Translate,translator,traducteur,Übersetzer, traduttore,tradutor,переводчик

Friday, July 01, 2016

Declaracion conjunta contra la visita de Obama


.DECLARACIÓN CONJUNTA DE LA PLATAFORMA CONTRA LA GUERRA Y LAS MARCHAS DE LA DIGNIDAD DE SEVILLA ANTE LA PRÓXIMA VISITA DEL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS
.Ante la próxima visita a Andalucía del presidente de Estados Unidos, la Plataforma Contra la Guerra y las Marchas de la Dignidad de Sevilla han acordado hacer pública la siguiente Declaración:
no viene a Andalucía como persona particular, en viaje cultural o turístico, sino como presidente y jefe supremo del ejército de Estados Unidos, que pretende seguir siendo la única superpotencia mundial, con tres objetivos principales:


a) Inspeccionar la operatividad de las bases militares norteamericanas en Andalucía, que han acentuado su importancia al haberse convertido en lugares fundamentales para el despliegue del “escudo antimisiles” (Rota) y las operaciones de Afrocom, el centro del ejército norteamericano y de la OTAN para la intervención en África (Morón de la Frontera).



b) Presionar para la firma por parte del Estado español, sin referéndum ni apenas debate parlamentario, del TTIP (Tratado Trasatlántico entre la Unión Europea y USA), que recortará aún más los derechos económicos, sociales y culturales, anulará la ya escasa soberanía política de los pueblos y acentuará, si cabe, el dominio de las grandes corporaciones transnacionales sobre nuestras vidas.


c) Intervenir en la política interna del Estado español, en unas fechas que serán claves para la formación de nuevo gobierno, respaldando a los partidos políticos más sumisos al dominio norteamericano y al mantenimiento del estatus económico y político, propiciando un acuerdo entre ellos y dificultando las transformaciones necesarias en un sentido democrático y de reconocimiento de derechos tanto individuales como colectivos.


2. Una vez más, Andalucía y el señuelo del turismo son utilizados como coartada, esta vez para maquillar la finalidad militar y políticamente reaccionaria del viaje del primer mandatario norteamericano. El derecho y el deseo de nuestro pueblo a decidir sobre su propio destino y a desarrollar una Cultura de la Paz vuelve a ser sistemáticamente ignorado, con la colaboración activa del gobierno español, de la Junta de Andalucía y de las alcaldías de las ciudades que recibirán al presidente norteamericano. En una muestra de indigencia mental y de provincianismo político, estas últimas han declarado su satisfacción con la visita, señalando que “pondrá en el mapa” a sus ciudades y atraerá la llegada de más turistas. Parecen desconocer que Cádiz, Sevilla y la propia Andalucía figuran en los mapas, geográficos y cognitivos, desde hace más de dos mil años.

3. Por todo lo anterior, declaramos a Barack Obama, en su calidad de presidente de los Estados Unidos de América, PERSONA NO GRATA y hacemos un llamamiento a las organizaciones políticas, sindicales, sociales y culturales andaluzas para que expresen activamente su rechazo a los objetivos del viaje, denunciando a la vez la colaboración cómplice de las autoridades políticas del Estado español, la Junta de Andalucía y los Ayuntamientos que han declarado su satisfacción por este viaje.4. Queremos, igualmente, manifestar nuestro rechazo a la negociación del TTIP y del resto de iniciativas encaminadas a recortar los derechos ciudadanos y la soberanía de los pueblos. Por la paz entre los pueblos. NO al drama de los refugiados.&

Andalucía, 20 de junio de 2016.Plataforma Contra la Guerra de Sevilla
Marchas de la Dignidad de SevillaNO A LA GUERRA. OTAN NO. BASES FUERA. ANDALUCÍA POR LA PAZ.


El mito obrerista en Yugoslavia-I

Años 70
Interrogado en 1969 por Jean Dru sobre la importancia adquirida por los cuadros en los organismos de autogestion, Eduard Kardelj respondio:"La preponderancia de los ingenieros y los expertos en general, si no en numero al menos en cuanto a la participacion activa en el consejo obrero central de las grandes empresas, constituye un hecho bastante extendido y puede que incluso dominante"."La ciencia,añadio: es una fuerza de produccion que presenta para el obrero el mismo interes que la tecnica o la tecnologia. Es pues normal que para resolver las cuestiones que exigen unos conocimientos superiores a los suyos, el obrero escuche a los que saben mas y le inspiran confianza".

¿Significa esto que la iniciativa pertenece a los cuadros y no a los obreros? Kardelj tiene la franqueza de reconocerlo:"De hecho, dice, no es el obrero quien tiene que estudiar los problemas y encontrar las formulas economicas comerciales o tecnologicas optimas.Debe decir "si" o "no" al consejo obrero sobre la base de unas proposiciones concretas que le ha sido presentadas.

Pero solo podra decir "si" o "no" con pleno conocimiento de causa si esta bien informado, si conoce la significacion de tal proposicion o de tal otra. A estos efectos, debe ser informado no solo por sus propios expertos sino tambien por servicios tecnicos fuera de su empresa que deben ser capaces de analizar con espiritu critico la actividad y el desarrollo tecnologico de la empresa.Y cuando el obrero este en posesion de datos de este genero debe saber muy bien hacer las comparaciones necesarias y tomar decisiones competentes. Sobre el resto, el diputado tampoco es omnisciente y sin embargo es el quien vota en el parlamento los reglamentos y las leyes".

¿Pero esto no es lo mismo que reconocer el papel determinante de la tecnocracia o, si se prefiere de la inteligencia tecnica? Kardelj no niega la realidad de la tecnocracia, ni los problemas que ella plantea. Dice en la misma entrevista: "Si organizamos hoy entre la inteligencia tecnica un referendum "a favor" o "en contra" de la autogestion, se pronunciaria en principio por la autogestion, pero si a esta misma inteligencia tecnica la sociedad le confiara la tarea de modificar la autogestion tal como ella la entiende,la liquidaria rapidamente".

¿Pero en beneficio de quien o que? ¿De una sociedad tecnocratica, de una restauracion del capitalismo privado, de un refuerzo de la burocracia? Kardelj parece inclinarse por la tercera hipotesis.Prosigue en efecto: " lo esencial es asegurar en los consejos obreros la preponderancia del intereses de los trabajadores....o bien el obrero controla la tecnocracia y entonces las vias de la libertad y la democracia estaran abiertas, o bien el tecnocrata estara controlado desde arriba, y el tal caso tendriamos la situacion inversa, la dominacion y el absolutismo burocratico".

Todas las ambiguedades de la doctrina yugoslavas aparecen a traves de estas declaraciones, Kardelj habla de "la prepoderancia del interes de los trabajadores". ¿Pero que es lo que quiere decir con esto?.

¿Se trata de los intereses inmediatos de los asalariados de una empresa determinada? Ahora bien, la experiencia nos demuestra:1) que nuestros intereses pueden ser diferentes y a veces contradictorios (ver el caso de las huelgas). 2) que estos pueden ser contrarios al interes de la empresa(que debe por ejemplo retrasar un aumento de los salarios para reservarse un margen suficiente de autofinanciamiento). 3) que cuando coinciden en ese interes, puede chocar con los intereses de los trabajadores de otras empresas o de otras ramas (dos ejemplos: las compañias de navegaciom prefieren encargar sus barcos a astilleros extranjeros porque asin gozan de mejores condiciones financieras; la principal fabrica de televisores ha superado recientemente una crisis de poca venta al conseguir que los bancos facilitaran la novedad de la venta a credito. Estas facilidades fueron rehusadas a otros sectores de la producción).

¿Se trata del interes superior de la clase obrera tomada en su conjunto? Este interes no podria ser determinado sino en el marco de una empresa particular y es perfectamente posible que se dieran choques entre los proyectos de desarrollo de tal o cual rama. En este caso la nocion de control( que no hay que confundir con la de poder) toma todo su sentido. Los trabajadores "controlan" a los tecnocratas exigiendoles que respeten los objetivos de la planificacion. Entonces seria necesario que existiera una verdadera planificacion y que fuese objeto de una elaboracion democratica; pero Yugoslavia se encuentras en una situacion ante todo ambigua. Existen una directrices de politica economica pero son poco imperativas y los organismos de planificacion no tienen tampoco los medios financieros para imponer su voluntad. Existe una discusion de estas directrices pero esta solo concierne a los especialistas y a los cuadros del aparato del partido(que pertenecen al gobierno, a los comites centrales o a las diferentes asambleas),dicho de otro modo, a los tecnocratas y a la burocracia.La masa de trabajadores sigue pasivamente estos debates.

Y aqui se encuentra seguramente la mayor contradiccion del sistema.Esto es absurdo en una economia donde las decisiones macro-economica cobran cada vez mayor importancia y donde las empresas se sienten cada vez mas llamadas a agruparse o fusionarse; es absurdo separar la autogestion de las empresas de la planificacion democratica. ¿Como imaginar que los trabajadores van a poder superar la etapa de las revindicaciones corporativas o del egoismo de empresa si los medios para poder presionar sobre las grandes decisiones nacionales no se les otorgan? ¿Y como presionar sobre estas elecciones si precisamente no pueden escoger, sino solamente ratificar por medio de votos formales unas decisiones ya tomadas? ¿Deben presentarseles concurrentemente por los grupos o equipos que revindican las responsabilidades del poder? Aqui volvemos a encontrarnos con el problema del partido.

Todos los partidarios sinceros de la autogestion admiten que el desarrollo de esta es incompatible con el mantenimiento de un partido tecnico."Estamos en el derecho de preguntarnos, escribe Albert Meister, si la atencion dedicada a los niveles primarios de la democracia no ha desviado la atencion sobre lo que sucedia  mas arriba, si no ha llevado a los obreros a concentrarse demasiado sobre su empresa cuando las decisiones importantes que determinan el futuro de la empresa son tomadas lejos de ellos y fuera de ellos".


Empresario vasco causó conmoción en España tras publicar fotos de los supermercados de Caracas

.
Otxotorena visitó un “market” para personas de clase alta en Altamira, mostrando como viven las personas más adineradas. Pero también visitó abastos populares en el centro de Caracas, tomó fotos y las publicó, mostrando qué hay y que no hay.
Texto: Alba Ciudad
A comienzos de marzo, el exalcalde de Bogotá y dirigente del movimiento Progresistas de Colombia, Gustavo Petro, visitó la ciudad de Caracas y presentó en su cuenta Twitter varias fotos de supermercados de Caracas llenos de alimentos. “Entré a un supermercado en Caracas y miren lo que encontré. ¿Me habrá engañado RCN?”, se preguntaba mientras mostraba fotos de varios pasillos de un automercado Plaza’s en el este de la capital. La respuesta ante sus tuits fueron una ola de agresivos insultos, llamándolo mentiroso.
Dos meses después, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, reclamaba en una sesión de la OEA que el mundo tenía la equivocada idea de que en Venezuela las personas no tenían nada qué comer. Señalaba que la foto de un supermercado casi vacío, tomada en Rockaway Beach, Nueva York por la agencia Reuters en la víspera de un huracán, había sido manipulada y publicada por decenas de medios de varios países, alegando que era en un supermercado venezolano. La realidad era que, si bien hay dificultades y problemas en Venezuela, en los establecimientos había comida. Nuevamente, fue insultada, descalificada y vilipendiada por decenas de políticos, medios de comunicación y tuiteros.
Y es que la imagen de Venezuela que se transmite en el exterior, principalmente por los medios de comunicación de Colombia, España y Estados Unidos, es la de que se requiere una intervención internacional urgente que lleve ayuda humanitaria a la población para salvarla de una hambruna. Con frecuencia se esparcen de forma viral noticias falsas, como que los venezolanos cazan palomas, perros y gatos para alimentarse, o de que los caraqueños han sido forzados a recoger comida de los basureros, lo que hace pensar a muchos que la situación de Venezuela desesperada, y semejante a la de cualquier país donde se viva una prolongada guerra civil.
Otras noticias que se repiten constantemente, como que ya no habrá más galletas Oreo en Venezuela (noticia de febrero, aunque aún se consiguen) o de que el país se queda sin Coca Cola ni cervezas (y nuevamente: los supermercados caraqueños siguen llenos de estos productos, aunque a mayores precios) también preocupan mucho a quienes no viven aquí.

Y es que nadie puede dejar de desconocer los problemas que hay en Venezuela con el acceso a los alimentos y las medicinas. El poder adquisitivo de las y los venezolanos se ha reducido enormemente en comparación a como se vivía hace 5 años. El gobierno denomina a esta situación “guerra económica”, causada principalmente por políticos y empresarios que aprovecharon la enfermedad y posterior muerte de Hugo Chávez para tratar de derrocar al gobierno bolivariano usando diferentes modalidades de sabotaje.
La caída en más de 70 por ciento de los ingresos petroleros, la intensa sequía de tres años, el contrabando hacia Colombia, fenómenos climáticos como El Niño, y la corrupción e ineficiencia de algunos funcionarios públicos agudizaron aún más el problema.
Dificultades
En la actualidad, los productos que tienen precios regulados por el Estado  son bastante difíciles de conseguir, pues los empresarios los producen en baja cantidad (ellos prefieren producir los productos no regulados, pues le ganan mucho más dinero). Las personas tienen que hacer inmensas colas para acceder a los pocos productos regulados que se consiguen, y tienen que competir con vendedores informales (“bachaqueros”) que compran estos alimentos para revenderlos a 10 veces su precio. Empresarios venden los productos a estos bachaqueros de forma clandestina, a precios muy por encima de la regulación, para ganarles más. Hay un fuerte contrabando de alimentos a Colombia, nuestro país vecino, donde la pobreza es mucho mayor.
Y no se puede negar que muchas personas han tenido que modificar su dieta y dejar de consumir determinados alimentos que antes abundaban: el arroz, los granos y la harina de maíz precocida son muy difíciles de conseguir a precios regulados, y el pollo, la carne o los embutidos tienen precios impagables para el asalariado venezolano normal, por lo que han tenido que sustituirlos por otros productos más económicos y “apretarse el cinturón”.
Pero, ¿quién tiene la razón entonces? ¿Es la situación de Venezuela parecida a la que vivió la España de la posguerra? ¿Debe ser intervenida por potencias extranjeras que “salven” a su población de una hambruna? ¿O es que los venezolanos, a pesar de la caída de su poder adquisitivo y de la dificultad en acceder a numerosos productos, en realidad aún viven bien comparados con ciudadanos de otros países?
Eso es lo que intentó responder Agustín Otxotorena, un ejecutivo vasco residenciado en Caracas, quien se cansó de que todos los días sus amigos le preguntaran si es cierto que en Venezuela no hay comida. Se dedicó a pasear por la ciudad de Caracas, tomando fotos en las calles y supermercados y publicándolas en su muro en Facebook para contrastarlas con las frecuentes fotos de medios de su país, que muestran supermercados vacíos. Su intención era mostrar que, a pesar de los problemas agudos que sí existen, en Caracas se sigue viviendo de forma normal. En los supermercados sí hay comida (si bien no todos pueden acceder a ella), hay numerosos puestos de perros calientes y hamburguesas en las calles y la gente los usa.
El blog La Tabla, conducido por Víctor Majano, ha colgado una noticia resumiendo las vivencias de Otxotorena en Caracas, y sus notas han sido tan visitadas, que prácticamente obligaron al diario derechista ABC a reseñar los descubrimientos de Otxotorena (nota: este lunes ABC borró la noticia,pero en Alba Ciudad la recuperamos y la dejamos acá).


Las fotos de Otxotorena fueron tomadas en pequeños abastos particulares. Las grandes cadenas, como Central Madeirense, Excelsior Gama, Plaza’s o Makro, prohíben a las personas tomar fotos en sus locales, los empleados suelen estar muy vigilantes y ser bastante molestos cuando se dan cuenta de que alguien está usando su teléfono móvil para captar fotos. Periodistas de Venezolana de Televisión, canal público estatal, han hecho programas con cámara escondida desde dentro de los supermercados para denunciar la especulación y otras formas de sabotaje.

Sin embargo, Otxotorena se las ingenió y logró tomar fotos desde el supermercado Excelsior Gama de La Trinidad y un automercado Plaza en Prados del Este, ambas urbanizaciones del sureste de Caracas, donde la mayoría de la población es de clase media-alta.

Cadenas de supermercados

“Pongo estas fotos porque ya estoy harto de todos los que me llaman o escriben diciéndome que en Venezuela NO HAY comida y que vivimos como en Somalia o Etiopía”, dice compartiendo las fotos del supermercado Plaza’s del centro comercial Galerias Prados del Este. Son del 19 de mayo.

“Con esto no digo que haya mucha gente pasándolo mal y a la cual no le llega el dinero para vivir. Lo mismo que en Colombia, México, Honduras, Guatemala, El Salvador, Brasil, Argentina, y un largo etcétera de países latinoamericanos. La pobreza es un mal endémico en esta región del mundo, lo que no impide que haya una clase alta que viva con estándares de vida superiores a los europeos”.
“Riqueza mal repartida. Espero que ésto le sirva a alguno, aunque también se que no hay mas ciego que el que no quiere ver

El 26 de mayo, Otxotorena compartió fotos tomadas en el supermercado Excelsior Gama ubicando en La Trinidad, Caracas, tomadas ese mismo día a las dos de la tarde. “Vuelvo a poner fotos de otro supermercado venezolano donde efectivamente NO HAY producto regulados”. Explica que el gobierno importa alimentos y obliga a venderlos a precios muy bajos, pero no es lo que se vende en estos supermercados del sureste caraqueño.













“Comida hay. Faltan cosas, evidentemente. Hay un sector privado que juega al desabastecimiento, y no le importa vender menos o no vender, ya que hay una alta concentración de la oferta y saben que volverán a recuperar mercado cuando se den las condiciones que ellos quieren. Son fuertes, retan al gobierno”.
“Eso sí: en éstos supermercados como los Excelsior Gama, Plaza’s, Luvebras, no hay colas, como se ve en las fotos y hay el suficiente producto como para vivir holgadamente, y darse mas de un capricho, aunque la oferta de productos sea menor. El alarmismo, comparar Venezuela con Siria como ha hecho un diputado opositor y pensar que los cientos de miles de Caraqueños de clase alta, muy alta o ricos están viviendo como en la posguerra española, es una manipulación y una mentira”.

Recientemente, el gobierno de Mariano Rajoy convocó al Consejo de Seguridad Nacional, una instancia de su gobierno que no era usada desde los recientes ataques terroristas en París, y declaró a Venezuela “una amenaza para la seguridad nacional”, justificado supuestamente en el “bienestar” de la colonia española en Venezuela, calculada en aproximadamente 200 mil ciudadanos.
Tiendas y “markets” para la clase alta
Para contrastar, Otxotorena también se fue a una tienda para la clase altaFresh Fish Gourmet Market de Altamira. “Una tienda exclusiva para la clase alta de Caracas, con carnes exquisitas, fiambres, jamón español, aceites de oliva virgen de varios países del mundo, vinos estupendos,champagne francés, salmón noruego, sal Maldon
, etcétera.”
“En Caracas faltan cosas y el que no tiene plata tiene que buscar y conseguir en varios sitios, pero si tienes dinero no hay ningún problema”, señala. “Si tienes dinero hay whisky 18 años, exquisito ron venezolano, champagne francés, vodka ruso o sueco, bombones belgas, carnes sabrosas, langosta, ropa de marca, restaurantes exclusivos, discotecas espectaculares, playas con yates, clubs de golf, de Hipica, de Tenis, de futbol y todo un país dentro de otro país donde no hay pobres, las mujeres y los niños son rubios, van a colegios exclusivos, universidades exclusivas, y se divierten en la Isla Tortuga o el Archipiélago de Los Roques, donde los unicos negros o pobres son los camareros, el servicio o los de seguridad”.
“Aquí no hay colas, el personal es atento y de trato exquisito y y haces tus compras con comodidad, mientras te tomas un cafecito y un pastel, comentas con los demás clientes la actualidad del país, lo bien que va España, ese paraíso donde fluye leche y miel de las fuentes publicas, y el personal te carga en el maletero del coche tus compras mientras disfrutas de la hospitalidad venezolana”.


“Es lo que tienen las ‘dictaduras’ como la venezolana: periódicos, radios y televisiones así… políticos extranjeros que se pasean por el país denigrando al gobierno y pidiendo intervenciones humanitarias. El país es maravilloso y la gente de éste país, es espectacular. Toda. Los pobres, los ricos y los mediopensionistas. Todos. Gente es gente, y si hay algún pueblo acogedor, cariñoso, generoso y bueno es el venezolano. Por eso me duele tanto que se humille y se ataque a Venezuela de esta manera”.
Otxotorena continúa en su Facebook: “Esta es la realidad, bonita o no. Es dura para las clases populares, porque el poder adquisitivo es bajo. Pero esto es Venezuela”
“La gente se rebusca: trabaja en una oficina, le pone una pegatina (calcomanía) al carro y hace de taxi (decenas de miles de taxis informales). Cose y vende ropa, busca con contactos keratina y champús y los vende en su círculo. Si trabaja en una aerolínea te busca cupo de viaje cargando su ‘comisión'”.

“Corta el pelo a domicilio, hacen pedicuras y manicuras a domicilio (No hay hombre y por supuesto mujer que no se haga las uñas de los pies…increíble para nosotros, pero es así), venden lencería femenina, te buscan repuestos para el carro, limpian casas, oficinas… estudian las carreras por las noches, en un país en el que la tasa universitaria se ha multiplicado por siete”.

“En definitiva, aquí la gente no come perros ni palomas”, señaló. “Trabajan, se esfuerzan, son pilas, se mueven, buscan, inventan, y sacan a sus familias adelante, arañando el cristal si hace falta… con solidaridad entre sus vecinos”.
En las calles

El empresario vasco también mostró fotos de un paseo normal por la Plaza Altamira o por el Bulevar de Sabana Grande un viernes por la mañana de 9 a 11. Para el venezolano, tal vez estas imágenes no tengan nada de noticioso porque es nuestro día a día. Pero para el español típico, que se imagina ―gracias a sus medios― que Venezuela es una suerte de Afganistán, seguramente se llevará una gran sorpresa.

Nuevamente, son fotos del 27 de mayo.
“Gente trabajadora, abriendo su negocio, trabajando en sus puestos de comida, haciendo diligencias, sacando plata del cajero automático… peleando en la vida, trabajando, esforzándose, luchando por sus familias, por sus trabajos, por sus sueños”, cuenta Agustin Otxotorena.

Se pudo conocer que los artículos del blog La Tabla, basados en las experiencias de Otxotorena, han tenido decenas de miles de visitas de ciudadanos españoles intrigados en descubrir, a través de las experiencias de un vasco en Caracas, las verdades sobre Venezuela. Ojalá los ciudadanos españoles se den cuenta de la poca ética que algunos medios y políticos tienen cuando tratan el tema de Venezuela, y se den cuenta que hay mucho más intereses en el país petrolero más allá del bienestar de los ciudadanos españoles que viven aquí.