Translate,translator,traducteur,Übersetzer, traduttore,tradutor,переводчик

Friday, February 09, 2018

Partido y clase. Introducción (La correlación de fuerzas de clase en el Donbass, parte 1ª)


wpered
Al evaluar eventos en el Donbass, la izquierda a menudo se encuentra con extremos: Algunos creen que supuestamente se produjo una revolución socialista que luego fue suprimida por oligarcas rusos y la reacción interna; otros piensan que los trabajadores ni siquiera hacen exigencias de clase y limitándose, al papel de simples observadores y seguir esperando a una verdadera revolución. Los extremos, como saben, convergen, por lo que ambos puntos de vista conducen al hecho de que la izquierda se separa completamente de las masas y se encuentra al margen de los acontecimientos. «No llorar, no reír, no odiar, pero comprender», dijo el filósofo holandés Baruch Spinoza. En consecuencia, primero tratar de comprender lo que está sucediendo en el Donbass, sin llegar a extremos, y luego determinar el papel del partido en el movimiento obrero.
La posición del proletariado industrial en vísperas de la guerra.
Para empezar, las protestas en el Donbas son una respuesta al «Eurosmaidan». Fueron los eventos en Kiev los que despertaron al Donbass que durante los últimos 25 años casi no se mostró políticamente. En el resto de Ucrania se considera que la parte más sumisa de la población del país vive aquí, que desdeñosamente se llamó «ganado». Los nacionalistas ucranianos no pudieron ganar el Donbass en 2004 durante el «Maidan», o en 2013 durante el «EuroMaidan». Sin embargo, Viktor Yanukovych no gozó de gran autoridad entre la población local. Por supuesto, el liderazgo de la entonces región de Donetsk, utilizando un recurso administrativo, llevó a las multitudes a manifestaciones en apoyo del presidente pero esto no significaba que realmente lo apoyaran. Por el contrario, en el Donbas fue odiado porque no cumplió las promesas de su campaña: el establecimiento de relaciones normales con Rusia, la concesión al idioma ruso como lengua del estado, etc. En el Donbass si votaban no era por Viktor Yanukovich, era por ir en contra de Viktor Yushchenko y Yulia Timoshenko … En 2014, después del golpe, cuando el presidente abandonó el país, al odio se le unió el desprecio.
En cuanto al proletariado, durante mucho tiempo no separó sus intereses de los intereses de la oligarquía local. Fue en el Donbass prerrevolucionario cuando el trabajador asalariado murió de hambre, vivió en un barracón y trabajó durante 12 horas al día, por lo que no tenía nada que perder excepto sus cadenas. Y antes de la Guerra del Donbass, las fábricas y las minas pagaban salarios bastante altos, por lo que el proletariado industrial vinculó el crecimiento de su bienestar con el bienestar del propietario de la empresa. Por lo tanto, en 2013 el salario promedio en la región de Donetsk fue de 3 800 grivnas, mientras que en Ucrania fue de 3 300 grivnas. En la industria del carbón, en algunas zonas de la región, el salario ascendia hasta 5 700 grivnas, y el promedio para la industria estaba sobre 4 600.
Las estadísticas oficiales, por supuesto, dan sólo datos aproximados, por lo que con frecuencia los ingresos de los trabajadores fueron ligeramente superiores. Esto se explica por la recepción de parte del salario en «sobres» (efectivo emitido por separado de las ganancias básicas para evitar el pago de impuestos) y por la búsqueda de «chapuzas» (ganancias adicionales). La jornada laboral de ocho horas, un fin de semana completo y unas vacaciones anuales pagadas contribuyeron al hecho de que el proletariado vendió su trabajo no sólo en la empresa, sino también fuera de ella. Por lo tanto, en lugar de luchar por intereses económicos en una fábrica o mina, los trabajadores a menudo buscaban ingresos adicionales fuera de ella. Esto no es sorprendente ya que una huelga es sólo una de las formas de la lucha del trabajador por condiciones más favorables para la venta de su fuerza de trabajo. Pero la lucha puede cambiar sus formas, comenzando por «chapuzas» y acabando por buscar trabajo en otras regiones. Al mismo tiempo, la venta de mano de obra no sólo en la empresa, sino también más allá de sus fronteras aumentando la jornada laboral y aumentando la extensión de la explotación laboral.
Karl Marx y Friedrich Engels en el Manifiesto del Partido Comunista señalaron que junto con el socialismo proletario también hay doctrinas reaccionarias. Durante la «perestroika» en la Unión Soviética el llamado socialismo de mercado se generalizó. Con la ayuda de las reformas de mercado querían «corregir» el socialismo. Lo que esto condujo a esto es bien conocido: la restauración del capitalismo. Sin embargo, los remanentes de las ganancias socialistas aún se conservan, lo que permite a los trabajadores llevar no sólo un estilo de vida tolerable o, mejor dicho, pequeño burgués. Viven en apartamentos que fueron gratuitos durante la era soviética, a menudo poseen un terreno que les permite hacer un buen suministro de alimentos, también reciben un salario y una pensión estatal al alcanzar la vejez.
Permítanos detenernos en más detalles sobre este fenómeno como la disponibilidad de un terreno para un trabajador. 6 acres de tierra comenzaron a entregarse de forma gratuita alrededor de la década de 1960. Esta inofensiva decisión, a primera vista, del liderazgo soviético tuvo consecuencias muy tristes para el primer país socialista en el mundo. En lugar de una mayor socialización de la producción con el uso de máquinas que hacen posible aumentar significativamente la productividad del trabajo surgió el proceso inverso cuando una porción insignificante de tierra se procesó nuevamente con la ayuda de herramientas patriarcales. Pero es la alta productividad el sello distintivo de la sociedad comunista. Con la restauración del capitalismo, el Día de la Solidaridad Internacional de los Trabajadores fue convertido por los capitalistas en el Día de Primavera, y en lugar de luchar las masas de trabajadores contra la opresión social se podía observar un enorme trabajo en pequeñas parcelas de tierra. Antes de la guerra, me dijo un trabajador que no se levantará para luchar hasta que no haya en su casa un saco de patatas. Entonces le dije que la reforma agraria tarde o temprano se lo va a quitar.
Todos los beneficios sociales mencionados anteriormente son un lujo no sólo para el resto de los países del Tercer Mundo donde no había socialismo, sino incluso para países capitalistas altamente desarrollados. Sin exagerar, podemos decir que el proletariado industrial en el Donbass ocupó la posición de la aristocracia laboral. Pero si en Occidente la aristocracia laboral aparecía como resultado de sobornar a los altos mandos del proletariado con una parte de superganancias monopólicas, entonces aquí, fue a expensas de las reminiscencias del socialismo. En las condiciones de empobrecimiento general causadas por la contrarrevolución y, en consecuencia, la disminución de la producción (en la década de 1990 el PIB de Ucrania se contrajo casi el 60%, siendo el doble a la caída económica de los EEUU en la era de la Gran Depresión), los mineros y metalúrgicos, de hecho, ocuparon una posición privilegiada. Cada uno de ellos, por supuesto, buscó preservar esta posición para sí mismo. Esto se manifestó más claramente durante la siguiente reducción de personal cuando en lugar de unirse contra los enemigos de clase los trabajadores lucharon dentro de su propia clase. Para permanecer en la empresa o ganar un lugar más rentable en la jerarquía de producción los trabajadores trataron de ganarse el favor de sus superiores y, a menudo, se «sentaron» (se sustituyeron) entre sí. Este estado de cosas se explica por el hecho de que en la era del capitalismo la competencia existe no sólo entre los capitalistas, sino también entre los proletarios. Y con cada despido o empresa cerrada la competencia dentro del proletariado sólo creció.
En la etapa del capitalismo, el trabajo manual fue reemplazado por el trabajo mecánico que creó un ejército de reserva de mano de obra. La disminución en la demanda de mano de obra llevó a una disminución en su precio. Pero en el espacio postsoviético todo sucedió exactamente al revés. Cuando las minas fueron cerradas en el Donbass, los mineros fueron expulsados a la calle. Esto no significaba que la demanda de mano de obra estaba disminuyendo. Por el contrario, la demanda podría mantenerse, sólo que adquirió una forma diferente. En el sitio de la empresa minera a menudo aparecían minas pequeñas ilegales en las que se extraía carbón por un método artesanal. A menudo se les pagaba más que en las minas legales pero las condiciones de trabajo eran terribles ya que en el período prerrevolucionario no había garantías sociales. En 2011 se liquidaron 420 minas ilegales en la región de Donets, pero 314 continuaron trabajando.Por ejemplo, en Snezhnoe más de la mitad de las pequeñas minas liquidadas estaban extrayendo en el lugar de las minas cerradas y sólo una cuarta parte de ellos estaban en parcelas libres. En otros casos, las pequeñas minas se ubicaron en territorios mineros donde allí aún operaba una mina legal. La extracción ilegal de carbón se llevó a cabo en casi toda la región de Donetsk, pero con mayor frecuencia en el este de la región ya que las capas de carbón se encuentran cerca de la superficie de la tierra.
En la región de Donetsk la extracción ilegal de carbón fue controlada por la familia y los socios más cercanos de Viktor Yanukovich. Esto estaba en conflicto con los intereses de Rinat Akhmetov, el dueño de las minas legales. La familia Yanukovych vendió carbón ilegal en el extranjero que era mucho más barato. Las materias primas se suministraron primero a las minas estatales y luego a través de empresas intermediarias se exportaron al exterior. Al mismo tiempo, se asignaron enormes sumas de dinero del presupuesto del país para el desarrollo de la industria del carbón en Ucrania. El volumen anual de subsidios eran más de 12.5 mil millones de grivnas. Por supuesto, el dinero no llegó al destinatario sino que «se instaló» en los bolsillos del séquito de Yanukóvich. Entonces nació el mito sobre el subsidio de la región de Donetsk. En poco tiempo el presidente ucraniano logró reunir una gran fortuna y volverse tan insolente que simplemente dejó de organizar a los oligarcas ucranianos que hasta hace poco lo consideraban su protegido. Organizaron una conspiración contra él llamada «Euromaidan».
Pero a diferencia del liderazgo ucraniano actual, Viktor Yanukovich al menos intentó actuar como presidente de un país independiente maniobrando entre los dos centros de acumulación de capital: la UE y Rusia. Era consciente de que, con la ayuda del Acuerdo de Asociación, Bruselas tratará de mitigar la crisis económica en la Unión Europea a expensas de Ucrania. En este sentido, el presidente exigió razonablemente de la UE una compensación monetaria así como garantías que permitieran vender la principal mercancía ucraniana en la UE, la mano de obra. Tal garantía sería la abolición del régimen de visados. Los que reemplazaron a Yanukovych aceptaron la asociación sin ninguna compensación ni garantía. Por supuesto, el depuesto presidente tampoco tenía nada en contra de la UE, pero si el acuerdo con Rusia prometía algún beneficio económico entonces Yanukovich ciertamente los concluyó.
El golpe en Kiev en 2014 demostró que Ucrania podía mantener su integridad territorial sólo aplicando una «política de vectores múltiples». Tan pronto como decidió unirse a uno de los centros de acumulación de capital inmediatamente comenzó a desmoronarse. Ucrania es un campo de batalla de monopolios internacionales. Su economía está completamente controlada a través del dólar y el euro, por lo tanto, la política ucraniana se reduce únicamente a la creación del mejor «clima de inversión» en el país. Sin embargo, esta circunstancia no impide en lo más mínimo a los oligarcas ucranianos hacer fortunas aquí, al igual que a los partidos ucranianos hacer su propia política. Todos los partidos burgueses ven su tarea en la venta de Ucrania a las empresas transnacionales a cambio de permitirles permanecer aquí como empleados.
Al mismo tiempo, los acontecimientos en Ucrania demuestra el colapso del llamado mundo unipolar. El  capital ruso continúa ampliando su esfera de influencia, y el imperialismo de Estados Unidos ya no es capaz de mantener su influencia sobre todo el territorio de Ucrania que se separó como Crimea y la mitad del Donbass. Pero esto será discutido en el próximo artículo.
Continuará.
Stanislav Retinsky, Secretario del Comité Central del KPDNR.

No comments :