestina e Israel; la lucha por la liberación de los cinco patriotas cubanos y por el fin del bloqueo estadounidense contra Cuba; y la solidaridad con las víctimas de los pueblos de la injerencia imperialista y la agresión.



En el actual contexto internacional, el PCP reafirma la especial importancia de desarrollar la cooperación de los partidos comunistas con otras fuerzas democráticas, progresistas y antiimperialistas, hacer valer sus propios objetivos, sin diluir su identidad, sino que contribuye al intercambio de experiencias, para la unidad de acción en torno a objetivos concretos y para la ampliación y el aumento de la expresión del frente antiimperialista.

Para este efecto, ya nivel europeo, el PCP reitera la necesidad de desarrollar la cooperación entre los partidos comunistas y la de ellos con otras fuerzas progresistas, respetando las diferencias de situación, la reflexión y propuesta, ayudando a poner en primer plano la acción común o convergentes en torno a la problemas más sentidos por los trabajadores y  los pueblo que luchan contra la Unión Europea y por otra europa de cooperación,  progreso y la paz.