Translate,translator,traducteur,Übersetzer, traduttore,tradutor,переводчик

Sunday, May 29, 2016

Nueva Segovia, un ejemplo de los Nuevos Tiempos que impulsa el Gobierno Sandinista


Jueves 26 de Mayo 2016 | Carlos Espinoza Flores

Nueva Segovia, un ejemplo de los Nuevos Tiempos que impulsa el Gobierno Sandinista
El Jícaro es un municipio que se ubica a 280 kilómetros de Managua y a más de 50 kilómetros de Ocotal, cabecera departamental de Nueva Segovia. Es una localidad eminentemente rural y hasta el momento las limitaciones en la atención médica corresponde a la larga distancia al único hospital grande que hay en la región, el de Ocotal.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

Todo ello dará un giro de 180 grados cuando en octubre esté listo el hospital primario de la localidad, en el cual el Gobierno Sandinista está invirtiendo 97 millones de córdobas. Es una infraestructura grande y moderna, que prestará una atención en salud con la calidad y calidez que históricamente han demandado los pobladores de este sector del país.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

De acuerdo al ingeniero Guillermo Mendoza, encargado del proyecto, el área de construcción es de 2,560 metros cuadrados, con capacidad para 30 camas, área de consulta externa, laboratorios, quirófano, área administrativa y todo lo que requiere un centro hospitalario.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

Sin embargo, los pasos para mejorar la atención en salud a las familias ya se han venido dando, y prueba de ello es la moderna Casa Materna. Ahí las mujeres tienen garantizado hospedaje, alimentación, atención médica y seguimiento, tanto durante como después del embarazo.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

Su directora, Leonor Chavarría Duarte, manifiesta que la casa tiene capacidad para 30 mujeres, baños, cocina, comedor, área para recibir visitas y sala de recreación.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

Madari Oyes Gutiérrez, es una joven cuyo hijo tiene pocos días de nacido, y afirma que su bebé nació bien gracias al seguimiento que le brindaron en la casa materna.

“Estamos bien atendidas. El personal, los médicos, nos ha atendido muy bien”, indica Oyes Gutiérrez, quien pasó alojada 10 días en la casa materna previo su traslado al hospital de Ocotal, donde dio a luz, y ahora se encuentra nuevamente en el centro en un proceso de recuperación.


A dinamizar economía rural
No obstante, en Nueva Segovia, los proyectos del Gobierno Sandinista están llegando a todos los niveles y en todas dimensiones. El Rosario, es un pueblito del municipio de Murra enclavado en las montañas, a 103 kilómetros de Ocotal. Por lo accidentado del terreno y que 52 kilómetros carecen de asfalto, llegar hasta el lugar toma 2 horas y media.

En ese lugar precisamente se está construyendo un pequeño mercado, que a mediano plazo también se convertirá, según explican, en una terminal de transporte.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

El objetivo es incentivar el comercio y garantizar que los casi 6 mil pobladores que hay en El Rosario y las comunidades aledañas puedan acceder a productos que difícilmente llegan hasta ahí, destaca Carlos Migdonio Castellano, funcionario de la Alcaldía de Murra.

“También vamos a implementar ferias, ferias de ventas de lo que producen nuestros campesinos, las manos laboriosas de nuestros campesinos”, indica Castellano.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

Pero el progreso no se limita a eso. Actualmente el Gobierno está trabajando en la construcción de la carretera El Jicaro- Murra, un proyecto cuyas repercusiones se verán en los niveles económicos y sociales de los pobladores.

Aprovechando el agua de las montañas
Ahora vayámonos a Jalapa. En Nicaragua los valles son verdaderos tesoros agrícolas, pero tienen en Jalapa su máxima expresión. Prueba de ello es que en ningún lugar del país una manzana de tierra da más maíz que aquí.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

Esta es la municipalidad con más habitantes de Nueva Segovia. Aún más que Ocotal. Esto conlleva una gran demanda de servicios básicos, siendo el del agua potable el de mayor importancia.

Jalapa está rodeada de verdes montañas, invaluables reservorios de agua, que si no se cuidan podrían desatar una crisis del vital líquido.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

Para evitar una crisis de este tipo, el Gobierno se encuentra ejecutando un proyecto de agua potable, el cual consiste en la instalación de una tubería de 7 kilómetros de longitud desde las montañas de El Escambray, donde están las principales nacientes de agua.

El ingeniero Cairo Maynard, explica que la tubería tiene 12 pulgadas de diámetro, suficiente para abastecer la demanda. La inversión es de 4 millones de dólares y si los plazos se cumplen a finales de año podría estar acoplada al sistema de tuberías del casco urbano.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

El camino a El Escambray está salpicado de casas. Gente que por décadas han vivido en completa armonía con la naturaleza.

“Yo me alegro que Jalapa tenga un agua mejor, aseada. Es lo mejor y lo más importante para todos los niños, las personas”, asegura Alba Marina Dávila.

Ella refiere que así como se necesita el agua, también se necesita protegerla.

“Necesitamos que haya un proyecto que nos ayude a reforestar los ríos, donde está el agua”, subrayó Dávila, pobladora de la comunidad Santa Rosa.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

Educación para las familias campesinas
Pocos kilómetros montaña adentro se encuentra la escuelita Camilo Zapata. Son dos pequeñas aulas donde de lunes a viernes se imparte la primaria a los niños de la comunidad El Escambray, pero que los sábados se convierte en un rincón de esperanza para nueve adolescentes y jóvenes, ya que ahí pueden cursar la educación secundaria.

Hasta hace un par de años la única posibilidad de cursar la secundaria era viajar hasta Jalapa. En verano había que sortear los caminos polvorientos y en invierno los lodazales y los riachuelos crecidos. A esto había que sumar la falta de transporte público.

“Ellos tienen bastante interés en estudiar porque prácticamente no me fallan en clases. El objetivo es que ellos puedan superarse, como dice el Comandante (Daniel Ortega), aprender. Ya con tercer año aprobado ellos pueden optar a una carrera técnica”, señala la profesora Eveling Zepeda.

Nueva Segovia, Nuevos Tiempos

“Ellos vienen de lejísimos, de esas montañas arriba”, enfatiza.

Antonio Ponce Ruiz es uno de estos muchachos y afirma no estar dispuesto a desperdiciar la oportunidad de seguir estudiando.

“Nosotros somos campesinos. No podemos estudiar todos los días por los escasos recursos”, expresa Ruiz, quien destaca además las dificultades que representa la lejanía de sus viviendas.

Estos ejemplos son solo esbozos de los cambios que está experimentando Nueva Segovia, un departamento salpicado de pueblitos, con enormes riquezas forestales y la voluntad de su gente de surgir hacia los Nuevos Tiempos que hoy vive Nicaragua.

Wednesday, May 18, 2016

Manifiesto Marchas de la dignidad 28 Mayo 2016

#AlaCalle28M Nos sobran razones para seguir luchando



De nuevo, el próximo 28 de mayo las Marchas de la Dignidad volvemos a las calles con movilizaciones por todo el Estado. Movilizaciones a las que convocamos a todos los colectivos y personas que desean un vida digna, porque seguimos teniendo muchos motivos para seguir luchando ya que poco o nada ha cambiado en la situación social en los últimos tiempos.

Los derechos y libertades fundamentales se vulneran continuamente por las autoridades, dando contenido a la llamada “Ley Mordaza” y adoptando medidas ejemplarizantes que llevan a penas de privación de libertad en una escalada represiva desproporcionada que busca convencernos, mediante el miedo, para quedarnos en casa.
La precariedad laboral continúa, los ERES se multiplican y los despidos caprichosos y disciplinarios campan a sus anchas amparados por una legislación desfavorable para los trabajadores y trabajadoras fruto de las reformas laborales del PSOE y del PP, así mismo denunciamos la ampliación de la edad de jubilación a los 67 años, la no revisión según el IPC y el vaciamiento del Fondo de Reserva. Vivimos con unos niveles de desempleo superiores al 20% y un empleo inestable, precario y en condiciones indignas. Incrementándose la figura del trabajador/a pobre, crecen las familias que cuentan con todos sus miembros sin ningún tipo de ingreso
La educación vuelve a la calle con la entrada en vigor de la LOMCE y la elitización de la Universidad. La sanidad sigue luchando por una verdadera universalidad que cada vez parece más dudosa. El sistema de seguridad social se tambalea y amenaza el futuro de las prestaciones y las pensiones. Y la violencia machista continúa dejándonos cifras escalofriantes de un feminicidio sostenido.
Los políticos de la derecha más rancia y el poder económico quedan de nuevo retratados con las noticias sobre paraísos fiscales como el caso de los “papeles de Panamá” o con tramas de corrupción como la valenciana que no hace más que crecer.
Y mientras, todos los días vemos como miles de refugiados buscan desesperadamente sobrevivir en cárceles al aire libre a las puertas de Europa, una Europa insolidaria que trafica con mercancía humana con Turquía. ¡No hay derecho a tanta vergüenza! Ante esto no podemos permanecer callados/as.
Pero nada nos podemos esperar de una UE que prepara el TTIP y sus tratados hermanos que sólo buscan poner a los pueblos al servicio de las grandes multinacionales, como conocemos gracias a las pocas filtraciones que logran pasar el cerco que los mantiene en el más estricto secreto.
Denunciamos la reforma del artículo 135 de la C. E. para dar prioridad al pago de la deuda, una deuda ilegal e ilegítima y que no debemos pagar, frente a cubrir las necesidades de la mayoría social, denunciamos la pérdida de soberanía frente a los dictados de las instituciones internacionales UE, BCE y troika, así como el Pacto de Estabilidad Presupuestaria que nos obligará más recortes los próximos años para beneficiar a la banca multinacionales.
Nos quiere callados y calladas, pero nos van a encontrar en las calles de nuevo. Solo desde la participación masiva, unitaria y organizada de millones de trabajadores, como impulsamos desde las Marchas, permitirá la revolución democrática para poder decidir todo lo que nos afecta en nuestra vida cotidiana
Nos sobran razones para seguir luchando
PAN, TRABAJO, TECHO y DIGNIDAD

El origen de los derechos laborales en España.


Ni relaciones laborales franquistas ni treinta años de concertación social, sino lucha de clases y movilización social

Vidal Aragones
Los últimos dos años se han convertido en un auténtico bienio negro para los derechos laborales en el Estado español, con efectos devastadores a medio plazo para las condiciones de vida de la clase trabajadora. Como en cualquier guerra —y la lucha de clases es una más—, lo primero que se pierde es la verdad, algo que encontramos sobre todo en el argumentario del Gobierno español y del Partido Popular a la hora de justificar los cambios normativos. Manifestaron literalmente: “Con la Reforma Laboral se acaba con unas relaciones laborales franquistas”. Al unísono, con el clásico método goebbelsiano, todos los miembros de la reacción repetían las mismas frases en entrevistas y ruedas de prensa.
Huelga minera asturiana inicio las huelgas contra Franco año 1962.

Sbien las direcciones de los sindicatos mayoritarios se opusieron a la aberración histórica y científica que supone situar los derechos laborales en el franquismo, curiosamente tampoco dieron una explicación real sobre el origen de los mismos. Los máximos dirigentes de CC.OO. y UGT opinan que los autores de la contrarreforma laboral “Quieren arruinar de un plumazo tres décadas de diálogo social”, dando así a entender que los derechos laborales que nos han expropiado sin compensación responden a treinta años de concertación social.

Seguramente, cualquier persona de origen obrero o progresista respondería claramente a los argumentos conservadores y de las direcciones de los sindicatos mayoritarios sobre el origen de los derechos laborales situando éstos en las luchas obreras, sindicales y sociales. Esta visión debe ir acompañada de una explicación razonada sobre el auténtico origen de los derechos laborales en el Estado español, así como de una mención al papel de la dictadura franquista en las relaciones laborales.
La dictadura franquista con origen en la negación del movimiento obrero y de los derechos sociales

El golpe de Estado fascista del 18 de julio de 1936 fue la repuesta de la burguesía española a la victoria política de la izquierda y al imparable proceso revolucionario que se desarrollaba. Una de las grandes expresiones políticas de eso durante las primeras dos décadas de la dictadura franquista fue la aniquilación física de los dirigentes de la izquierda, la prohibición de las organizaciones obreras y la represión de cualquier atisbo de reclamación sindical.

En el terreno de lo normativo, se derogó de facto la legislación en materia laboral surgida durante la Segunda República, entre otras la Ley de Contrato de Trabajo y la constitucionalización del derecho de libertad sindical. Se frenó todo desarrollo social incorporado por la normativa precedente mediante la aprobación del Fuero de los Españoles. Este texto, que se compone de dieciséis apartados, no incorpora prácticamente derechos laborales sustantivos más allá de unas vagas vacaciones retribuidas. Por el contrario, hasta en dos ocasiones manifiesta su objetivo y naturaleza:Representa una reacción contra el capitalismo liberal y el materialismo marxista”, “una forma de producción igualmente apartada de la concentración capitalista y del gregarismo marxista”De él se derivaron después diferentes leyes que desarrollaban subsidios y el descanso dominical.

En 1944 aparece la Ley de Contrato de Trabajo (que deroga formalmente la Ley de Contrato de Trabajo de 1931, ya sin efectos en la práctica). Esa normativa y el Fuero de los Españoles constituyen el auténtico corpus de la legislación laboral franquista. Una mínima aproximación a la misma nos permitirá comprobar si se asemeja a la legislación de los últimos treinta años, a una actuación paternalista del Estado o a los planteamientos liberales.

La mujer no gozaba de autonomía ni para contratar ni para reclamar sus correctas retribuciones, cosas a cargo de maridos y padres. La contratación temporal era legal tanto para eventualidades como para obras y servicios. En el régimen de despido improcedente encontramos que la indemnización no podrá superar en ningún caso el año de salario, exactamente igual que el máximo legal de la indemnización por despido objetivo que, con la última contrarreforma laboral del Partido Popular, se ha extendido y facilitado. A su vez, se regulaba un generoso régimen de extinción colectiva con un genérico “cesación de la industria, comercio, profesión y servicio, fundada en crisis laboral o económica, siempre que dicha cesación haya sido debidamente autorizada”. La jornada laboral no se limitaba y ni siquiera se decretaba el descanso de 48 horas tras 5 días, sino simplemente el descanso de un día por la presión histórica de la Iglesia católica para que no se trabajase durante el domingo. La prestación de servicios no tenía más límite que lo consignado en el contrato, al tiempo que la prestación de IT era tan sólo del 50% del salario y con un máximo de 4 días al año, es decir, que al quinto día de enfermedad ya no se percibía retribución alguna. No se garantizaban todavía dos pagas extraordinarias, tan sólo la del Generalísimo el 18 de julio, y hasta finales de los años sesenta no apareció algo similar al actual SMI. Nos encontramos, pues, durante los primeros treinta años de dictadura franquista, con una regulación del salario muy similar a la petición de los liberales, sin salarios mínimos y dejándo éstos a expensas de la “negociación entre las partes”.

En ocasiones se ha indicado la existencia de una cierta libertad a la hora de negociar los derechos laborales a tenor de la existencia de ordenanzas laborales de ramo o sector. Pero lo cierto es que hasta 1958 no existió intervención de representación de los trabajadores alguna en la confección de las mismas, sino que eran los funcionarios del Sindicato Vertical quienes estampaban su firma en los textos elaborados desde el Ministerio de Trabajo.

La realidad sociolaboral del periodo 1939-1959 expresa un nivel máximo de explotación para la clase obrera española. La acumulación sin precedentes de capital a la que sirvió fue la base para el desarrollismo del franquismo. Nada que ver con el mito del buen hacer de los tecnócratas del régimen.

La existencia de derechos laborales en los primeros veinte años del franquismo se ve cuestionada por el hecho fundamental de que la propia dictadura anclaba sus orígenes en el asesinato y aniquilación de sindicalistas y personas de izquierdas. Por lo que la mera reclamación de derechos podía constituir un suicidio laboral en el mejor de los supuestos, y una ejecución judicial o extrajudicial en el peor. A su vez, no nos encontramos siquiera ante un Estado de Derecho burgués, sino ante un régimen fascista o bonapartista de derechas cuyos jueces tenían en el 99% de los casos un origen falangista o militar, lo cual convertía el sistema judicial en un escarnio para la clase obrera.

Así pues, que el Partido Popular tache de franquistas las relaciones laborales sólo se puede entender como una broma macabra y un auténtico desprecio a la dignidad de los centenares de miles de sindicalistas asesinados durante lo que fue el origen de la dictadura.
1958-1973.La ley de convenio colectivos:entre el incremento de la productividad y la falsa negociacion
En el año 1958 se aprueba una nueva regulación de la “negociación colectiva”, lo que se ha querido presentar en ocasiones como la existencia de un sistema de participación de los trabajadores en sus normas paccionadas. Nada más lejos de la realidad, pues esta nueva normativa respondía al intento de disuadir las respuestas huelguísticas (1956-1958) y a la necesidad de incrementar la productividad. (Hasta la fecha, las empresas habían basado sus beneficios en una explotación extrema de la mano de obra, pero los ritmos productivos no se asemejaban a los de los estados europeos.) Así, la esencia de la nueva negociación colectiva era mantener bajo el salario base o garantizado y establecer complementos vinculados a la productividad. Curiosamente, este último objetivo es el que cíclicamente solicitan los liberales.

La falsa negociación colectiva instaurada se caracterizaba por dos grandes elementos: el primero, que la representación de los trabajadores se debía desarrollar a través del Sindicato Vertical; y el segundo que, una vez había acuerdo —o si no lo había— era el Ministerio de Trabajo el que lo tenía que aceptar, o bien fijar otras condiciones, para publicarlo como “convenio colectivo”. Llama poderosamente la atención que este sistema guarde más similitudes con la figura del arbitraje obligatorio instaurada por el gobierno del Partido Popular que con la negociación colectiva que conocimos durante los últimos treinta años.

Por último, la Ley 38/1973 de Convenios Colectivos Sindicales de Trabajo incorporó la concurrencia de convenios, la creación de acuerdos marco y la duración mínima de dos años —en definitiva, mejorando técnicamente la negociación colectiva—, pero dejó sin resolver el problema del intervencionismo del Estado, que debía homologar el “convenio”.

Analizando la normativa franquista encontraremos enormes similitudes con el clásico argumentario liberal y ninguna coincidencia con los derechos laborales de los últimos treinta años.

En el origen de los derechos laborales que conocimos durante los últimos treinta años: Ley de Relaciones Laborales de 1976, RD-Ley 17/1977, Constitución española y Estatuto de los Trabajadores

Para entender la esencia de los derechos laborales de los que disfrutamos durante los últimos treinta años, no debemos buscar ni en el Fuero del Trabajo, ni en la Ley de Contrato de Trabajo de 1944 ni en la Ley de Convenios Colectivos de 1958, puesto que esa normativa, por suerte, no guarda prácticamente relación alguna con el conjunto de derechos y libertades que pudimos conocer durante el periodo comprendido entre 1980 y 2010. Para ello debemos analizar la Ley de Relaciones Laborales de 1976, el RD-Ley 17/1977, el Estatuto de los Trabajadores de 1980 y, por supuesto, los preceptos de naturaleza laboral de la Constitución española.

Aunque no tendría que ser necesario, debemos recordar que el dictador Franco murió el 20 de noviembre de 1975, el 15 de diciembre de 1976 se aprobaba la Ley para la Reforma Política (derogación tácita de la legalidad franquista) y el 15 de junio de 1977 se celebraban elecciones “libres” pluripartidistas.

La Ley de Relaciones Laborales de 1976 es sin duda la cota más alta de derechos laborales individuales que jamás hemos alcanzado: readmisión en sus propios términos ante el despido improcedente; laboralización de algunas relaciones de trabajo especiales; presunción directa de la contratación indefinida; reforzamiento de la subrogación empresarial; exigencia de visado del finiquito; exigencia de expediente para el traslado, fuerte causalidad y derecho de consorte; disminución de la jornada laboral de 48 a 44 horas semanales y descanso de 12 horas entre jornada y jornada; descanso de 15 minutos en la jornada continua de 6 horas; autorización administrativa para la modificación del horario; ampliación de la maternidad posparto a 8 semanas y de la excedencia por maternidad hasta 3 años; constitución del FOGASA; previsión de la revisión semestral del SMI si el índice general del coste de la vida aumentaba un 5%, etc., etc.
El Real Decreto Ley 17/1977, entre otras materias, reconoce claramente el derecho a huelga y lo regula, al igual que el cierre patronal. Respecto al primero de los derechos, supuso un reconocimiento de derecho fundamental que vino a ser concretado a través de los posteriores parámetros de constitucionalidad. En cuanto al cierre patronal (lock out) vino a ser limitado o regulado en lo que en el momento supuso un freno al chantaje patronal de cese de actividades ante la huelga. La norma es del 4 de marzo de 1977, con la Ley de Reforma Política vigente y días antes de la primera campaña electoral tras el fascismo. La regulación que hace referencia a la huelga y el cierre patronal todavía se mantiene en vigor, con las únicas modificaciones que el Tribunal Constitucional realizó para su adecuación a la Constitución.

La Constitución española establece como derechos fundamentales la huelga y la libertad sindical, a la par que deja que otros derechos fundamentales empapen la legislación laboral (principio de igualdad, libertad ideológica, intimidad, libertad de expresión y de información, derecho de reunión, derecho a la tutela judicial efectiva, etc.). También se establecen otros derechos “no fundamentales” que se concretarán legislativamente a posteriori: el derecho y el deber al trabajo, la libre elección de profesión u oficio, el derecho a una remuneración suficiente, el derecho a la negociación colectiva y a la adopción de medidas de conflicto colectivo, y el derecho a la libertad de empresa. Por último, encontramos principios rectores de la política económica y social: el deber de los poderes públicos de realizar políticas orientadas al pleno empleo, de velar por la seguridad y la higiene en el trabajo, de garantizar el descanso necesario mediante la limitación de la jornada y las vacaciones retribuidas, y de fomentar la formación.

El Estatuto de los Trabajadores de 1980 (cinco años después de la muerte del dictador y con un único legislador que se reconociese franquista, aunque AP lo negaba) es la expresión de la etapa que finaliza y de la nueva realidad que se inicia para las relaciones laborales y el movimiento sindical. Sin duda, ha sido el eje normativo a través del que han pivotado los derechos laborales en los últimos treinta años, pero, lejos de emanar de la dictatura franquista, es a su vez expresión de una época de máximo nivel de movilizaciones obreras y el inicio de la siguiente etapa de concertación social.
Tres décadas de diálogo social y treinta años de continuas pérdidas de derechos

En primer lugar, atendiendo al necesario riguror científico, debemos expresar que el proceso de los últimos treinta años no ha sido lineal en cuanto a los derechos laborales, y si bien la tendencia ha sido a la pérdida, han existido algunas materias sobre las cuales ha habido conquistas. En la mayoría de los supuestos nos encontramos con una necesaria trasposición de directivas de la Unión Europea (principio de igualdad, sucesión, insolvencia empresarial) y con un desarrollo de derechos derivados de la maternidad y de la conciliación de las vidas laboral y familiar.

Más allá de lo anterior, en las últimas tres décadas se han perdido continuamente derechos laborales: extensión de la contratación temporal (Ley 32/1984), creación y desarrollo de las empresas prestamistas de mano de obra (Ley 14/1994), facilitación de la modificación de condiciones (Ley 11/1994) y de la extinción de contratos por causas objetivas (Ley 11/1994, Ley 63/1997, RD-Ley 5/2001), precarización del contrato a tiempo parcial (RD-Ley 5/2001), reducción de la indemnización por despido improcedente (Ley 63/1997, Ley 12/2001, RD 5/2006) y limitación de los salarios de tramitación (RD-Ley 11/2002, posteriormente convalidado como ley).

La realidad jurídico-laboral de los últimos treinta años ha sido un goteo en cuanto a la pérdida de derechos, transformado en lluvia con la Ley 35/2010 y en tormenta tras la Ley 3/2012. Así, debemos poner de manifiesto que en los últimos treinta años no sólo no se han consolidado los derechos laborales que conocimos, sino que se han ido eliminando paulatinamente. Ésta ha sido la realidad de tres décadas de diálogo social.
Derechos que ahora nos son arrebatados, como la indemnización de 45 días por año trabajado, la causalidad y criterio finalístico en el despido objetivo y modificación de las condiciones, la negociación colectiva libre y estable, los despidos colectivos causales, finalísticos y con autorización de la autoridad laboral, etc., no tienen su origen en el período 1980-2010, sino en el período 1976-1980. En plena situación de crisis, los sindicatos no optaron por sacrificar el trabajo digno ni por renunciar a su capacidad de movilización, y la etapa sin duda con más movilizaciones de la historia del Estado español coincidió exactamente con la aprobación de la normativa que reconoció aquellos derechos. Seguramente, la mayoría de los historiadores honestos caracterizarían aquel período de prerrevolucionario, pues las demandas de las organizaciones obreras no fueron únicamente económicas y sociales, sino que iban encaminadas a acabar con el capitalismo o con el franquismo. La única alternativa que tuvieron la burguesía y el aparato del Estado fue el mantenimiento del poder adquisitivo en los convenios colectivos, el incremento permanente del SMI y el reconocimiento de un bloque de derechos y garantías laborales de los que pudo disfrutar toda una generación de trabajadores y trabajadoras.
Protesta de empresa de "Laminacion de Bandas en Frio" en Vizcaya en
Magistratura de Trabajo 1967.

Lejos del mito de la negociación, cada conquista de derechos supuso siempre sacrificios en la movilización, represión sindical y asesinatos. Si tachar de “franquistas” las relaciones laborales de las que hemos disfrutado tras la “Transición” es, además de una falacia, una dulcificación indirecta de la dictadura franquista, situar el origen de los avances laborales en los últimos treinta años de diálogo social es un error sindical y una falta de respeto por quienes dejaron los mejores años de sus vidas, e incluso éstas, luchando por ellos.

Se califica la Transición de modélica y pacífica, pero no cabe duda de que no rompió con el período anterior, dejando intactos el poder económico, el judicial, el policial, y el. Entre 1975 y 1982, 188 personas —la mayoría de ellas participantes en manifestaciones obreras y cuadros sindicales— fueron asesinadas por la violencia del aparato del Estado o de miembros “incontrolados”.
Pero las discusiones no deben tener como finalidad sonrojar a quien miente o se equivoca, sino situar la verdad como elemento determinante en el proceso emancipatorio.

27/8/2012

Antena 3 y los testaferros de Aznar denunciados por Nicolás Maduro

aznar-rajoy--644x362-1El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, hizo duras declaraciones este sábado en contra del canal de televisión español Antena 3, propiedad de Atresmedia Corporación y del grupo Planeta,  luego de que emitieran el miércoles pasado un trabajo especial titulado “Venezuela al Límite”, que presenta a Venezuela como una nación sumida en la pobreza, la miseria y el caos. Para Maduro, Antena 3 busca justificar en Venezuela una intervención militar con trabajos parecidos a los publicados poco antes de intervenir en naciones como Irak, Libia y Siria. Denunció los orígenes de Antena 3, como televisora comprada “por testaferros de Aznar”. ¿A qué se refiere? Aquí te lo explicamos.
Compartir:
Texto: Alba Ciudad (Luigino Bracci Roa)
Las palabras del Jefe de Estado venezolano se emitieron durante su participación en el capítulo educación del Congreso de la Patria, realizado en la Universidad Experimental de la Seguridad (UNES), desde donde solicitó que la justicia internacional investigue a los dueños y testaferros de dicha televisora española. El Congreso de la Patria consiste en reuniones con todos los sectores de sus simpatizantes, escuchando planteamientos, ideas y nuevos cuadros en el marco de la crisis que vive el país actualmente.
Presidente-Nicolas-Maduro-en-el-Congreso-de-la-Patria-Capitulo-Educacion

Foto: Correo del Orinoco
El gobierno de España y sus medios de comunicación aliados han reforzado en las últimas semanas sus continuas muestras de apoyo a la derecha venezolana, que hace esfuerzos desesperados por sacar al presidente Maduro del poder, aprovechando la crisis causada por el descenso en los precios del petróleo y los efectos de la guerra económica sobre la población.
Injerencias de Rajoy 
Una de las más recientes declaraciones públicas ocurrió el 29 de marzo, cuando el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, del derechista Partido Popular, afirmó que “el cambio no será completo en América Latina sin libertad en Venezuela” y aseguró que España “está y estará siempre a su lado para acompañar lo que este pueblo decida soberana y democráticamente”, ello durante el acto de inauguración del seminario internacional “Mario Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad” organizado en Casa América con motivo del 80 cumpleaños del escritor peruano y furibundo opositor al gobierno venezolano.
Rajoy también aprovechó para autoelogiarse por ser el primer Presidente en ejercicio que recibió a las esposas de los llamados “presos políticos” venezolanos, Leopoldo López y Antonio Ledezma, de los que pidió nuevamente su libertad en un abierto acto de injerencia contra Venezuela. López está cumpliendo pena de 13 años de prisión por ser uno de los organizadores y promotores de las protestas violentas en Venezuela ocurridas el año 2014, conocidas como “La Salida” o “guarimbas”, que dejaron 43 personas fallecidas.
Al día siguiente, en Venezuela, la oposición de derecha que ostenta la mayoría en la Asamblea Nacional aprobó en segunda discusión la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, un proyecto de ley que busca liberar no sólo a López, sino a cientos de personas acusadas por causar destrozos durante las guarimbas y participar en actos que en otros países serían calificados de terrorismo (puede encontrar un análisis del primer borrador de esta ley aquí). La ley de Amnistía también liberará a quienes participaron en el golpe de Estado de abril de 2002, el paro petrolero de ese año y otra gran cantidad de delitos.


Marcha del 7 de abril contra la Ley de Amnistía
Según la Constitución venezolana, la Ley de Amnistía, al aprobarse en segunda discusión, debe enviarse al Presidente de la República para firmarla y darle el “ejecútese”. Sin embargo, el Presidente puede enviarla al Tribunal Supremo de Justicia si sospecha que la misma es inconstitucional, y eso hizo: el pasado jueves 7 de abril, Maduro recibió a miles de sus simpatizantes que rechazaban la Ley de Amnistía, y anunció que introduciría ante el Tribunal Supremo de Justicia una solicitud para declarar su inconstitucionalidad.
En su discurso, denunció la injerencia del gobierno español y de sus aliados mediáticos. “Están anunciado un programa para hoy en horario estelar… ‘Venezuela en la mira'”, dijo refiriéndose al programa de Antena 3. “Claro. En España están aterrados porque ha surgido una organización y un liderazgo propio de España, y están aterrados. ¡Tiembla la oligarquía española, como le tembló a Simón Bolívar, que hace 200 años los expulsó a bayoneta limpia, un día como hoy en Bomboná. ¡Tiembla la oligarquía colonialista y racista de Rajoy, y de todos ellos! Racista te dije, Rajoy; colonialista te dije, Rajoy; ¡basura corrupta te dije, Rajoy! ¡Basura colonialista! ¡A Venezuela se respeta! ¡Este es el pueblo de Simón Bolívar, el pueblo de los Libertadores!”
Las duras pero contundentes palabras de Maduro causaron que el gobierno español ordenara el viernes el retiro de su embajador en Venezuela para consultas acerca de lo que consideró “insultos intolerables”. La cancillería española también citó al embajador venezolano en España, Mario Isea, para “protestar por los insultos”.
Esto forzó al gobierno venezolano a emitir un comunicado el viernes 8 de abril, en el que el Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano repudió el “apoyo y soporte” prestado por el Gobierno de Mariano Rajoy a factores de la derecha de este país, “que pretenden el derrocamiento del gobierno legítimo y constitucional del Presidente Nicolás Maduro”. Asimismo, la cancillería de Venezuela reiteró su reclamo por la “política injerencista” que mantiene la nación europea sobre sus asuntos internos, lo que vulnera los deberes que dicta el Derecho Internacional sobre las relaciones entre los países.


Marcha del 7 de abril contra la ley de Amnistía (AVN)
Antena 3 y su documental, “Venezuela al límite”
El miércoles pasado, Antena 3 estrenó el trabajo especial titulado “Venezuela al Límite”, un documental que supuestamente presenta la “realidad” del país, mostrándolo como una nación sumida en la pobreza, la miseria y el caos. “Así es el día a día de los venezolanos: largas colas para comprar los productos más básicos en un país de estanterías vacías por un desabastecimiento brutal de alimentos y medicinas. Se trata, además, de un país en el que el dinero no vale nada y que sufre la mayor inflación del planeta”, señala la reseña del material audiovisual, la cual fue ampliamente promocionada por dicho canal.
“Antena 3, ¿Para cuándo un ‘España Al Limite’? En ‘Venezuela Al Limite’ las colas son por desabastecimiento, en España son en comedores populares”, escribió Pulpul, líder de la banda española Ska-P, después de estrenarse el documental.
Este sábado 9 de abril, Maduro le reiteró al presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, que se ocupe de sus asuntos internos y no los de Venezuela, y lo invitó a debatir sobre los logros de la Revolución Bolivariana, entre ellos la construcción de un nuevo sistema educativo gratuito, de calidad e incluyente. “¿Ustedes saben cuántos jóvenes españoles se han tenido que ir de su país porque no tienen oportunidades de estudiar en la universidad ―la privatizaron―, porque no tienen oportunidad de trabajar, por los desahucios? Más de dos millones de españoles se han tenido que ir exiliados, expulsados por el señor Rajoy en los últimos ocho años”, dijo Maduro.

“Y en esos últimos 8 años, si Rajoy quiere comparar, lo reto a un debate público donde él quiera, y comparamos el desastre al que tú has llevado a España, la tragedia humanitaria, y los logros que ha hecho la Revolución Bolivariana, modestamente. ¡Ya lo sabe, Rajoy! Cuando quieras, donde quieras y como quieras. ¡Venezuela se respeta!, y nosotros vamos a saber defender a Venezuela con la verdad”, señaló.
Recordó que, mientras en otros países como España se ha privatizado la educación, en Venezuela se ha construido un sistema de calidad, reiteró el Presidente al detallar que Venezuela tiene 10 millones de estudiantes en su sistema educativo, y seguirá avanzado a pesar de la caída de los precios del petróleo.
El presidente venezolano destacó los logros de la Revolución Bolivariana, entre ellos la construcción de un nuevo sistema educativo gratuito, de calidad e incluyente, en comparación la educación privatizada en España. “Aquí tenemos 10 millones de estudiantes en el sistema educativo; 84 por ciento de escolaridad en promedio, entre el sistema primario, secundario y universitario”.
madurocongreso11460253155

Maduro este sábado durante el acto del Congreso de la Patria, capitulo Educación
“Rajoy, ¡toma nota, fracasado! ¡Privatizador, neoliberal! Y Antena 3 también, ¡fracasados!”, dijo Maduro. “Yo los denuncio, seguro no lo van a publicar. Preparan videos para justificar un intervencionismo en Venezuela, o que Venezuela se lleve a una guerra civil. ¡Yo lo denuncio aquí!”
“Pongan sus cuentas sobre la mesa los testaferros de Antena 3, que preparan videos para justificar un intervencionismo en Venezuela, o que Venezuela se lleve a una guerra civil. ¡Yo lo denuncio desde aquí!”
Maduro denunció que los propietarios de Antena 3 fueron testaferros de José María Aznar (presidente español entre 1996 y 2004), quienes “en cuentas offshore en el mundo, obtuvieron el dinero para montar esa basura que en España ataca a Venezuela con propaganda de guerra, tratando de justificar, como justificaron en su tiempo la guerra de Irak, de Libia y de Siria. Propaganda de guerra dirigida por la ultraderecha española, a través de un canal que lo dirigen y son dueños, testaferros que deben ser investigados por la justicia internacional”.
¿A qué se refería Maduro?
Antena 3 y sus testaferros… ¿cómo es eso?
Hay que recordar que una de las primeras “obras de gobierno” de Aznar en 1996 fue la privatización de  Telefónica, la principal empresa de telecomunicaciones de España. Al frente de la misma situó a uno de sus amigos personales, Juan Villalonga Navarro, como director ejecutivo.
aznaryvillalonga

Aznar y Juan Villalonga
“Cuando Aznar puso al frente de la mayor empresa española, Telefónica, a su amiguete más íntimo, Villalonga, le impuso una tarea: comprar medios de comunicación. Villalonga se puso en marcha. Empezó con Antena 3, Onda Cero (220 emisoras), Intercontinental, Cadena Voz, el 40% de El Mundo, a través de Pearson, etc”, escribió en 2003 el articulista Xabier Arzalluz en Rebelion. “El Sr. Aznar, con dinero que dice que es privado, se compra un imperio mediático a su sola disposición, con lo que apaga el rencor que le atenaza desde que atribuía su frustrada mayoría absoluta en sus primeras elecciones y el relativo éxito de las últimas elecciones de Felipe González a la intervención electoral de Prisa. Aznar no para hasta tener su propia Prisa por las vías descritas”.
El articulista Pedro Edu Hondo Martín explicó en 2004, en un artículo en la publicación estadounidense Zmag:  “Villalonga comenzó a comprar acciones de compañías privadas de radio, televisión y prensa ayudando a consolidar el enorme aparato mediático que ha servido a los intereses de la derecha española durante los últimos años: radio y televisión públicas estatales RNE y TVE, radios privadas Onda Cero y Cope, televisión privada Antena 3, diarios nacionales El Mundo, ABC y La Razón, y varias radios y televisiones regionales allí donde gobierna el Partido Popular”.
“En estos años ―continúa Hondo Martín― las ruedas de prensa sin preguntas de los periodistas, las campañas electorales sin debates entre candidatos y la baja calidad en las televisiones públicas se han convertido en algo habitual. La opinión pública quedaba así bajo un férreo control ejercido especialmente a través de la televisión, que es el único medio para informarse de la mayor parte de los ciudadanos españoles. Los informativos de la televisión pública nacional han sido frecuentemente denunciados como los más manipulados de la historia democrática española”.
5693577_orig

Juan Villalonga
En específico sobre Antena 3, el periodista D. Forcada explica en un artículo en El Confidencial: “En 1997, el Grupo Zeta vendió todas sus acciones de Antena 3 (su 25%) a Villalonga, que se hizo, además, con el 51% de las acciones que estaban bajo el control de la sociedad Gestora de Medios Audiovisuales (GMA). Los ideólogos de toda aquella operación fueron José María García y Pedro J. Ramírez. Fue, igualmente, una declaración de guerra a Prisa, que hasta ese momento contaba con Telefónica como socia de Canal Satélite Digital”.
“Telefónica fue durante dos años una fuente pródiga en satisfacciones para Aznar y su entorno”, explicó Jesús Mota en un artículo en El País, publicado en 2001. “Con el inagotable cash flow de Telefónica, el Partido Popular dispuso de una televisión privada a su entero servicio (Antena 3), una cadena de radio de las 102 emisoras dispuesta a cantar las alabanzas del poder popular (Onda Cero) y un grupo de prensa con ánimo favorable a prodigar los reportajes laudatorios sobre la economía aznarista (Recoletos-Pearson). Todo ello por la módica cantidad de unos 150.000 millones de pesetas, pagados por los accionistas de Telefónica para comprar activos puestos al servicio del Gobierno. Villalonga no tuvo empacho alguno en cambiar su idea inicial de que la primera empresa española no debía participar en medios de comunicación para, a indicaciones de su buen amigo Aznar, lanzarse a la acumulación obsesiva de periódicos, radios, televisiones y todo lo que pudiera utilizarse como propaganda directa e indirecta del Gobierno”.
En mayo de 2003, José Manuel Lara Bosch, propietario del Grupo Planeta, se convierte en principal accionista de referencia de Antena 3 al comprar el 25,1% de la cadena.
Lara Bosch (arriba a la derecha) era hijo de José Manuel Lara Hernández (izq.), un capitán de la Legión Española que peleó en la guerra civil combatiendo contra los Republicanos. Los enormes vínculos de Lara Hernández con el régimen de Francisco Franco hacían que todos le temieran en diversas imprentas de Barcelona, a las que requisaba a punta de pistola el papel que necesitaba para imprimir sus libros.
Así, Lara Hernández logró fundar en 1949 la Editorial Planeta, que su hijo heredó. Y, en 2003, Lara Bosch logra el control de Antena 3, asegurándose que la misma permanezca ideológicamente bajo el control de la derecha política.
En 2012, poco después de que Mariano Rajoy asumiera la presidencia, Antena 3 y La Sexta se fusionan. “La Sexta es la cadena ideada por los amigos de José Luis Rodríguez Zapatero (presidente español entre 2004 y 2011, del partido PSOE), y que, un sector del Gobierno y del Partido Popular español deseaba ver en manos de Lara Bosch para desarticular su beligerancia contra el Ejecutivo”, explicó Forcada en el artículo que publicó el 31 de enero de 2015, día de la muerte del entonces presidente de ATresmedia, víctima de cáncer pancreático.
Desde entonces, fue sustituido por Josep Creuheras en la presidencia de ATresMedia y del Grupo Planeta. Y sus ataques mediáticos contra Venezuela, lejos de cesar, se han intensificado.


Pero si algo podemos aprender de estas lamentables historias, es que lo primero que hace todo Presidente de derecha en España, al llegar al poder, es acomodar los poderes mediáticos a su favor.

El hospital de Alepo fue destruido… hace 7 meses



  
.

Fotografía del 15 de octubre de 2015
© Ministerio ruso de Defensa
El ministerio de Defensa de la Federación Rusa publicó imágenes satelitales del hospital Al-Qods de Alepo, supuestamente destruido el 27 de abril de 2016 por la aviación de la República Árabe Siria. Las imágenes muestran que dicho hospital ya estaba destruido desde hace al menos 7 meses.
JPEG - 53.4 KB
Fotografía del 29 de abril de 2016
© Ministerio ruso de Defensa
El supuesto bombardeo de este hospital fue anunciado por Médicos Sin Fronteras [Médecins sans frontières], organización humanitaria creada por el médico francés Bernard Kouchner para los servicios secretos franceses durante la guerra de Biafra.
JPEG - 36 KB

Autogestion Yugoslava-IV

No debemos contentarnos con la descripcion de la experiencia, asi que pasaremos ahora a su analisis.

La autogestion no ha suprimido el salariado; tal es el punto fundamental que es necesario clarificar.

La existencia de unidades de produccion "separadas unas de otras" conlleva la supervivencia de fenomenos mercantiles y ese producto particular que es la fuerza de trabajo continua siendo objeto de intercambio. Los asalariados ha sido separados de sus medios de produccion y su sobretrabajo contribuye a crear una plusvalia social cuyo reparto se les escapa.Su principal consuelo es el de saberse ciudadanos de un "Estado obrero" y, como señalaba,Tito, no conoce el paro forzoso.Asi subsisten, en el marco de una economia "socialista, unas relaciones de produccion de tipo capitalista; pero he aqui que en una empresa.¿No va esto a transformar las famosas relaciones de produccion y si no suprimir al menos conseguir el debilitamiento del salariado? La pregunta esta planteada desde los comienzos de la experiencia. La respuesta no deja hoy ninguna duda.

Salvo en el caso de las pequeñas unidades donde un grupo de trabajadores reciben la misma remuneracion y donde se reparten equitativamente la parte de la renta neta que les corresponde, pudiendo figurar asi como "patron-colectivo",las relaciones sociales son relaciones salariales. El "socialismo de mercado" ha engendrado un mercado "socialista" del trabajo. Este existe de manera evidente en el plano internacional1 y de una forma no menos clara en el plano nacional. El reclutamiento de los cuadros y de los obreros especializados ha sido motivo de multiples tensiones entre las empresas. Si anteriormente los consejos obreros tendian a recortar el abanico de las remuneraciones en la actualidad muchos de ellos hacen propuestas de altos salarios a los especialistas cuando desean su colaboracion. En 1979,varias empresas eslovenas ofrecieron a unos obreros yugoslavos que estaban trabajando en Austria y Alemania volver al pais con unos salarios equivalentes a los que recibian en el extranjero.

La extension de las huelgas demuestra por otra parte que los trabajadores son perfectamente conscientes de su condicion de asalariados. Hay que admitir por fin que las crecientes oposiciones entre las diferentes republicas reposan principalmente sobre una diferencia cada vez mas notable en los niveles de remuneracion. Si se fija en 100 el indice de consumo en Bosnia.Herzegovina para el año 1970, hay que atribuir el indice de 126,8 a Macedonia, 129,3 a Montenegro, 165,6 a Servia, 194,9 a Croacia y 301,9 a Eslovenia.
¿Porque esto es asi? ¿Por que la autogestion yugoslava no es una autentica autogestion obrera? ¿Por que la rehabilitacion del mercado ha significado un restauracion de los mecanismos capitalistas? Sin duda las dos cosas van unidas. De hecho hoy hay que preguntarse: 1) si la autogestion obrera era posible; 2) si podia ser limitada al marco de la empuresa;3) si mas alla de un cierto limite, la rehabilitacion del mercado en un sistema socialista no provoca una mutacion cualitativa.
1Y no solo entre Yugoslavia y los paises occidentales sino tambien por ejemplo entre la Repubica Democratica Alemana y Hungria que en 1967 concluyeron un acuerdo referente al empleo de los trabajadores hungaros en Alemania.