Translate,translator,traducteur,Übersetzer, traduttore,tradutor,переводчик

Tuesday, September 26, 2017

¿Cual es el problema del euro?_

http://cdu.pt/legislativas2015/euro/
El euro es una moneda ajustada a las necesidades e intereses de las altas finanzas europeas, a la capacidad productiva y exportadora de Alemania. La arquitectura del euro (moneda única, banco central europeo, programa de estabilidad y crecimiento, tratado presupuestario, gobernanza económica, unión bancaria) perjudica la inversión y priva a los estados de los instrumentos monetario, financiero, cambiaria y presupuestario para promover un desarrollo que lleve en cuenta las realidades nacionales.

En Portugal, el euro reduce la inversión a mínimos históricos, condiciona la actividad productiva y el crecimiento. Encarece nuestras exportaciones, sustituye nuestras producciones por importaciones, arruina nuestra industria y nuestra agricultura. Promueve el desempleo, la precariedad, el empobrecimiento, la emigración, la desertificación. Estimula el endeudamiento externo, la salida de capitales y la especulación financiera. El país o el chantaje de los "mercados", es decir de los especuladores, o al chantaje del BCE, es decir de la troika.
¿La liberación del país de la sumisión al euro empobrece al país?
Quien lo dice son los mismos que prometían convergencia con la UE, más crecimiento económico, más empleo y mejores salarios con el euro. Pero fue todo lo contrario.

Desde la adhesión al euro, Portugal es uno de los países que menos crece en Europa y en el mundo. Produce hoy menos riqueza que cuando se introdujeron los billetes en euros. Casi década y media perdida.

En términos sustanciales, dentro del euro, el país no crece, no se desarrolla, no recupera el empleo. Liberar al país del euro es rechazar esta sentencia. Es no conformarnos con el empobrecimiento, ni con la dependencia y la sumisión del país.

El euro es un gran obstáculo para el desarrollo nacional que necesita ser removido.

Pero el futuro del país siempre será determinado por las políticas que se pongan en práctica. Por eso el PCP articula la necesidad de la preparación de la salida con la propuesta global de una política patriótica y de izquierda.

¿Pero con la devaluación de la nueva moneda no se alcanzarían gravemente los salarios y las pensiones?
Los salarios y las pensiones pasan a la nueva moneda, pero los precios también. Supongamos que se fija 1 escudo igual a 1 euro. Al principio, los salarios y los precios se sitúan exactamente en la misma, sólo que se expresan en la nueva moneda en lugar de en euros. No es necesario cambiar las etiquetas de las mercancías.

La devaluación de la nueva moneda es respecto al euro ya las demás divisas. Es decir, los productos portugueses se quedan más baratos en el extranjero, los productos extranjeros se vuelven más caros en Portugal. Esto aumenta las exportaciones, sustituye a importaciones por producción nacional (en lugar de sustituir la producción nacional por importaciones como dentro del euro), ayuda a nuestra industria y agricultura, estimula nuestra economía, el rendimiento y el empleo.

Como los productos extranjeros se vuelven más caros, el nivel general de los precios sube, directa o indirectamente, por esa vía, algo. Pero en una dimensión bastante inferior a la de la devaluación, porque esos productos representan sólo una parte minoritaria del consumo personal y del consumo productivo globales del país. Los salarios y las pensiones pueden, manteniendo una ganancia de competitividad, ser aumentados para compensar la elevación de los precios, como propone el PCP.

¿La inflación no aumenta terriblemente?
Hay inflación por el encarecimiento de las importaciones, pero en una dimensión bastante inferior a la de la devaluación de la nueva moneda. Por otra parte, la inflación es muy baja y el BCE está inyectando masivamente dinero (con la adquisición de títulos de deuda a los bancos) a ver si la consigue aumentar. El riesgo actual no es de inflación, es de deflación, que sería corregido.

Con el incremento de la inversión, liberado de las restricciones del pacto de estabilidad, y con el estímulo de la devaluación benigna, aumenta la producción nacional, que puede sustituir parcialmente importaciones extranjeras y suministrar bienes y servicios para corresponder al aumento de los salarios y del consumo, creando empleo y frenando los deslizamientos inflacionarios.

¿Las familias no pierden gran parte de sus ahorros?
Los ahorros, al igual que los salarios y las pensiones, deben defenderse. Esto es un punto de partida en la propuesta del PCP. Hay varias soluciones. Hasta pueden conservarse en euros y sólo convertirse en la nueva moneda, al cambio del momento como cualquier divisa extranjera, a medida que los dueños las necesiten. Cabe señalar que el gran grueso de los ahorros se gasta en el país, en su moneda.

¿Y qué sucede con la deuda?
La deuda emitida en el país se convierte a la nueva moneda nacional, la deuda contraída en el extranjero permanece en su moneda.

La deuda de las familias, por ejemplo en el crédito a la vivienda, es convertida.La deuda de la Troika que es alrededor de un tercio de la deuda pública en euro se mantiene y sera reestructurado, según lo propuesto por el mismo PCP sin salir del euro.

¿La banca no va a la quiebra?
La banca nacional, que puede sufrir dificultades, tiene que ser intervenida y puesta bajo control público, lo que es un imperativo nacional, dentro o fuera del euro. Si es necesario, puede ser financiada por el Banco de Portugal, que estará ahí para ayudar a la banca y no para asfixiarla como hizo el BCE en Grecia.

El BCE ya ha intervenido con fuertes transmisiones de liquidez al sistema bancario portugués. Ahora sería simplemente el Banco de Portugal quien lo haria, en lugar del BCE, sin chantajes, ni condicionalidades políticas.

¿Habría restricciones de retiros bancarios? Control de capitales?
No habría restricciones de retiros en la nueva moneda, que es la que pasaría a usar, ni colas en los bancos. En los cajeros de los bancos, como en la actualidad, con las divisas extranjeras, no habría dificultades de manejo por los particulares como tampoco en las  adquisiciones de las empresas en el extranjero, con su propio dinero.

El control de capitales, al menos transitoriamente, sería necesario, pero su severidad puede ser gestionada. Lo que no se autoriza son los movimientos especulativos, la sangría de recursos sin justificación válida. Consistiría fundamentalmente en el control de los grandes retiradas y  transferencias de divisas hacia el extranjero. El control público de la banca lo facilita.

¿No sucedería lo mismo que en Grecia?
Con el Euro se asistió a la destrucción de más de un cuarto de la riqueza que producía al año, a un desempleo oficial de más de un cuarto de su población activa (y más de la mitad en el caso de la juventud), a un riesgo de pobreza más de un tercio de la población, un porcentaje de financiación de los bancos por el BCE, las colas en las puertas de los bancos y cajeros automáticos, el chantaje permanente de la troika, la prevención de la política de izquierda para  satisfacer las necesidades más urgentes de la población, todo esto es el retrato de lo que puede suceder, y de hecho sucedió, a un país periférico del euro.

El gran error del Gobierno griego no fue no querer liberarse del euro, sino que, al contrario, había alimentado ilusiones de que era posible eliminar la austeridad y desarrollar el país dentro del euro y no haberse preparado para liberarse de él. Una gran lección para todos los pueblos europeos.

¿Qué es necesario para liberar al país del euro?
La mejor solución sería la disolución organizada de la Unión Económica y Monetaria, negociando medidas compensatorias para los pueblos que pueden tener más dificultades en el proceso. Pero Portugal no puede estar dependiente ni a la espera de ello.

En primer lugar, se necesita voluntad política. El PCP, fuertemente comprometido con la liberación del euro, tiene tres condiciones básicas. La determinación de un gobierno patriótico en asumir esa necesidad. Una cuidadosa preparación. El respeto por la voluntad popular. La defensa de los ingresos, los ahorros y el nivel de vida de la población general.

¿La liberacion de la sumision al euro  resolver todos los problemas del país?
No, elimina un gran obstáculo. Crea mejores condiciones para que el país desarrolle sus  potencialidades, garantiza que el banco central nacional podra finaciarse sin condicionamientos externos al pais y permite una aplicación de políticas para atacar estos problemas. liberarse de la sumision al euro no es una condición suficiente, pero es una condición necesaria para el vencedor definitivo.
http://cdu.pt/legislativas2015/euro/

No comments :