Translate,translator,traducteur,Übersetzer, traduttore,tradutor,переводчик

Wednesday, November 08, 2017

Celebracion centenario de la Revolucion de Octubre.

Wednesday, October 25, 2017

Elecciones y lecciones en la Argentina, informe poselectoral


Por: Javier Calderón / Investigador de Celag
| Foto: EFE
Publicado 23 octubre 2017

Pasadas las elecciones legislativas en Argentina, donde se decidió la mitad de bancas de la cámara de diputados (127 bancas de 257) y un tercio de las bancas del Senado (24 senadores de 72), es pertinente realizar un balance del comportamiento electoral y los resultados, acompañado de un primer análisis de las lecciones derivadas de un proceso electoral muy polarizado y contextualizado en un ambiente social irregular, condicionado por la desaparición y muerte de Santiago Maldonado, la ofensiva del poder judicial sobre algunos referentes de la oposición y la “sinceridad económica” del gobierno al prometer un cambio regenerador por las duras contrarreformas al sistema de derechos sociales en salud, educación y trabajo anunciadas en el marco de la campaña, que recordaban el mensaje Churchiliano anunciando a los británicos: “sangre, sudor y lagrimas”.

Para algunos el triunfo del oficialismo en la mayoría de distritos electorales es catastrófico, aunque en la historia democrática posdictadura –exceptuando el 2001, por la caótica situación vivida en la economía nacional que estallaría un par de meses después de las elecciones[1]– ninguna fuerza oficialista ha perdido las elecciones de medio término.  El oficialismo ganó ser la primera minoría con su propio sello amarillo de Cambiemos, compuesta por una alianza entre la Coalición Cívica Radical, ECO, la Unión Cívica Radical y el PRO, con matices ideológicos. Lo nuevo es que el sello Cambiemos arropa a todas estas formaciones políticas creando una sensación de mayoría absoluta. La verdad es que, aunque represente el 41,9 % del electorado a nivel nacional para diputados y 41% para Senado, no llega a ser una mayoría aplastante.

Unidad Ciudadana se convierte en la oposición con el 30,7% de los votos a nivel nacional para diputados y 36% para Senado, en medio de un escenario disperso de las fuerzas opositoras, con problemas para encontrar puntos de conexión en una disputa unificada al modelo económico-social restrictivo que propone Cambiemos. No se ve fácil sumar en un espacio articulado al movimiento nucleado alrededor del peronista Sergio Massa (tercera fuerza nacional con el 6% de los votos)  el Frente de Izquierda y los Trabajadores (5,9 % de los votos), los movimientos distritales y locales (un 6,2% en la suma nacional) y a otras fuerzas locales como Unidos por Córdoba (5,6%). Es una dispersión ideológica difícil de agrupar por la disparidad de opiniones y proyectos políticos, pero que, a la vez, se convierte en el principal eje de análisis y crítica a futuro en la búsqueda de una alternativa política para el 2019 de quienes pretenden frenar el ajuste económico.

I. Las elecciones

La Alianza Cambiemos (UCR-ECO-PRO-CC) pasó de 89 a 108 bancas en la cámara de diputados convirtiéndose en primera minoría, sumando 62 de las 127 bancas en disputa. En el Senado pasó de 16 a 25 bancas, ganando 12 de las 24 curules en disputa, un resultado que lo mantiene como segunda minoría después del bloque Frente para la Victoria-Unidad Ciudadana. En términos generales Cambiemos avanzó mucho en algunos distritos electorales, antes dominados por el Partido Justicialista y el Frente para la Victoria, como La Rioja, Entre Ríos, Santa Cruz, Buenos Aires, y desplazó a proyectos locales muy fuertes como Unión por Córdoba y el Frente Progresista en Santa Fe, donde dichos movimientos ostentan las gobernaciones.

El armado nacional de Cambiemos está basado en el acumulado de la Unión Cívica Radical y proyectos de derecha duros como el de la Coalición Cívica de Elisa Carrió en Ciudad Autónoma de Buenos Aires, aunque es posible dejar en duda que el liderazgo del PRO (Macri y Vidal) logre diluir esas fuerzas en Cambiemos, dejando ese proyecto como una alianza electoral y no convertido en el partido del régimen neoliberal (hegemónico).

Senadores

Se pusieron en disputa 24 curules de 72, correspondientes a 3 senadores de 8 provincias: Buenos Aires, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, San Luis, San Juan, y Santa Cruz. El sistema de designación de las curules es simple, 2 para la primera votación y 1 para la segunda votación de cada provincia. Cambiemos ganó en Buenos Aires, la Rioja, Jujuy y Santa Cruz (8 bancas), y fue segundo en las otras cuatro provincias (4 bancas), así sumó 12 curules. Unidad Ciudadana y sus aliados provinciales, cosecharon 7 curules, ganando en San Juan y Formosa (4), y siendo segundo en Buenos Aires, Santa Cruz, Jujuy (3)[2].

Cambiemos acumuló 4.802.632, el 41,0% de los votos en disputa en las 8 provincias, mientras Unidad Ciudadana llegó a 4.281.727, es decir el 36,6% del total, seguido por 1país-GEN liderado por Massa con 1.141.247, el 9,7% y otras fuerzas FIT, Unión por Córdoba, Partido Justicialista que suman el 12,7%[3].

La composición del Senado será: 32 curules para el Bloque Justicialista – FPV liderado por Cristina Fernández y Miguel Ángel Pichetto; 25 curules  para Cambiemos, 5 para los PJ Provinciales, y 10 para otras fuerzas[4]. Es de resaltar que Massa queda tanto fuera de la Cámara de Diputados – al vencer su mandato- como del Senado, donde no contará además con copartidarios.




Cámara de Diputados

En la cámara de diputados se pusieron en disputa 127 curules de 257, elegidos en los 24 distritos electorales. Cambiemos ganó 62 bancas, Frente para la Victoria y aliados 39 bancas, 1País-GEN 8 bancas y 18 bancas distribuidas en las demás fuerzas políticas como el Frente de Izquierda y los movimientos locales-provinciales. Cambiemos gana 19 curules más de las que tenía hasta el momento, Frente para la Victoria y aliados pierden 5 curules y el Massismo pierde 10 de 19 que ponía en disputa, siendo la formación política que más perdió en éstas elecciones.

En Cámara de diputados Cambiemos pasa de 89 a 108 curules, Unidad Ciudadana-Frente para la Victoria pasa 72 a 67, el Frente Renovador y aliados pasa de 37 a 27, el Bloque Justicialista pasa de 17 a 25 curules, el Frente de Izquierda mantiene sus 4 bancas y Otros disminuyen de 24 a 16 curules.

En cifras nacionales, Cambiemos y aliados llegaron a 10.203.936, de votantes, que representan el 41,9%, Unidad Ciudadana y aliados sumaron 7.471.919 de votantes, el 30,7%, movimientos provinciales-locales 1.502.021 de votantes, el 6,2%, 1País-GEN 1.463.303, el 6,0%, y el 15,2% restante dividido en el FIT, PJ-Buenos Aires y otras fuerzas[5].




II. Las lecciones

Estas elecciones, como se ha dicho, dejan algunas lecciones no sólo para las formaciones políticas argentinas, sino para las de todo el continente. Las fuerzas de derechas han instalado un discurso basado en ilusiones y expectativas de ascenso social apelando al sentido común de la desigualdad y la competencia contra el otro, relegando a un segundo plano el sentido popular de la distribución del ingreso y los derechos. El mensaje de autosuficiencia y de “voluntad”  individual, ligado a la “meritocracia y la actitud emprendedora”, se sobreponen a la idea de un Estado que distribuye la riqueza y que busca fortalecer las capacidades industriales nacionales como motor del trabajo y la economía.

También se muestra una capacidad de la derecha para canalizar el hastío de la política tradicional y la corrupción, sabiendo despegarse de su histórica responsabilidad como parte de esa corrupción estatal siendo los contratistas de la obra pública, de la fuga de capitales y de las pésimas medidas económicas que dieron lugar a los peores momentos de la economía nacional.  Cambiemos logró mostrarse como lo nuevo, aunque sea el nervio de lo viejo.

La derecha, apoyada con el poder judicial y los medios de comunicación, logró judicializar al progresismo como un proyecto ligado a la corrupción, y en el caso de la Argentina, Unidad Ciudadana y la propia Cristina Fernández, no lograron generar una respuesta  satisfactoria para la sociedad en general, que a partir de la matriz mediática y de algunos casos bochornosos, han perdido la confianza en esa alternativa. En ese sentido, el mensaje de “vamos a volver” sostenido por la Unidad Ciudadana, en vez de favorecer una opción ganadora, naufragó en la desconfianza sembrada por el marketing político de Cambiemos.

Es preciso motivar la competencia de liderazgos en el campo popular, sosteniendo proyecciones de nuevos cuadros y dialogando con todos quienes tienen aspiraciones electorales. Queda la sensación de que una candidatura de unidad entre Cristina Fernández y Randazzo, en provincia de Buenos Aires, hubiera sido ganadora, aunque Unidad Ciudadana queda en mejores condiciones que el Partido Justicialista, debe asumir todas las autocríticas que muchos de sus votantes están haciendo, en camino de deconstruir la propuesta alternativa a Cambiemos, para dar vuelta en el 2019 al proyecto neoliberal que se atornilla con el triunfo del oficialismo en estas legislativas.

Es importante referenciar que las elecciones de Congreso son un termómetro de la situación política nacional, aunque el resultado no sea concluyente sobre el futuro político. Al oficialismo le queda mucho por concretar en cuanto a  las medidas económicas y sociales de su proyecto, lo cual deja abierto un escenario de descrédito por el impacto negativo que van a tener en las familias argentinas. A la oposición, por otro lado, le queda pensar en ganar la confianza de un proyecto de futuro, que aunque tenga referencias de gestión en el pasado, se desligue de las prácticas tradicionales con las cuales se le emparenta.



[1] https://www.pagina12.com.ar/70850-elecciones-sin-ecografia

[2] http://resultados.gob.ar/escrutinio/dat99/DDN99999P.htm

[3] http://resultados.gob.ar/escrutinio/dat99/DDN99999P.htm

[4] http://www.telam.com.ar/notas/201710/215262-cambiemos-gana-nueva-bancas-senado.html

[5] https://www.pagina12.com.ar/70985-elecciones-legislativas-2017-cobertura-interactiva

Friday, October 20, 2017

Informe Elecciones Regionales Venezuela 2017


Por: María Florencia Pagliarone / Investigadora CELAG

De acuerdo a los datos electorales de los comicios de este domingo, el PSUV obtuvo la victoria en 17 de las 23 gobernaciones que estaban en juego.
Este domingo, Venezuela concurrió a las urnas para elegir gobernador en los 23 estados del país. Inicialmente, la elección estaba prevista para el 10 de diciembre de 2016 pero fueron pospuestas por el Consejo Nacional Electoral. Un dato que desestima las opiniones de aquellos que califican a Venezuela como “dictadura” es que la elección de gobernadores es la número 22 en 18 años de gobierno bolivariano, reafirmando el compromiso democrático con los ciudadanos.

De los 23 estados, 20 pertenecían al oficialismo y 3 a la oposición. En la elección compiten 226 candidatos pertenecientes a 76 organizaciones políticas. El padrón electoral cuenta con 18.094.065 votantes para lo cual se habilitaron 13.559 centros de votación con 30.274 mesas electorales.

Para garantizar la transparencia del proceso electoral, 50 expertos electorales se dieron cita en Venezuela para acompañar los comicios. Forman parte tanto el Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), como académicos, activistas sociales, políticos, parlamentarios y periodistas, integrantes de movimientos sociales y de defensa de los Derechos Humanos, de Estados Unidos y de países de América Latina y Europa.

Aunque la elección es regional, los resultados pueden configurar un nuevo escenario de gobernabilidad. El presidente Maduro ha anunciado que todos los gobernadores que resulten electos deberán subordinarse ante la Asamblea Nacional Constituyente o de lo contrario no podrán asumir el cargo. Frente a ello, el jefe de campaña de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) desestimó que los gobernadores de la oposición estén dispuestos a realizar dicho juramento.

El mapa que sigue a continuación ilustra cómo estaba la correlación de fuerzas de acuerdo a los resultados de la última elección de gobernadores en diciembre de 2012, que registró una participación electoral del 53,94 %. En azul los estados de Amazonas, Miranda y Lara, ganados por la oposición.


Fuente: artepolítica.org

De acuerdo a los datos electorales de los comicios de este domingo, el PSUV obtuvo la victoria en 18 de las 23 gobernaciones que estaban en juego, lo que representa el 75 % mientras que la MUD lo hizo en 5 mientras falta por definirse el estado de Bolívar(victoria del chavismo)

Se registró además un incremento en la participación electoral de 7,2 % respecto al proceso electoral del 2012 situándose en el 61, 14 %. El cuadro que sigue a continuación muestra la progresión histórica de los porcentajes de abstención en lo que respecta a las elecciones para gobernador. Es significativo que la elección del pasado domingo registra porcentajes superiores de participación electoral, incluso comparados con la etapa anterior al gobierno de Chávez.

Proceso electoral Porcentaje de abstención
Elecciones gobernadores 1989 54,9 %
Elecciones gobernadores 1992 50,7 %
Elecciones gobernadores 1995 53,8 %
Elecciones gobernadores 1998 45,6 %
Elecciones gobernadores 2017 38,86 %


Incluso si se compara a nivel regional, la participación electoral es superior a la registrada en México para elecciones regionales – 53,70%-; al igual que Colombia 60,28 % y Chile 49,25 %. Venezuela ha dado lecciones de una democracia profunda.

Miranda es el segundo estado en número de electores con más de dos millones. La importancia de Miranda radica en haber sido un bastión de la oposición. En las elecciones para gobernador de 2008, Capriles venció a Diosdado Cabello, cargo por el que fue nuevamente reelecto en 2012. Actualmente, sobre Capriles pesa una inhabilitación por 15 años por estar involucrado en hechos de corrupción durante su gestión como gobernador durante los años 2011, 2012 y el primer trimestre de 2013.
En las elecciones del domingo, el candidato del chavismo, Héctor Rodríguez, logró ahora imponerse frente al candidato de la MUD, Carlos Ocariz con el 52,54 % de los votos frente al 45,92 %. Rodríguez es abogado y los comienzos de su vida política fueron como dirigente estudiantil de la Universidad Central de Venezuela. Fue miembro fundador de Juventud del PSUV, ministro de Educación y ministro de Deporte y Juventud.

Le sigue Carabobo en tercer lugar con 1,5 millones donde también se impuso el oficialismo con el 51,96 %. El cuarto estado con más electores es Lara. Carmen Meléndez le ganó a Henry Falcón, quien competía por la reelección. Falcón cuenta con un pasado chavista. Fue alcalde del municipio Iribarren por dos períodos y gobernador de Lara también por dos períodos. Meléndez es Almirante en Jefe. Fue viceministra de Educación para la Defensa, vicepresidenta de Política y Soberanía, ministra del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, ministra del Poder Popular para la Defensa.
La oposición ganó en 5 estados, tres de los cuales constituyen zonas fronterizas con Colombia como es el caso de Mérida, Zulia y Táchira. En el caso de esta última, el candidato del PSUV obtuvo 35,38 % frente al 63, 29 % de Laidy Gómez perteneciente a Acción Democrática. Táchira ha enfrentado problemas producto del cierre de fronteras con Colombia y la inseguridad como consecuencia de la presencia de grupos armados. En los últimos tiempos se ha convertido en un corredor fronterizo para las personas emigrantes.

Zulia es el estado con mayor número de electores. Además de contar con las mayores reservas de petróleo y gas del continente. Zulia es uno de los estados en donde resultó victoriosa la oposición: el candidato de Primero Justicia, Juan Pablo Guanipa, se impuso con el 51,6 % de los votos frente al 47,13 % que obtuvo Francisco Arias Cárdenas.

La infografía que sigue a continuación muestra la nueva correlación de fuerzas tras las elecciones:

Fuente:  http://www.elciudadano.cl

Cabe destacar que el proceso electoral ha transcurrido sin mayores inconvenientes y no se registran actos de violencia. Sin embargo, los medios de comunicación internacionales han invisibilizado el proceso electoral. El presidente Maduro ha señalado que esto es parte de la estrategia de desprestigio contra Venezuela a la vez que alimenta las pretensiones injerencistas, sobre todo, de Estados Unidos.

[1]http://www.nodal.am/2017/10/venezuela-controversia-reconocimiento-no-los-nuevos-gobernadores-la-constituyente-marca-la-previa-las-elecciones/

Tuesday, September 26, 2017

Imperialismo y oportunismo (Parte II). 100 años de triunfos del marxismo-leninismo

Dimitrov-Union Proletaria

Miércoles 10 de mayo de 2017

A cien años del triunfo del primer Estado dirigido por el poder obrero y a 25 de su derrota, nada nuevo bajo el sol. El imperialismo y la oligarquía no han dejado ni un solo segundo de lanzar ataques al comunismo con un objetivo claro: desarmar ideológica y políticamente a la que saben, es la única clase que les dará muerte, el proletariado.
En el panorama de la izquierda, domina la descomposición ideológica en unas fuerzas que frecuentemente se alinean con una propaganda anticomunista que reanima los viejos mantras del anticomunismo nazi [1]. Por otro lado, se equivocaron también ciertos sectores maoístas [2] celebrando la caída de la URSS: al revisionismo soviético solo le sustituyó el posmodernismo o una versión reciclada – y todavía más light – de la socialdemocracia. El imperialismo salió fortalecido y se lanzó a nuevas agresiones a los pueblos del mundo que no han cesado todavía: desde Yugoslavia a Siria.
Tras la caída de la URSS y del muro de Berlín, el imperialismo y la burguesía se atreven a anunciar “el fin de la Historia” [3] en clara alusión al fin de la lucha de clases y proclaman el triunfo definitivo del liberalismo. 25 años después de esa muerte anunciada del comunismo, no han dejado descansar al difunto e insisten una y otra vez en ¿volver a matar al muerto? nunca un cadáver provocó tanto esmero en sepultarlo. Frente a este panorama muchos son los que se preguntan ¿Ha muerto el comunismo como alternativa al mundo actual? pero realmente esa no es la pregunta correcta. Si queremos acertar en la alternativa, primero deberemos hacernos las preguntas correctas ¿Ha cambiado tanto el mundo como para dejar de pensar que vivimos en la época del imperialismo? ¿Ha dejado de existir la explotación del hombre por el hombre en esta etapa de la Historia? ¿Es que ya no hay clases? Y lo más importante: si al final llegamos a la conclusión de que el imperialismo sigue más vivo y fuerte que nunca ¿Por qué las herramientas y medios que demostraron ser certeros para derrotarlo, ya no sirven?
¿Seguimos en la época del imperialismo?
Comencemos entonces a identificar el problema: la época que nos ha tocado vivir. La izquierda oficial ya mal empieza cuando no tiene las cosas claras, a no llamar las cosas por su nombre y así, confundir a la gente. El pensamiento dominante de la izquierda afirma que vivimos en la época del neoliberalismo o del “capitalismo salvaje” - como si lo hubiera dejado de ser alguna vez - y a una corrupción política exagerada – como si los lazos entre capital y política fueran un nuevo fenómeno -. Toda una suerte de enumeraciones sintomáticas más que un diagnóstico certero. Pareciera que, en época de Marx y Lenin, el capitalismo fuera guante de seda y los gobiernos de antaño marcados por una incorruptibilidad inmaculada. Eso sí, al menos el oportunismo describe fenómenos idénticos a los de hace 100 y 150 años: nada nuevo bajo el sol.
Se cumplen, además, 100 años de una de las obras fundamentales para comprender el mundo actual: “Imperialismo fase superior del capitalismo” de V.I. Lenin. Toda la fenomenología de la que nos habla suena a rabiosa actualidad. Por ejemplo, acerca de los estrechos lazos entre el capital y el poder político -en el siguiente fragmento, acerca de la “aristocracia obrera” - Lenin señalaba lo siguiente:
Obviamente, tan gigantesco superbeneficio (obtenido a mayores de los beneficios que los capitalistas exprimen a los obreros de su ‘propio’ país) permite corromper a los dirigentes obreros y a la capa superior de la aristocracia obrera. Y esto es justo lo que están haciendo los capitalistas de los países ‘avanzados’, corrompiéndolos de mil diferentes maneras, directas e indirectas, abiertas y ocultas. Esa capa de obreros aburguesados, o ‘aristocracia obrera’, bastante pequeñoburgueses por su forma de vida, por sus ingresos económicos y por toda su visión del mundo, es el principal apoyo de la Segunda Internacional y, en la actualidad, el principal apoyo social (no militar) de la burguesía. Son verdaderos agentes de la burguesía en el seno del movimiento obrero, los lugartenientes obreros de la clase capitalista, auténticos vehículos del reformismo y el chovinismo. En la guerra civil entre el proletariado y la burguesía se colocan inevitablemente, en número considerable, al lado de ésta, al lado de los ‘versalleses’ contra los ‘comuneros’”.
Y sentencia:
Si no se comprenden las raíces económicas de este fenómeno (el imperialismo) ni se aprecia su importancia política y social, es imposible dar ningún paso hacia el cumplimiento de las tareas prácticas del movimiento comunista y de la inminente evolución social. El imperialismo es la antesala de la revolución social del proletariado. Esto ha sido confirmado a escala mundial desde 1917“.
Acerca de una concentración cada vez mayor de capital, la obra arroja infinidad de ejemplos. En una de las conclusiones, Lenin ya nos cuenta algo que hoy en día está muy en boga de muchos representantes de la izquierda que todavía se niegan a reconocer que vivimos en la época del imperialismo:
¡Menos de una centésima parte de las empresas consumen más de las tres cuartas partes de la cantidad total de energía eléctrica y mecánica! ¡Y las 2.970.000 pequeñas empresas (con menos de 5 trabajadores), que son el 91% del total, consumen solamente el 7% de dichas energías! Unas decenas de miles de grandes empresas lo son todo; millones de pequeñas empresas no son nada”.
Y nos habla de la tendencia general del capitalismo, de su curso natural que es el paso de la libre competencia a la monopolista. Es a través de la acumulación capitalista que el capital se convierte en monopolista y con él aparecen la formación de los grandes consorcios capitalistas, los trust, la combinación de capitales, etc. fenómenos característicos de la base económica del imperialismo:
De aquí se deduce claramente que la concentración, al llegar a un grado determinado de su desarrollo, por sí misma conduce, puede decirse, de lleno al monopolio, ya que a unas cuantas decenas de em presas gigantescas les resulta fácil ponerse de acuerdo entre sí, y, por otra parte, la competencia, que se hace cada vez más difícil, y la tendencia al monopolio, nacen precisamente de las grandes proporciones de las empresas. Esta transformación de la competencia en monopolio constituye de por sí uno de los fenómenos más importantes — por no decir el más importante — de la economía del capitalismo moderno, y es necesario que nos detengamos a estudiarlo con mayor detaile…. Una particularidad extremadamente importante del capitalismo, que ha alcanzado su más alto grado de desarrollo, es la llamada combinación, o sea la reunión, en una sola empresa, de distintas ramas de la industria que representan en sí o bien fases sucesivas de la elaboración de una materia prima (por ejemplo, la fundición del mineral de hierro, la transformación del hierro en acero y, en ciertos casos, la elaboración de tales o cuales productos de acero), o bien distintas ramas que desempeñan unas con relación a otras un papel auxiliar (por ejemplo, la utilización de los residuos o de los productos accesorios, producción de artículos de embalaje, etc.)”.
Lo que tales fuerzas oportunistas combaten y ponen en cuestión son siempre los abusos de un sistema injusto, pero no la injusticia misma del sistema. Se desprende de sus posiciones que incluso el problema radica la elevada concentración económica de algunos capitales o de la falta de democracia de los diferentes sistemas jurídico-políticos pero lo que ocultan y escamotean constantemente es que, el verdadero problema es el de la existencia misma del capital, del control privado de la economía que lo ordena todo en función de sus sucesivas acumulaciones y concentraciones. Llegado a este punto de desarrollo capitalista, se sientan las bases económicas del imperialismo y sus inmediatas consecuencias: control y dominio de toda la economía nacional y más adelante mundial por un puñado de capitalistas. Sin embargo, la alternativa que nos ofrecen todo el abanico de expresiones oportunistas siempre termina en llamados a un mayor control o su mayor alcance resulta ser hacer “tabula rasa” de la fase actual. En primer lugar, además de ser algo utópico – la Historia nunca regresa tras sus pasos – fueron precisamente “aquellos barros que nos trajeron estos lodos”. De nuevo Lenin y sin cambiar de obra nos vuelve a dejar bastante claro que nos olvidemos de ilusiones:
Hay que observar que considera a Alemania como un caso especial a consecuencia de la protección de su industria por elevadas tarifas arancelarias. Pero esta circunstancia no ha podido más que acelerar la concentración y la constitución de asociaciones monopolistas patronales, cartels, sindicatos, etc. Es extraordinariamente importante hacer notar que, en el país del librecambio, en Inglaterra, la concentración conduce también al monopolio, aunque un poco más tarde y acaso en otra forma. (...) Medio siglo atrás, cuando Marx escribió "El Capital", la libre concurrencia era considerada por la mayor parte de los economistas como una "ley natural". La ciencia oficial intentó aniquilar por la conspiración del silencio la obra de Marx, el cual había demostrado, por medio del análisis teórico e histórico del capitalismo, que la libre concurrencia engendra la concentración de la producción, y que dicha concentración, en un cierto grado de su desarrollo, conduce al monopolio. Ahora el monopolio es un hecho. Los economistas escriben montañas de libros en los cuales describen manifestaciones aisladas del monopolio y siguen declarando a coro que "el marxismo ha sido refutado". Pero los hechos son testarudos — como dice un refrán inglés — y, de grado o por fuerza, hay que tenerlos en cuenta. Los hechos demuestran que las diferencias entre los diversos países capitalistas, por ejemplo, en lo que se refiere al proteccionismo o al librecambio, condicionan únicamente diferencias no esenciales en la forma de los monopolios o en el momento de su aparición, pero que el engendramiento del monopolio por la concentración de la producción es una ley general y fundamental de la fase actual de desarrollo del capitalismo”.
Se trata no solamente de acabar con una oligarquía, sino también con las condiciones materiales que son causa de su existencia: son las formas de propiedad sobre los medios de producción las que llevan a que, a través de sucesivos intercambios desiguales (entre el capital y la fuerza de trabajo), la acumulación y concentración de capital tengan lugar. Se trata entonces, no solamente de luchar, debilitar y acabar con el capital monopolista sino de erradicar toda posibilidad para que vuelva a aparecer. Se trata entonces, de tener claro que el capitalismo monopolista sólo puede ser superado preparando las condiciones que aseguren la extinción de su etapa anterior, el capitalismo. Por último, el capitalismo significa preparar a la clase obrera para encabezar ese movimiento, armarla ideológicamente para golpear políticamente al enemigo. Llevar a la clase obrera a la toma del poder es la única vía posible para lograrlo.
Otro de los temas de rabiosa actualidad y denuncia pública de las llamadas “fuerzas del cambio” son las llamadas “puertas giratorias”. ¿Fenómeno nuevo o imperialismo de siempre? Ya en 1917 Lenin recoge las observaciones de intelectuales de la burguesía entre 1860 y 1905:
"La unión personal" de los bancos y la industria se completa con la "unión personal" de ambas con el gobierno. "Los puestos en los consejos de administración — escribe Jeidels — son confiados voluntariamente a personalidades de renombre, así como a antiguos funcionarios del Estado, los cuales pueden proporcionar no pocas facilidades (!!) en las relaciones con las autoridades. . . En el consejo de administración de un banco importante hallamos generalmente a un miembro del parlamento o del ayuntamiento de Berlín".
Ejemplos y fenómenos como estos, que redundan tanto en los telediarios y prensa de nuestros días los encontramos en numerosas ocasiones en la obra: especulación urbanística, saneamientos bancarios, proletarización creciente de capas de la pequeña burguesía y semiproletariado, etc.
Sin embargo, existe una tesis fundamental en esta obra que a menudo, al analizarla se pasa por alto. Esta tesis es la que desmonta definitivamente toda ilusión que pueda hacernos dudar lo más mínimo de que dentro de los márgenes del capitalismo, del control privado de la economía es posible alcanzar un “capitalismo de rostro humano”:
En el umbral del siglo XX asistimos a la formación de monopolios de otro género: primero, uniones monopolistas de capitalistas en todos los países de capitalismo desarrollado; segundo, situación monopolista de unos pocos países ricos, en los cuales la acumulación de capital había alcanzado proporciones gigantescas.

Se produjo un enorme "excedente de capital" en los países avanzados. Naturalmente, si el capitalismo hubiera podido desarrollar la agricultura, que hoy día se halla en todas partes enormemente atrasada con respecto a la industria; si hubiera podido elevar el nivel de vida de las masas de la población, la cual sigue arrastrando, a pesar del vertiginoso progreso de la técnica, una vida de subalimentación y de miseria, no habría motivo para hablar de un excedente de capital. Este "argumento" es el que esgrimen sin cesar los críticos pequeñoburgueses del capitalismo. Pero entonces el capitalismo dejaría de ser capitalismo, pues el desarrollo desigual y subalimentación de las masas son las condiciones y las premisas básicas e inevitables de este modo de producción. Mientras el capitalismo sea capitalismo, el excedente de capital no se consagra a la elevación del nivel de vida de las masas del país, ya que esto significaría la disminución de las ganancias de los capitalistas, sino al acrecentamiento de estos beneficios mediante la exportación de capitales al extranjero, a los países atrasados. En estos países atrasados el beneficio es de ordinario elevado, pues los capitales son escasos, el precio de la tierra relativamente poco considerable, los salarios bajos y las materias primas baratas. La posibilidad de exportación de capitales la determina el hecho de que una serie de países atrasados han sido ya incorporados a la circulación del capitalismo mundial, han sido construidas las principales líneas ferroviarias o se ha iniciado su construcción, se han asegurado las condiciones elementales de desarrollo de la industria, etc. La necesidad de la exportación de capitales obedece al hecho de que en algunos países el capitalismo ha "madurado excesivamente" y al capital (atendiendo al desarrollo insuficiente de la agricultura y la miseria de las masas) le falta campo para su colocación "lucrativa"".
En efecto, aquí encontramos la “madre del cordero” entre las posiciones del oportunismo y del marxismo. Lenin sintetiza de modo magistral la lógica interna del capitalismo en su transición al imperialismo y por qué es imposible, dentro de esa misma lógica, que las masas, confiando únicamente en las consecuencias de tal desarrollo vean mejoradas continuamente sus condiciones económicas y de vida si no es manteniendo constantemente un pulso de fuerza con la burguesía – monopolista o no - a través de la lucha de clases. Es decir, los sucesivos procesos de acumulación de capital dan lugar al denominado “excedente de capital”. Dicho excedente, al estar en manos de la clase capitalista, está al servicio de futuras nuevas acumulaciones y puesto que el desarrollo desigual del capitalismo abre enormes vías a que dichos capitales encuentren mejores condiciones de explotación en economías menos desarrolladas, dicha lógica imposibilita que tal excedente redunde en una mejora continua de las condiciones de vida de las masas en dicho país. Todo ello, a pesar del enorme desarrollo técnico que revoluciona el seno mismo de la producción y sus costes cada vez menores. Cabe añadir a eso que, al mismo tiempo, los capitalistas de esos otros países “menos desarrollados” se ven obligados, por el reverso de esa misma lógica de desarrollo desigual que les obliga a acelerar sus propias acumulaciones e impide en modo alguno cualquier redistribución general de la riqueza.
¿Por qué la clase obrera y no "la mayoría"?
Una vez que ha quedado claro que la época en que vivimos obedece a las mismas reglas y lógica de desarrollo idéntico al del s.XIX y principios del XX, nos queda ahora por abordar quién es el sujeto revolucionario capaz de superar de una vez por todas la fase actual del capitalismo. Si la burguesía fue aquella clase en auge que sepultó a la clase de los feudales y su modelo ¿Quién es esta vez el sepulturero de la burguesía? Los comunistas, sin duda estamos seguros de que hace 100 años como hoy, es la clase obrera la única capaz de cambiar el mundo de base y construir un futuro en el que, como decía Lorca “que se cumpla la voluntad de la tierra, que da sus frutos para todos”.
En primer lugar, el núcleo de la explotación capitalista es la plusvalía. La producción de la mis-ma, forma parte del proceso de producción social por parte de la clase obrera -y no de otra-. Así, si el motor del capitalismo reside en la capacidad del proletariado para producirla - condi-ción primera para su posterior realización a través del intercambio - existe solo en esta clase -y no en otra- el poder de decidir la suerte de la explotación capitalista, y con ella, la de sus explotadores.
Es esta primera razón científica (y no ninguna pasión que mantenemos oculta o deseo en que sea de otro modo) el "leitmotiv" que nos hace insistir en la clase obrera como el único sujeto revolucionario al que prestamos y entregamos toda nuestra teoría y práctica, agitación y propaganda.
En segundo lugar, la Historia nos ha demostrado que a pesar de que la clase obrera es la más permeable a la ideología burguesa, es la primera quien, una vez organizada, es consecuente hasta el final consigo misma y enfrentada a su enemigo de clase. Esta pauta se observa ya en las formas de lucha más primitivas como las económico-sindicales. Además, en lo referente a la ideología, la clase obrera cuando se forma en su ideología, la marxista, es la única que por la posición y lugar que ocupa en el modo de producción capitalista mejor asimila la esencia del marxismo [4]: si la lucha de clases es la guerra, el marxismo es el fusil y la clase obrera su ejército.
Todo comunista que no sitúe en el centro de su actividad política e ideológica a la clase obrera, puede ser de todo excepto comunista. Si el proletariado para la industria, el mundo se detiene. Y si el proletariado dirige la lucha política, el mundo avanza.
¿Por qué el marxismo?
Comprender al más alto nivel la realidad concreta en cada momento y su racionalidad, sirviéndonos de la acumulación de conocimiento más avanzada que ha producido la Humanidad es imprescindible para operar los cambios necesarios sobre una realidad económica y social en la que operan leyes ocultas a “prima fascie [5]”.
Si bien gracias a Marx, la sociedad moderna y, principalmente, las fuerzas progresistas pudieron comprender en su plenitud las causas de las leyes generales del capitalismo de una forma científica; es gracias a Lenin y su época que es imposible hoy en día, comprender el desarrollo actual del capitalismo y cómo dar respuesta a ello sin sus enormes aportaciones.
Superar cada época histórica ha exigido siempre, además de pasar por la etapa del conocimiento, a la dirección política de una sola clase. Así como la época feudal fue superada gracias a la difusión del liberalismo a todos los niveles, exigió además, que la organización de los grandes movimientos de masas marcharan a la zaga y tras la batuta de la burguesía. Asimismo, para superar el capitalismo obliga al proletariado a colocarse a la vanguardia de todo el pueblo, dirigirlo y marcar el ritmo y compás de todo el proceso de cambio. Preparar las condiciones para que esto ocurra, a través de un Partido Comunista pertrechado en el marxismo-leninismo es el único camino para que tal empresa tenga éxito, de otro modo, toda intentona de superar la época actual mediante atajos - o repartiendo el peso por igual entre clases - quedará a medio camino y todo lo ganado volverá sobre sus pasos.
Son numerosos los estudios que nos proporcionan las universidades de todo el mundo, informes económicos de ministerios e incluso las propias organizaciones imperialistas y medios afines, quienes nos aportan datos más que suficientes corroboran las principales tesis del marxismo acerca de la época en que vivimos. En un trabajo que apareció con motivo de unas charlas de la Universitat de Barcelona, se señala que:
El conjunto de las 500 mayores empresas multinacionales ofrece unos volúmenes de movilización directa de recursos y de trabajadores de una extraordinaria y creciente magnitud. (….) Los ingresos conjuntos que alcanzan en un año son superiores al PIB de todo conjunto de la UE o de los Estados Unidos. Con relación al conjunto del PIB mundial, a partir de los datos que suministra el FMI, vemos que se incrementa a lo largo de estos años, pasando de representar el equivalente del 38 por ciento al 43 por ciento entre 1996 y 2006. Esta simple comparación nos aporta ya una clara idea que su poder económico en el mundo. Para hacernos una composición del lugar más matizada hemos incluido el PIB anual de los mayores países productores. [6]”
Incluso ONG’s como Intermón Oxfam alertan, basándose en informes de eurostat y otros organismos oficiales, de tal grado de preocupación: “Tan sólo ocho personas (ocho hombres en realidad) poseen ya la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial 3.600 millones de personas. [7]”
A todas las cuestiones que se han visto anteriormente hemos obtenido una respuesta certera gracias al marxismo. Cualquier transformación de base requiere previamente armarse ideológicamente si queremos llegar a golpear políticamente al enemigo de clase. El marxismo se torna imprescindible para comprender las leyes intrínsecas del capitalismo, su fase monopolista y sus límites. Al mismo tiempo que es la única ideología genuinamente proletaria es, además, liberadora de todas las clases subalternas, segmentos y elementos oprimidos: clase obrera, proletariado en general, campesinado, mujeres, Natura, etc.
En lugar de aprender de las victorias del movimiento obrero internacional, recoger sus ricas experiencias y no repetir los errores que en tantas ocasiones lo han llevado a la derrota, el oportunismo pretende hacernos comulgar con ruedas de molino: que no es posible plantearse objetivos como acabar con la explotación del hombre por el hombre y que, por tanto, debemos conformarnos en combatir – en una lucha interminable - los excesos del capital sobre el mundo del trabajo. Detrás de todas las buenas intenciones que puedan albergar los nobles corazones del oportunismo, en última instancia, nos pretenden arrastrar a defender esas posiciones que nos conducen a una derrota segura. Los señores dirigentes del oportunismo deben saber que el destino que la Historia les tiene reservado no es diferente al que ya conocieron los Kerenski y compañía.
En octubre de 1917 los explotados de Rusia, empoderados gracias al Partido bolchevique, tomaron el poder por primera vez en la historia. Nació así el primer estado obrero del mundo. A principios de siglo, el imperialismo inauguró la centuria con una primera guerra mundial. Desde entonces, y hasta hoy, ha demostrado que su existencia y el imperialismo es incompatible con los intereses de la Humanidad. La Revolución de Octubre abrió un nuevo horizonte para los explotados y oprimidos, demostrando que su lucha no se limitaba a acabar con los abusos del capitalismo, sino que era posible zafarse del dominio y opresión de clase de las burguesías y de las potencias más poderosas.

Notas

[1] La explicación es sencilla, prácticamente todo el espectro político del revisionismo contemporáneo resulta ser heredero directo del revisionismo soviético, cuando no del XX Congreso del PCUS, de revisiones más recientes como la perestroika. El desmantelamiento de la URSS – aun siendo revisionista – no fue solo una derrota para el pueblo soviético, sino que con su desaparición salimos derrotados todos los pueblos del mundo.
[2] En España concretamente, los camaradas de UCE consideramos que se equivocaron al celebrar el desmantelamiento de la URSS e insisten en su error todavía a día de hoy.
[3] ¿El fin de la Historia? F. Fukuyama 1989
[4] Prólogo El Capital "No podía apetecer mejor recompensa para mi trabajo que la rápida comprensión que El Capital ha encontrado en amplios sectores de la clase obrera alemana. Un hombre que económicamente pisa terreno burgués, el señor Mayer, fabricante de Viena, dijo acertadamente en un folleto publicado durante la guerra franco–prusiana, que las llamadas clases cultas alemanas habían perdido por completo el gran sentido teórico considerado como patrimonio tradicional de Alemania, el cual revive, en cambio, en su clase obrera"
[5] A primera vista.
[6] ->http://www.ub.edu/geocrit/-xcol/449.htm
[7] ->http://www.oxfamintermon.org/es/sala-de-prensa/nota-de-prensa/ocho-personas-poseen-misma-riqueza-que-mitad-mas-pobre-del-mundo

Desmitificando el franquismo-VII


¿Cual es el problema del euro?_

http://cdu.pt/legislativas2015/euro/
El euro es una moneda ajustada a las necesidades e intereses de las altas finanzas europeas, a la capacidad productiva y exportadora de Alemania. La arquitectura del euro (moneda única, banco central europeo, programa de estabilidad y crecimiento, tratado presupuestario, gobernanza económica, unión bancaria) perjudica la inversión y priva a los estados de los instrumentos monetario, financiero, cambiaria y presupuestario para promover un desarrollo que lleve en cuenta las realidades nacionales.

En Portugal, el euro reduce la inversión a mínimos históricos, condiciona la actividad productiva y el crecimiento. Encarece nuestras exportaciones, sustituye nuestras producciones por importaciones, arruina nuestra industria y nuestra agricultura. Promueve el desempleo, la precariedad, el empobrecimiento, la emigración, la desertificación. Estimula el endeudamiento externo, la salida de capitales y la especulación financiera. El país o el chantaje de los "mercados", es decir de los especuladores, o al chantaje del BCE, es decir de la troika.
¿La liberación del país de la sumisión al euro empobrece al país?
Quien lo dice son los mismos que prometían convergencia con la UE, más crecimiento económico, más empleo y mejores salarios con el euro. Pero fue todo lo contrario.

Desde la adhesión al euro, Portugal es uno de los países que menos crece en Europa y en el mundo. Produce hoy menos riqueza que cuando se introdujeron los billetes en euros. Casi década y media perdida.

En términos sustanciales, dentro del euro, el país no crece, no se desarrolla, no recupera el empleo. Liberar al país del euro es rechazar esta sentencia. Es no conformarnos con el empobrecimiento, ni con la dependencia y la sumisión del país.

El euro es un gran obstáculo para el desarrollo nacional que necesita ser removido.

Pero el futuro del país siempre será determinado por las políticas que se pongan en práctica. Por eso el PCP articula la necesidad de la preparación de la salida con la propuesta global de una política patriótica y de izquierda.

¿Pero con la devaluación de la nueva moneda no se alcanzarían gravemente los salarios y las pensiones?
Los salarios y las pensiones pasan a la nueva moneda, pero los precios también. Supongamos que se fija 1 escudo igual a 1 euro. Al principio, los salarios y los precios se sitúan exactamente en la misma, sólo que se expresan en la nueva moneda en lugar de en euros. No es necesario cambiar las etiquetas de las mercancías.

La devaluación de la nueva moneda es respecto al euro ya las demás divisas. Es decir, los productos portugueses se quedan más baratos en el extranjero, los productos extranjeros se vuelven más caros en Portugal. Esto aumenta las exportaciones, sustituye a importaciones por producción nacional (en lugar de sustituir la producción nacional por importaciones como dentro del euro), ayuda a nuestra industria y agricultura, estimula nuestra economía, el rendimiento y el empleo.

Como los productos extranjeros se vuelven más caros, el nivel general de los precios sube, directa o indirectamente, por esa vía, algo. Pero en una dimensión bastante inferior a la de la devaluación, porque esos productos representan sólo una parte minoritaria del consumo personal y del consumo productivo globales del país. Los salarios y las pensiones pueden, manteniendo una ganancia de competitividad, ser aumentados para compensar la elevación de los precios, como propone el PCP.

¿La inflación no aumenta terriblemente?
Hay inflación por el encarecimiento de las importaciones, pero en una dimensión bastante inferior a la de la devaluación de la nueva moneda. Por otra parte, la inflación es muy baja y el BCE está inyectando masivamente dinero (con la adquisición de títulos de deuda a los bancos) a ver si la consigue aumentar. El riesgo actual no es de inflación, es de deflación, que sería corregido.

Con el incremento de la inversión, liberado de las restricciones del pacto de estabilidad, y con el estímulo de la devaluación benigna, aumenta la producción nacional, que puede sustituir parcialmente importaciones extranjeras y suministrar bienes y servicios para corresponder al aumento de los salarios y del consumo, creando empleo y frenando los deslizamientos inflacionarios.

¿Las familias no pierden gran parte de sus ahorros?
Los ahorros, al igual que los salarios y las pensiones, deben defenderse. Esto es un punto de partida en la propuesta del PCP. Hay varias soluciones. Hasta pueden conservarse en euros y sólo convertirse en la nueva moneda, al cambio del momento como cualquier divisa extranjera, a medida que los dueños las necesiten. Cabe señalar que el gran grueso de los ahorros se gasta en el país, en su moneda.

¿Y qué sucede con la deuda?
La deuda emitida en el país se convierte a la nueva moneda nacional, la deuda contraída en el extranjero permanece en su moneda.

La deuda de las familias, por ejemplo en el crédito a la vivienda, es convertida.La deuda de la Troika que es alrededor de un tercio de la deuda pública en euro se mantiene y sera reestructurado, según lo propuesto por el mismo PCP sin salir del euro.

¿La banca no va a la quiebra?
La banca nacional, que puede sufrir dificultades, tiene que ser intervenida y puesta bajo control público, lo que es un imperativo nacional, dentro o fuera del euro. Si es necesario, puede ser financiada por el Banco de Portugal, que estará ahí para ayudar a la banca y no para asfixiarla como hizo el BCE en Grecia.

El BCE ya ha intervenido con fuertes transmisiones de liquidez al sistema bancario portugués. Ahora sería simplemente el Banco de Portugal quien lo haria, en lugar del BCE, sin chantajes, ni condicionalidades políticas.

¿Habría restricciones de retiros bancarios? Control de capitales?
No habría restricciones de retiros en la nueva moneda, que es la que pasaría a usar, ni colas en los bancos. En los cajeros de los bancos, como en la actualidad, con las divisas extranjeras, no habría dificultades de manejo por los particulares como tampoco en las  adquisiciones de las empresas en el extranjero, con su propio dinero.

El control de capitales, al menos transitoriamente, sería necesario, pero su severidad puede ser gestionada. Lo que no se autoriza son los movimientos especulativos, la sangría de recursos sin justificación válida. Consistiría fundamentalmente en el control de los grandes retiradas y  transferencias de divisas hacia el extranjero. El control público de la banca lo facilita.

¿No sucedería lo mismo que en Grecia?
Con el Euro se asistió a la destrucción de más de un cuarto de la riqueza que producía al año, a un desempleo oficial de más de un cuarto de su población activa (y más de la mitad en el caso de la juventud), a un riesgo de pobreza más de un tercio de la población, un porcentaje de financiación de los bancos por el BCE, las colas en las puertas de los bancos y cajeros automáticos, el chantaje permanente de la troika, la prevención de la política de izquierda para  satisfacer las necesidades más urgentes de la población, todo esto es el retrato de lo que puede suceder, y de hecho sucedió, a un país periférico del euro.

El gran error del Gobierno griego no fue no querer liberarse del euro, sino que, al contrario, había alimentado ilusiones de que era posible eliminar la austeridad y desarrollar el país dentro del euro y no haberse preparado para liberarse de él. Una gran lección para todos los pueblos europeos.

¿Qué es necesario para liberar al país del euro?
La mejor solución sería la disolución organizada de la Unión Económica y Monetaria, negociando medidas compensatorias para los pueblos que pueden tener más dificultades en el proceso. Pero Portugal no puede estar dependiente ni a la espera de ello.

En primer lugar, se necesita voluntad política. El PCP, fuertemente comprometido con la liberación del euro, tiene tres condiciones básicas. La determinación de un gobierno patriótico en asumir esa necesidad. Una cuidadosa preparación. El respeto por la voluntad popular. La defensa de los ingresos, los ahorros y el nivel de vida de la población general.

¿La liberacion de la sumision al euro  resolver todos los problemas del país?
No, elimina un gran obstáculo. Crea mejores condiciones para que el país desarrolle sus  potencialidades, garantiza que el banco central nacional podra finaciarse sin condicionamientos externos al pais y permite una aplicación de políticas para atacar estos problemas. liberarse de la sumision al euro no es una condición suficiente, pero es una condición necesaria para el vencedor definitivo.
http://cdu.pt/legislativas2015/euro/

"El problema de las nacionalidades en España no puede ser examinados separadamente de la cuestion nacional general de España".




..

Las críticas cínicas e injustas a Ahora Madrid por la ejecución presupuestaria


Posted by Eduardo Garzón on 27 September, 2016
Recientemente los grupos municipales de Madrid del Partido Popular y de Ciudadanos han centrado sus críticas a la gestión del gobierno de Ahora Madrid en su supuesta incapacidad para utilizar todo el dinero que dijo que utilizaría, haciendo especial hincapié en la ejecución de las inversiones en todo tipo de infraestructuras (carreteras, aceras, centro educativos, centros culturales, bibliotecas, etc). Estas críticas causan rubor y estupefacción porque 1) el gobierno de Ahora Madrid ha aprobado más del doble de inversiones que los gobiernos anteriores del PP, 2) es la ley estatal que precisamente aprobó el PP lo que dificulta y complica la ejecución de las inversiones, y 3) todavía no ha finalizado el año y no ha dado tiempo a ver cuántas inversiones logra materializar el actual equipo de gobierno. Paso a desarrollar estas ideas.

En los presupuestos de 2016 se aprobó un total de inversiones reales de 414 millones de euros, un 63% más que lo aprobado el año anterior. Si le sumamos las Inversiones Financieramente Sostenibles que se han ido aprobando a lo largo de 2016 (es una figura extraordinaria que permite la legislación), que han multiplicado por 4 a las que aprobó Botella, el monto total de inversiones alcanza los 622 millones de euros, lo que supone un incremento total de más del doble con respecto a 2015.




A pesar de que al equipo de gobierno de Ahora Madrid le hubiese gustado aprobar más inversiones porque las necesidades de la ciudad son muchas (no se ha podido hacer básicamente por las limitaciones legales estatales), estamos hablando de una cantidad de inversiones muy ambiciosa y difícil de realizar debido a dos obstáculos importantes. El primero es que el Ayuntamiento de Madrid tiene una plantilla claramente insuficiente debido a las limitaciones que le imponen las leyes estatales a la hora de contratar personal público (la reducida tasa de reposición es un claro ejemplo). El segundo es que, acorde a la legislación estatal, las Inversiones financieramente sostenibles deben presentar una serie de requisitos muy particulares que dificultan y retrasan su ejecución (entre estos requisitos se encuentra que se tengan que aprobar tras la liquidación del presupuesto –lo que suele ocurrir entre marzo y junio- y que se ordene su materialización antes de que termine el año, quedando por lo tanto apenas entre seis y nueve meses para acometer estas inversiones).

Precisamente por ello, aún es pronto (quedan más de tres meses) para saber cuántas inversiones se podrán llevar a cabo en 2016. Para eso habrá que esperar a que acabe el año, especialmente en el caso de muchas inversiones financieramente sostenibles que fueron aprobadas en pleno hace muy pocos meses y por lo tanto su materialización se prevé que tenga lugar en el último cuatrimestre. Lo que no tiene sentido es este interés tan atípico por conocer prácticamente mes a mes cuántas inversiones se van ejecutando y criticar por su nivel de ejecución; es algo que no ocurría con el anterior equipo de gobierno y que no ocurre prácticamente en ningún otro ayuntamiento. El examen se debe hacer a final de año, no a mitad del mismo ni en otro momento.

Aun así, el gobierno de Ahora Madrid no tiene problemas para explicar cómo se va desarrollando la ejecución de las inversiones. Con datos a final de agosto ya se han ejecutado u ordenado la ejecución de inversiones por valor de 242 millones de euros, mientras que en el mismo periodo del año anterior ese nivel sólo alcanzó los 175 millones de euros. Es decir, en agosto de 2016 el Ayuntamiento está un 38,5% por encima del nivel registrado en agosto del año anterior.



La previsión para final de año es que se acaben ejecutando 488 millones de euros en inversiones, lo que supondría ejecutar el 76% de todas las inversiones presupuestadas, mientras que en el año 2015 ese porcentaje no llegó al 62% (con un valor absoluto mucho menor, de 226 millones).


En cuanto a la ejecución de todos los gastos presupuestarios el Actual equipo de gobierno estima para final de año una ejecución total del 92,72%, mientras que en el año 2015 esta proporción fue inferior, del 88,84%.

En fin, llama mucho la atención que sea el mismo partido político que ha legislado hasta la saciedad para que los ayuntamientos no puedan incrementar sus inversiones el que critica ahora que el Ayuntamiento de Madrid no esté llevando a cabo –de momento- todas las inversiones que se ha propuesto acometer. Sobre todo porque para lanzar esta crítica no se han esperado a que acabe el año para ver cuántas inversiones ha sido capaz de realizar el Ayuntamiento, sino que la hacen varios meses antes (Ciudadanos incluso utiliza datos de julio…), siendo imposible así realizar una evaluación justa y objetiva. Por último, a los dos grupos municipales parece no importarles que, a pesar de todas las limitaciones legales que existen, el gobierno de Ahora Madrid solamente hasta agosto haya ordenado la ejecución de un 38,5% más de inversiones que Botella en el mismo periodo del año anterior.

No hace falta ser muy astuto para darse cuenta de que todas estas críticas son absolutamente deshonestas y claramente cínicas, y que están únicamente orientadas a difamar de forma injusta.





El Hijo de Gadafi,¿nuevo presidente de Libia?

.
 El segundo hijo de Muamar Gadafi, Seif Islam, podría acceder al poder en Libia por gozar del apoyo necesario, escribe el diario ruso Izvestia, que cita a personalidades políticas y fuentes militares locales.
El 9 de junio, Seif Islam fue liberado de prisión, donde se encontraba desde la Primavera Árabe de 2011. No se descarta que pronto llegue a la Presidencia de Libia, porque está apoyado por una parte significativa de las tribus más poderosas del país, expresó a Izvestia el portavoz de la Asociación de Tribus Libias, Basem Sol.
"La gran mayoría de la sociedad libia ansía que Seif Islam vuelva a la gran política y se convierta en presidente. Esta es una figura simbólica, capaz de conducir al país hacia la reconciliación nacional", expresóBasem Sol.
Al mismo tiempo, los expertos señalan que, en este caso, se trata de una posición alta, honorable, pero más bien simbólica, que no otorga poderes reales. 
A pesar de que Seif Islam no ocupaba ninguna posición oficial en el Gobierno de su padre, su influencia sobre la política de Libia era enorme. Muchos lo vieron en su momento como el sucesor de Muamar Gadafi.
Sin embargo, en noviembre de 2011, fue detenido por uno de los grupos armados y, hasta hace poco, se encontraba en la ciudad de Zintan. Según Izvestia, fueron los militares libios quienes insistieron en la liberación de Gadafi. 
"El Ejército necesita el apoyo de las tribus en el sur y el oeste de Libia. Siguen favoreciendo al antiguo régimen, por lo que Seif Islam fue puesto en libertad para unir a la sociedad en la lucha contra los militantes de los 'Hermanos Musulmanes' —organización prohibida en Rusia y otros países—, que controla Trípoli. Ahora, este hijo de Gadafi está en situación de volver a la política", explica uno de los interlocutores del diario ruso en el Ejército libio.

El mito de Tiananmen

Rafael Poch.

La represión armada del movimiento cívico chino de junio de 1989, sigue siendo tragedia y tabú en China. Año tras año, su conmemoración repite tópicos que no se sostienen a la luz de los nuevos documentos desclasificados. Es el mito de Tianamen.

Dieciséis años después, lo que se conoce como la ¿masacre de estudiantes de la Plaza Tiananmen¿, reúne todos los elementos del mito periodístico más vulgar. Se sabe que la violencia no fue resultado de una voluntad manifiesta de las autoridades chinas por derramar sangre, que la gran mayoría de las víctimas no fueron estudiantes, y que en la propia plaza no murió nadie.

Según los documentos de la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU. (NSA), los enfrentamientos comenzaron el 2 de junio con el incendio de coches gubernamentales y la multitud arrojando, piedras botellas y cócteles Molotov contra destacamentos del ejército inicialmente desarmados.


Siguieron enfrentamientos caóticos el día 3, cuando el ejército intentaba acercarse al centro de la ciudad. Los documentos de la embajada americana en Pekín, hoy desclasificados por el Departamento de Estado y accesibles, al igual que los testimonios de testigos presenciales, dejan claro que no hubo muertos en la Plaza Tiananmen, y que casi todos los estudiantes que se habían manifestado allí durante semanas abandonaron el lugar en la madrugada del 4 de junio.

El ejército Popular de Liberación, no disparó directamente a los estudiantes concentrados alrededor del monumento a los mártires, del centro de la plaza, dice un documento. Las violencias del día 4, explica, se registraron, cuando grandes multitudes se enfrascaron en batallas (sic) con las fuerzas armadas y las columnas blindadas en las grandes intersecciones de las avenidas Fuxing y Changan. Los documentos citan también, batallas entre tropa y ciudadanos al sur de la Plaza Tiananmen. Esos enfrentamientos, continúa, fueron los que provocaron gran numero de bajas al disparar las tropas directa e indiscriminadamente contra la ciudadanía.

Puede llamar como quiera a todo esto; una revuelta, una mini guerra civil en la que las tropas se imponen sobre insurgentes desarmados, pero no es una masacre deliberada de estudiantes inocentes, dice Gregory Clark, un veterano orientalista y ex diplomático australiano, según el cual el imputar a los gobiernos chinos cosas que no hicieron, o presentar lo que hicieron de la forma mas adversa para su reputación, tiene una larga tradición.

Ingrediente fundamental de la crisis fue la ausencia de medios antidisturbios, el instrumento para estas situaciones en las sociedades modernas, que fue suplido, primero por militares desarmados, y luego, cuando estos resultaron impotentes, por divisiones acorazadas con fuego real disparando contra todo lo que se movía.

En los regímenes comunistas, desde la revuelta de Berlin Este de junio de 1953, la ausencia de este tipo de recursos convirtió en matanzas simples operaciones de desalojo. El mismo año de los sucesos de Pekín, en la URSS ocurrieron cosas parecidas en la capital de Georgia, Tbilisi, en abril de 1989, y nueve meses después en la de Azerbaidján, Bakú.

Para Clark, si el régimen chino puede ser criticado, es, sobre todo, por el ¿trasfondo general de la violencia¿ vinculado a la historia de China de los años sesenta y setenta; los años de la demencial Revolución Cultural y de opresión política, que crearon un empobrecido y sórdido subproletariado a la espera de cualquier excusa para lanzarse a una violencia antirégimen. ¿El intento de suprimir la protesta dio la excusa a ese colectivo?, dice, este observador.

Respecto al numero de muertos, el portavoz chino, Yuan Mu citó unos 300 en una conferencia de prensa celebrada el 7 de junio de 1989. El día anterior, el número dos del partido, Li Peng, había citado ante el Politburó la siguiente cuenta; 223 muertos (36 de ellos estudiantes, 23 soldados y policías), 200 soldados desaparecidos y 7000 heridos, de ellos 5000 soldados y 2000 ciudadanos. Los documentos americanos estiman, probablemente sobre el millar, lo que no impide que todavía hoy se hable de miles y decenas de miles en los medios de comunicación, sin la menor evidencia.

La presencia de un movimiento que no solo pedía democracia a la occidental, sino que protestaba por gran parte de las consecuencias de la reforma de mercado; desde la creciente corrupción, hasta la desigualdad y la perdida de capacidad adquisitiva para la mayoría de los habitantes urbanos (entonces la prosperidad se localizaba, sobre todo, en el campo, todo lo contrario de hoy), se ha perdido de vista por completo, aunque ese es, seguramente, el escenario con más futuro en la China actual. El movimiento social, fue el gran tema que la mayoría de nosotros perdimos de vista o subvaloramos, y es difícil encontrar a un periodista que no contribuyera a esa distorsión, dice Jay Mathews, entonces jefe de la oficina de The Washington Post en Pekín.

La masacre de estudiantes, tampoco fue en defensa del comunismo, entendido como ideología de reparto y nivelación social. En realidad sus consecuencias se parecieron más a un golpe neoliberal, a juzgar por la amplia reforma de mercado a la que la violencia abrió paso, y que hoy convierte a China en un país de grandes desigualdades, explica el historiador Wang Hui, que entonces era un estudiante implicado en el movimiento y hoy su mejor analista.

Verdaderas masacres de estudiantes, las hubo en Ciudad de México, en 1968, en Tailandia, en septiembre de 1973, y de nuevo en octubre de 1976, o en la ciudad surcoreana de Gwangju en mayo de 1980. Todas esas operaciones estuvieron diseñadas desde el principio para aplastar directamente una rebelión. No hubo intento previo de dialogo, negociación ni titubeos: los estudiantes fueron rodeados y masacrados a centenares, sin más, pero los gobiernos de esos tres países continuaron gozando de apoyo occidental, a diferencia de China, que recibe sanciones y condenas dieciséis años después de los hechos.

En China hubo una situación mucho más matizada que en aquellos países. Su gobierno practicó un diálogo con los dirigentes estudiantiles, en algunos casos con humillación de las autoridades, propuso concesiones, el Partido Comunista se dividió ante el dilema de qué hacer, y cuando la decisión de reprimir se tomó, la instrucción del Politburó fue evitar la sangre a toda costa. Todos estos aspectos, que un proceso penal serían claros atenuantes, han sido ignorados durante 16 años. No cambian el fracaso y el desastre que aquella situación representó, pero sí su calificación.
http://www.lavanguardia.com/internacional/20050603/51262809878/dieciseis-anos-despues-la-realidad-toma-el-relevo-al-mito-en-tiananmen.html